La mágica selección paraguaya del 2010

Paraguay 2010
El equipo paraguayo previo a su duelo ante Nueva Zelanda. Fuente: Simon Bellis.

Hoy repasaremos la actuación de la selección paraguaya en el comienzo de la década pasada, tanto en el Mundial de Sudáfrica en 2010 como en la Copa América en 2011.

Copa América 2007: primeros destellos de la plantilla.

La Albirroja llegaba al torneo organizado en Venezuela con una selección interesante: el arquero Justo Villar, por aquel entonces arquero de Newells, Paulo Da Silva en el Toluca mexicano y Julio dos Santos, perteneciente al Bayer Munich. En el frente de ataque se encontraban jugadores como Salvador Cabañas, Roque Santa Cruz y Oscar Cardozo.

Dirigidos por el Tata Martino, no eran favoritos a ganar el torneo, pero si que tenían calidad para llegar lejos. En el grupo se cruzaron con Argentina, Colombia y Estados Unidos. Victorias ante los norteamericanos por 3-1 y ante los cafeteros por un contundente 5-0, les dejó en octavos de final con miras a más.

Paraguay, Mexico
El arquero paraguayo Justo Villar despejando un córner mexicano. Fuente: Taboola.

Lamentablemente, chocaron ante una selección mexicana imparable, ya que en la ciudad de Maturín terminaron perdiendo por seis tantos a cero. Una muy dura derrota que terminarían dejando atrás.

El camino a Sudáfrica 2010.

Gerardo Martino se mantuvo en el cargo luego de la Copa América. Con recordadas victorias ante Brasil y Argentina de local, acompañadas de victorias de visitante ante Colombia y Chile, la selección paraguaya finalizó en el tercer puesto en la clasificación al Mundial de 2010. El combinado guaraní no se vió muy renovado de cara a este torneo. Los mencionados Salvador Cabañas y Julio dos Santos no fueron convocados mientras que a la delantera se sumaron los nombres de Lucas Barrios y Nelson Haedo Valdez. El Mariscal terminó siendo el máximo anotador en la fase clasificatoria con seis tantos, pero no pudo acudir a la cita mundialista debido a un incidente ocurrido en México, donde casi pierde la vida

Ya en el continente africano, los paraguayos fueron alojados en el grupo F junto a Italia, Nueva Zelanda y Eslovaquia. Los italianos llegaban como vigentes campeones del mundo y como favoritos a avanzar primeros en el grupo, mientras que ese segundo puesto podía ser para cualquier otro equipo. Sin embargo, Paraguay debutó ante Italia en Ciudad del Cabo con empate 1 a 1. Era la primera vez que la Albirroja le sacaba al menos un punto a un campeón del mundo en un Mundial. En el segundo partido, ganarían frente a Eslovaquia por dos tantos a cero, con goles de Enrique Vera y Cristian Riveros. Con todo encaminado, llegaron al duelo frente a Nueva Zelanda con cuatro puntos, el cual empatarían sin goles. Con estos resultados, avanzaron por primera vez en su historia como primeros en una fase de grupo de un Mundial.

Previa del encuentro entre Paraguay e Italia. Fuente: Flickr
Previa del encuentro entre Paraguay e Italia. Fuente: Flickr

En octavos se enfrentaron a la humilde Japón. Ambos eran equipos muy similares, con pocos jugadores deslumbrantes pero con mucha actitud. El partido terminaría en alargue sin goles y posteriores penales, donde los paraguayos metieron los cinco mientras los nipones erraron uno, ganando Paraguay por 5 a 3.

 

Un injusto final

En cuartos, les tocó bailar con la más fea: España. David Villa, Fernando Torres, Xavi, Iniesta, Puyol, Casillas, ya saben de qué hablo. Aún así, los españoles se terminaron imponiendo por la mínima. Un gol mal anulado a Nelson Haedo Valdez y un penal fallado por Oscar Cardozo, condenaron a los guaraníes en ese partido. Cuando regresaron a su país, los futbolistas fueron recibidos por su pueblo y galardonados con medallas por la que fue su mejor actuación en este torneo.

2011: Cuando la selección paraguaya llegó a una final.

Se celebraba la Copa América de ese año en Argentina, claro favorito a llevarse el título debido a la localía y a la calidad de su plantel. Los paraguayos, todavía dirigidos por el Tata Martino, se cruzaron en su grupo con Brasil, Venezuela y Ecuador. Comenzaron la andadura con un empate sin goles ante Ecuador, siguieron con otra igualdad ante la Canarinha con dos tantos por lado y terminaron con otro empate a tres ante Venezuela. Esta curiosa situación los ubicó en la tercera posición y lograron avanzar de fase siendo el mejor tercero del certamen.

En cuartos de final, se volvieron a enfrentar a Brasil, siendo otro empate sin goles y con victoria guaraní en la tanda de penales, finalizando apenas 2 a 0. Elano, André Santos, Fred y Thiago Silva malograron sus tiros penales. El arquero Justo Villar salvó el último.

El planel paraguayo festejando la victoria luego de la parada de Justo Villar. Fuente: Archivo CEET.

Ya en semis se volvían a enfrentar a Venezuela donde ,nuevamente, el resultado terminaría sin goles y definido desde los 11 pasos. Con un resultado de 5 a 3, Paraguay se encontraba en la final.

Sin embargo, ni la suerte ni el estilo de juego pudo frenar a una selección uruguaya que parecía imparable. Con doblete de Diego Forlán y un gol de Luis Suárez, la Albirroja vió su sueño copero esfumado en la gran final. Más allá de haber llegado al último encuentro, solamente el portero Justo Villar formó parte del equipo ideal del torneo. Además de haber recibido el galardón de mejor arquero del campeonato. Así era como terminaba el ciclo del Tata Martino al frente de la selección paraguaya, que recaló en el Newells Old Boys, para luego llegar al FC Barcelona.

Y no solo eso, sino que, desde ese Mundial en 2010, la selección mayor de Paraguay no logra clasificar a una Copa Mundial, ni tampoco llegar a una final de un torneo continental. En 2015 finalizó en la cuarta ubicación. En el 2016 apenas sumaron un punto en su grupo y no lograron avanzar a la siguiente fase. Mientras que en la organizada en Brasil hace un año, quedaron afuera en penales frente a la anfitriona en Octavos de final.