¡La final de ida es para los locales! Después de 90 vibrantes e intensos minutos en la cancha del Nou Camp, los Esmeraldas de León lograron llevarse el primer episodio luego de vencer a los Rojinegros del Atlas por 3-2, en un juego que no decepcionó y que, por el contrario, trajo consigo momentos a destacar en el terreno de juego.

VER MÁS: ¿HÉCTOR HERRERA SE MUDA A LA SERIE A?

Ambas instituciones llegaban a este compromiso como las dos mejores escuadras de la Liga MX. Por un lado, León logró su cometido se arribar a la final después de superar en la ronda semifinal a los Tigres de la UANL; por su parte, Atlas obtuvo su boleto a esta fase por primera vez desde 1999 luego de eliminar a los Pumas de la UNAM gracias a su posición en la tabla.

Contra todos los pronósticos, fueron los Rojinegros quienes abrieron el marcador en patio ajeno. El autor de la diana visitante fue Luis Reyes, carrilero por izquierda que aprovechó un rebote dentro del área chica para vencer a Rodolfo Cota al minuto 11 gracias a un sublime derechazo cerca del punto penal.

No pasaron ni 30 minutos cuando León logró igualar la pizarra a través de Víctor Dávila. El centro delantero de origen chileno obtuvo un pase de parte de Ángel Mena, esperó a que la esférica botara un par de veces en el campo y la tomó de volea con un auténtico riflazo con la pierna izquierda que se coló en el ángulo superior derecho.

Atlas volvió a sorprender a los 25 minutos de la segunda mitad gracias a Julio César Furch. El atacante argentino realizó un magnífico encuentro al que le puso el moño decisivo después de aprovechar un pase de Julián Quiñones para derrotar al guardameta mexicano a través de un izquierdazo potente que dejó sin posibilidades al rival.

Cuando Atlas mejor jugaba un buen gol de Ángel Mena igualó todo al minuto 78′. El ‘Ángel del Gol' estuvo atento a un sublime disparo de Jean Meneses que fue rechazado por Camilo Vargas, mismo que le cayó a un ecuatoriano que no perdonó frente a la mirada de los fanáticos que se hicieron presentes en el inmueble.

Y cuando parecía que el marcador ya no se movería, el seleccionado sudamericano volvió a aparecer. Ángel Mena aprovechó una falta dentro del área grande de Aldo Rocha para poner el 3-2 definitivo y concretar a la perfección un cobro desde los once pasos, el cual le dará la tranquilidad suficiente a los suyos de ir a Guadalajara con el resultado a su favor.

Con este resultado, los Esmeraldas de León se llevan una ventaja importante al Estadio Jalisco, por lo que la victoria o cualquier empate sería suficiente para sumar su noveno campeonato en la historia. Por su parte, Atlas deberá morirse en la raya si lo que quiere es darle a sus miles de aficionados un trofeo en su propia casa el domingo por la noche.

¿Quién será el nuevo campeón del futbol mexicano? Se sabrá en los próximos días…