Just Fontaine, autor de 13 goles en el Mundial de Suecia 1958
Just Fontaine, autor de 13 goles en el Mundial de Suecia 1958

Aunque, probablemente, muchos de nosotros no tengamos la edad suficiente para haber presenciado el Mundial de Suecia 1958, seguro que hemos leído algo sobre él. Lo cierto es que esta cita mundialista pasó a la historia, entre otros aspectos, por el olfato goleador de Just Fontaine. En este evento, el delantero francés consiguió rematar al fondo de la red la friolera de 13 veces. En aquel momento, se trataba del mayor número de goles marcados por un jugador durante un solo torneo de la Copa Mundial. Y el récord sigue vigente a día de hoy, 64 años después.

La hazaña de Fontaine ese año era algo impensable en el momento que se produjo. También lo es, por supuesto, en la actualidad. Y es que los aficionados estaban casi seguros que en el anterior Mundial se había establecido un récord que nunca sería superado. En 1954, el delantero húngaro Kocsis consiguió marcar 11 goles durante el evento. Pero está claro que para Just Fontaine no existían imposibles, y terminó quedándose con esta marca jamás batida.

En la cita mundialista de Suecia 1958, Fontaine era el delantero principal de la selección francesa. El ariete marcó una media de 2,17 goles por partido, una cifra increíble. No obstante, no fue suficiente para que Francia ganara el torneo, ya que cayó ante Brasil en las semifinales.

Sin embargo, todavía podemos mirar atrás y maravillarnos con el desempeño de Fontaine en el Mundial de 1958, que es lo que haremos a cotninuación.

Los goles de Fontaine en la Copa del Mundo de 1958

Sería una injusticia hablar de la Copa del Mundo de 1958 sin explicar detalladamente los goles de Just Fontaine. Al fin y al cabo, él ostenta el récord histórico de máximo goleador en una sola edición, así que debemos elevar su figura por esta increíble hazaña. Hay que destacar que la actuación del francés en este torneo, le valió para ser nombrado por Pelé en 2004 como uno de los “125 mejores futbolistas vivos“. En el momento de escribir este artículo, el exfutbolista tiene 89 años.

Por tanto, todavía podemos conversar con el hombre que protagoniza este artículo, si tuviéramos la suerte de cruzarnos con él. Pero no estamos aquí para hablar de la vida de Just Fontaine, sino para maravillarnos con la serie de goles que consiguió en 1958. Así que vayamos a ello.

Francia contra Paraguay – fase de grupos – 3 goles

Como es habitual en los Mundiales, el torneo de 1958 también comenzó con la fase de grupos. Para este torneo, había cuatro grupos en total, y Francia quedó encuadrada en el grupo 2. Su primer partido fue contra Paraguay. Francia, deseosa de empezar con buen pie en la competición, ofreció un gran espectáculo en este partido. Sorprendentemente, la goleada contra Paraguay acabó con 10 goles en el marcador (7-3), y Fontaine marcó un triplete para Francia. Esto significa que Just anotó el 30% de los tantos de su combinado nacional.

Aunque parezca mentira, no se esperaba que Francia ganara a Paraguay por semejante margen. Antes del partido no es que Fontaine fuera un delantero de renombre mundial. De hecho, el delantero sólo había jugado esporádicamente con la selección francesa en los años anteriores. Sin embargo, pasó a ser uno de los más aclamados por la afición tras este primer partido. Sus goles ayudaron a Francia a remontar una desventaja de 2-3 en este partido, lo cual no habría sido posible si Fontaine no hubiera mostrado su magia sobre el terreno de juego.

Francia contra Yugoslavia – fase de grupos – 2 goles

Tres goles y tres puntos para Francia es un buen comienzo para Fontaine, ¿no? Su nombre ya se había hecho famoso en el país anfitrión, Suecia. También empezaba a sonar a escala mundial. Por supuesto, debido a su actuación en el partido inaugural, volvió a ser titular cuando Francia se enfrentó a Yugoslavia. Fontaine no perdió el tiempo en exhibir su gran estado de forma, ya que consiguió marcar a los cuatro minutos para dar la ventaja a los galos.

En la segunda parte, Francia iba perdiendo por 2-1, pero Fontaine volvió a ser el salvador de su combinado al conseguir el empate en el minuto 85. La afición estaba exultante porque Francia parecía haber rascado un punto en un partido que parecía perdido. Pero la hazaña no pudo consumarse, ya que Yugoslavia rompió los corazones franceses al marcar en el minuto 88. Francia acabó perdiendo el partido por un resultado de 3-2, pero Fontaine mantuvo su progresión anotadora, y ya registraba cinco tantos.

Francia contra Escocia – fase de grupos – 1 gol

Cuando Francia se enfrentó a Escocia, el conjunto galo se veía en la obligación de ganar para pasar a la fase de eliminatorias. En ese momento, todos los equipos tenían la posibilidad de pasar a la siguiente ronda de la competición, incluso Escocia, que sólo tenía un punto. Así que, el partido era imprescindible para los intereses de ambos combinados. ¿Qué figura iba a emerger para ayudar a Francia? Por supuesto, ¡tenía que ser la de Fontaine! Pero en este caso, Just contó con la inestimable ayuda de un compañero.

Francia contaba con un dúo irrepetible, Fontaine y Kopa, y ambos marcaron los goles que dieron el pase a la selección gala. A diferencia de Fontaine, Kopa jugaba como centrocampista ofensivo, pero tenía un gran golpeo de balón. Los goles llegaron de la mano de estos dos en los minutos 22 y 44, siendo Fontaine el autor del gol que pondría a Francia por delante 2-0.

Como Francia ganó el partido, pudo pasar a los octavos de final del Mundial. Fontaine acumulaba ya seis goles, con un promedio de 2,0 anotaciones en los tres primeros duelos.

Francia contra Irlanda del Norte – cuartos de final – 2 goles

A Francia le tocó un sorteo relativamente fácil para la fase de cuartos de final. Irlanda del Norte consiguió superar un grupo formado por Alemania Occidental, Checoslovaquia y Argentina. Aunque la participación norirlandesa en cuartos era inesperada, los galos tenían que ganar si querían estar en las semifinales de la Copa del Mundo. Y así fue, Francia goleó a Irlanda del Norte, llevándose la victoria por un marcador de 4-0. Sin embargo, no encontraron el fondo de la red hasta el filo del descanso, y el autor del gol no fue Fontaine.

Pero Just Fontaine no quería perder la oportunidad de seguir aumentando su cuenta, así que le bastaron diez minutos para volver a asombrar a todo el planeta fútbol. Anotó un doblete en los minutos 55 y 63. Por supuesto, su aparición fue fundamental, ya que dio a Francia una ventaja de 3-0 cuando restaban poco más de 25 minutos. Y el último gol de los galos llegaría en el minuto 68.

El partido se saldó con un resultado final de 4-0, y con ello Fontaine sumó un total de ocho en el torneo, manteniendo su media de 2,0 por partido.

Francia contra Brasil – semifinales – 1 gol

Ahora llegaba la mayor prueba del torneo. Francia se enfrentaba a la gran favorita, Brasil. Fontaine consiguió marcar a los nueve minutos, pero no fue el gol que adelantaba a su equipo. Los brasileños anotaron en el minuto dos gracias a Vava, por lo que el tanto de Just sirvió para empatar el duelo. Sin embargo, ahí se acabaron las noticias positivas para los franceses, y para Fontaine en este partido en particular.

Fontaine probó de su propia medicina cuando Pelé marcó un triplete durante el partido. Al final, Francia perdió este encuentro por 5-2, y el sueño de ganar el título se terminó.

Francia contra Alemania Occidental – tercer puesto – 4 goles

Decepcionado por haber perdido la oportunidad de jugar la final de la Copa del Mundo, Fontaine tuvo que canalizar su frustación para afrontar el encuentro por el tercer puesto contra Alemania Occidental. Y le salió bien, ya que este es el partido en el que Just marcó más goles en un solo partido de todo el torneo.

En total, celebró cuatro tantos goles contra Alemania Occidental para sellar el tercer puesto de Francia, y el partido terminó con un resultado final de 6-3. Aunque esto parezca impresionante, la cifra podría haber sido incluso superior, ya Fontaine dejó que Kopa lanzara un penalti durante el partido. En total, el delantero francés acabó con 13 goles y se convirtió en un icono nacional.

¿Se superará alguna vez su récord? Parece bastante complicado.