Sudamérica, la mina más rentable del mundo: ¿Por qué la Copa Libertadores es cada vez más seguida por los scouts europeos?

El fútbol es un deporte. El fútbol profesional, un negocio. Los grandes clubes son también grandes empresas y quienes trabajan en ellas se alinean a directrices e ideales que tienen como objetivo prioritario el desarrollo de la compañía. Digamos que la economía de la felicidad no es un pilar sobre el que se busque edificar en primera instancia. A partir de allí, muchas de las críticas al hecho de que los futbolistas sudamericanos “parten cada vez más jóvenes e inexperimentados a Europa” ignoran todo lo que implica para los dos (o más) clubes el negocio en cuestión; para uno puede ser un importante porcentaje que permita a la institución mantenerse a flote y continuar su desarrollo, mientras que para el otro puede ser una inversión con un margen de pérdida lo suficientemente bajo como para basar buena parte de un modelo de scouting en la región.

En esta dinámica cada vez más común en grandes clubes europeos, la Copa Libertadores se presenta como la competición a seguir. La entrada a la mina más rentable del mundo en la actualidad cuando se trata de calidad y precio; la entrada a lo mejor de la región. Y es por esto que los scouts del ‘viejo continente' cada vez apuntan más al mejor torneo de Sudamérica a nivel de clubes. Pero… ¿Qué es lo que buscan exactamente?

Copa Libertadores
Fluminense, campeón de la Copa Libertadores 2024. | Cortesía: Icon Sport.

Te podría interesar: Top 10 futbolistas más caros de la Copa Libertadores 2024

¿Qué buscan los scouts europeos en la Copa Libertadores?

El fútbol sudamericano podría dividirse en tres grandes grupos de jugadores por su edad, pero a los scouts europeos solo les interesa uno salvo grandes excepciones.

Al primero lo llamaremos “veteranos“. Aquí radican jugadores mayores a 30 años, con varias estrellas mundiales e incluso exitosas experiencias europeas, que muchas veces vuelven al continente para disputar sus mejores años de carrera. No obstante, también aparecen aquellos que jugaron toda su trayectoria en una misma liga o club a un nivel similar: suficiente para tener acción en su país, pero no para representar a la selección del mismo o tener oportunidades en ligas de mayor nivel. Este primero grupo casi no es interesante para el scout europeo en lo absoluto.

En segundo lugar, aparece un grupo de futbolistas más cerca o directamente en sus “mejores años” a nivel de rendimiento. Más de 23 o 24, pero menos de 30. Yeferson Soteldo o Nicolás de la Cruz. El nivel varía, pero incluso hay figuras determinantes dentro del continente y sus respectivas selecciones que siguen sin ser el principal objetivo para el scout europeo dentro de un gran club. ¿El motivo? La edad. Invertir por este tipo de jugadores, en edades que van de la mano con una menor capacidad de modificar su estilo de juego en un contexto completamente diferente al que conocen, es una operación con un margen de pérdida considerable. Además, las cantidades a pagar pueden ser muy similares (o incluso mayores) al grupo que realmente le interesa a este tipo de ojeadores.

De esta forma, el grupo en el que se centran los scouts europeos es el más joven. El enfoque suele ser Sub-23, pero en los últimos ha variado y han ganado más importancia los talentos Sub-18. La razón la explicó muy bien el doctor Juan Carlos Mazza en una entrevista reciente para Mix On: “Porque ellos (los clubes europeos) comprendieron también que prefieren llevarse el talento y armarlo ellos, como hicieron con Di María”. ‘El Fideo' tras dos grandes años en el Benfica dejó aproximadamente 25 millones de ganancias al club portugués tras haber sido fichado por 5 o 6 millones, pero lo hizo con un 17% más de capacidad respiratoria y ocho kilos más de masa muscular; es decir, la gran venta llegó siendo ‘otro' Di María. No obstante, el paso del tiempo ha disminuido el rango de acierto para ganar esa plusvalía al fichar a un futbolista de 20 o 21 años, y es por ello que ahora suelen enfocarse en figuras más jóvenes, a veces sin casi experiencia profesional, pero con el potencial necesario para someterse a mejores dietas y lograr óptimas condiciones atléticas en un menor rango de tiempo. Y, por supuesto, con los demás condimentos para aumentar la capacidad de generar mayores ganancias al club a mediano plazo.

Por supuesto, las necesidades y los deseos de todos los clubes son diferentes. Cada uno busca lo que quiere/necesita y esto no puede tener nada que ver con los requerimientos de su máximo rival en una misma liga. No obstante, así como en Asia se buscan muchos más mediocampistas y delanteros que defensores por las dinámicas comunes de la liga y el biotipo promedio de los atletas, en Sudamérica radica el mayor margen de ganancia en los futbolistas más jóvenes, a veces incluso por encima de encaje en plantilla.

¿Cuáles son las posiciones en las que se presentan mayores y mejores opciones?

La defensa suele asociarse al orden; el ataque, al desorden. Al haber tantas diferencias de ritmo, dinámicas, formaciones y más entre el fútbol europeo y el sudamericano, resulta más accesible optimizar talentos ofensivos que defensivos. ¿Significa esto que los defensores centrales jóvenes de Sudamérica no son interesantes en Europa? Piero Hincapié, ‘Cuti' Romero o Ronald Araújo, todos a diferentes niveles y en momentos recientes distintos, son ejemplos suficientes para saber que sí interesan. Sin embargo, el encaje de delanteros y extremos es más accesible, más allá de tratarse de figuras más comerciales y mejor cotizadas.

Por este motivo Endrick ya pertenece al Real Madrid, Vitor Roque al FC Barcelona y Gustavo Nunes con apenas seis partidos profesionales oficiales ya es seguido por un gigante europeo como el Manchester United.

Gustavo Nunes Gremio
Gustavo Nunes. | Cortesía: Icon Sport.

Dentro del limitado grupo de jóvenes Sub-23 que cada vez se acerca más a ser exclusivo Sub-18, existen subgrupos que basan principalmente en la posición y el perfil de los atletas. Allí, conforme avanzan la posición en el campo, el interés europeo promedio suele ser mayor: mientras que los arqueros no suelen ser muy tomados en consideración, casi ningún atacante suele librarse de ofertas o intereses extranjeros tras sus primeros partidos profesionales e incluso en categorías inferiores. Aquí la Copa Libertadores y su máxima exigencia son una prueba interesante para medir rendimientos, pero realmente en todas las competiciones Sudamérica y su amplia cantidad de torneos juveniles es donde se esconde el verdadero oro.

¿Qué hace al talento sudamericano tan atractivo en la actualidad?

La respuesta es simple: rentabilidad. En ningún otro continente del mundo se encuentra tanto talento a precios tan accesibles. Si bien África también es una ‘mina' cada vez más atractiva en el fútbol de élite, son pocos los equipos grandes que buscan directamente los jugadores allí; al contrario, en estas regiones suelen tener mayor presencia clubes de un segundo o tercer escalón europeo como las ligas escandinavas o varias de Europa del este. Aunque este hecho puede tener diversos ángulos y puntos de vista, a nivel de competición y formación, Sudamérica suele estar varios pasos por delante que los territorios africanos. Y, a su vez, esto se acerca más a lo que las potencias europeas quieren en los atletas en su ‘versión final'.

Aunque el mercado cada vez está más inflado y las cantidades que se pagan por futbolistas latinos son grandes, no dejan de ser inversiones “menores” para muchas de las instituciones europeas que buscan talento en Sudamérica. Y esta es una realidad que no ha sido difícil de aceptar en el continente: los precios que se manejan en ambas regiones son muy distintos salvo contadas excepciones, por lo que una compra económica también es vista como una venta estupenda. Una relación ganar-ganar. Palmeiras no tiene problemas en despedir a Endrick este verano, porque no deja de ser otro talento producido por la cantera que se desarrolló, en gran parte, gracias al crecimiento del club, lo que también responde a ventas del pasado. Es el ciclo que alimenta una buena parte del fútbol en la región.

Endrick
Endrick. | Cortesía: Icon Sport.

A su vez, el fútbol del continente no ha dejado de crecer a nivel de instalaciones, proyectos y todo aquello que puede desarrollar una mayor cantidad de jóvenes talentos, pero cada vez con menos edad. Básicamente, desde el continente no existen problemas con las nuevas dinámicas del mercado para que los equipos europeos puedan asegurar la plusvalía de las joyas con las que se hacen. Y esto tiene como objetivo que cada vez sea menor la brecha entre las ‘dos versiones' que puede tener un mismo jugador en los diferentes contextos, lo que puede generar más y mejores tratos a futuro.

El ‘caso Brighton' como prueba de éxito

Uno de los clubes europeos que más y mejor ha invertido en talentos sudamericanos durante los últimos tiempos ha sido el Brighton de la Premier League. A lo largo de las cuatro últimas temporadas, se han hecho con cuatro grandes promesas del continente y han presentado un plan de desarrollo ideal para obtener su mejor versión (y una considerablemente distinta a la que mostraban al partir del continente) en la liga más compleja del mundo.

Brighton
Facundo Buonanotte celebrando un gol con el Brighton. | Cortesía: Icon Sport.

A continuación, una tabla con los cuatro sudamericanos (fichados directamente desde el continente) que ha comprado el Brighton en la cantidad de tiempo antes mencionadas junto a la comparación entre el precio pagado y el valor actual:

JugadorInversiónPrecio de venta o valor actual
Moisés Caicedo€28.2 millones (temporada 2020-21)€116 millones (vendido al Chelsea en la temporada 2023-24)
Julio Enciso€11.6 millones (temporada 2022-23)€22 millones
Facundo Buonanotte€6 millones (temporada 2022-23)€18 millones
Valentín Barco€9.15 millones (temporada 2023-24)€13 millones

Solo Moisés Caicedo en tres temporadas en las que perteneció al club inglés dejó una ganancia de 87.8 millones de euros. Mientras tanto, figuras como Julio Enciso o Facundo Buonanotte han multiplicado su valor considerablemente, mientras que Valentín Barco, el último en llegar, ya está tasado en casi cuatro millones más de los que pagó el club por su fichaje. Todos (salvo Buonanotte) jugaron la Copa Libertadores antes de partir a Europa.

El futuro cercano estará llenos de otros Brighton intentando potenciarse del talento sudamericano. Y el fútbol de nuestra región estará encantado de recibir nuevos clientes. Después de todo, desde Europa están siendo una parte importante del crecimiento del fútbol en el continente gracias a sus inversiones y, a su vez, siguen desarrollando talentos que luego llegan a sus respectivas selecciones latinas a marcar grandes diferencias. ¿Quiénes están siendo más listos?

Alejandro Enrique

Alejandro Enrique

Alejandro Enrique es venezolano y vive en España. Se graduó como periodista, pero desde años antes dio sus primeros pasos profesionales en el área del videoanálisis y el scouting, trabajando con clubes y consultorías en diversos países. Apasionado de los pequeños detalles que enriquecen el juego, siempre hará una pausa para disfrutar de partidos en cualquier rincón del mundo que puedan servir de aprendizaje en este largo camino. Porque la pausa es fútbol.
Trabaja en Balón Latino desde agosto del 2022, donde también ha sumado experiencia en contenido de apuestas y pronósticos sobre diversos campeonatos de fútbol en todo el mundo. pero este deporte resume años en semanas, por lo que pareciese mucho más. Sin embargo, decía Federico Fellini que “nada se sabe, todo se imagina”.