Normalmente no hablamos de casos ajenos al fútbol y esta oportunidad tampoco lo haremos, pero tenemos que mencionar cosas que son de público conocimiento. Para los que no lo saben Nicolás Schiappacasse, futbolista del Sassuolo que jugó el último semestre en Peñarol; fue detenido en la previa del clásico entre Peñarol y Nacional por poseer un arma que iba a ser entregada a la barra brava. Dicho suceso se dio producto de que la policía lo interceptó junto a otras tres personas en el auto en lo que fue un control más de rutina. Sin embargo, según han dicho varias fuentes informadas en el tema, no fue casualidad, uno de los barras de Peñarol estaba con el celular “pinchado”.

Schiappacasse estaba a nada de renovar su préstamo con el ‘aurinegro' pero esta situación obligó a que el conjunto mirasol parara las rotativas. Todavía sigue perteneciendo al Sassuolo pero aún el club neroverdi no se ha manifestado al respecto sobre que hará con el uruguayo de 23 años. Nicolás aún se estaba recuperando de una dura lesión que había sufrido el año pasado.

Tenfield.com » Schiappacasse, a la espera de estudios
Fuente: Tenfield

En la jornada de hoy se confirmó que Nicolás deberá cumplir prisión preventiva por 90 días hasta aclararse toda esta situación. La verdad que su vida puede tener un punto de inflexión a partir de este hecho.

Nicolás Schiappacasse y una carrera que está en vilo

No sabemos que sucederá, lógicamente que lo más importante es que la justicia haga lo suyo, pero sobre todas las cosas que la persona esté por delante del jugador; es decir, que se trate de reformar al futbolista en esta clase de hechos para que no pueda repetirlos de aquí a un futuro.

Nicolás Schiappacasse fue preparado físicamente, además de contar con lo dotes técnicos para llegar a Primera y sobre todo a Europa. Sin embargo, nadie lo preparó para la parte psicológica; no a cualquier chico lo vienen a buscar a los 16 años del Atlético de Madrid.

Por si fuera poco, dicha experiencia no fue la más satisfactoria y tampoco fue la única, solo en las Selecciones Juveniles de Uruguay se lo veía en su máximo esplendor. Sería el estar cerca de su familia, de sus amigos o el hecho de acercarse a su zona de confort. No hablamos de dinero, sino de cariño y afecto, algo que el jugador necesita constantemente.

Vertical
Fuente: Atleti

En Europa pasó por Atlético de Madrid, Rayo Majadahonda, Famalicao, Parma y Sassuolo con tan solo 22 años. En todas ellos tuvo intermitencias en sus rendimientos, falta de minutos e innumerables problemas físicos; los mismos casi siempre se producen por la alimentación y el factor psicológico.

No sabemos que será del ‘Chapa' de aquí en más, en breve se espera una sentencia. Lo único cierto es que se equivocó como lo hace cualquier ser humano, obviando el factor de que es una persona pública y sobre todo un ejemplo para la sociedad como lo son los futbolistas para los más pequeños.

Esperamos que Nico aprenda esta lección, es joven y pase lo que pase, todavía tiene mucho por delante, como jugador y como persona…