México y Estados Unidos llegaron a este duelo con mucha tensión al ver el regreso de Costa Rica en el octagonal, aunque con ventaja todavía de un triunfo sobre los ‘Ticos'. Y a pesar de que el resultado ideal siempre es el del triunfo, este empate les asegura prácticamente la copa del mundo a las dos selecciones.

Duelo por el segundo puesto del octagonal de CONCACAF

Los estadounidenses eran los que se veían más claros hacia el arco mexicano, pues encontraban en su lateral izquierdo (Antonee Robinson) la última línea en el duelo contra Jorge Sánchez, quien no le encontró la distancia y permitió dos centros por ese lado al inicio del partido.

Si las primeras insinuaciones al frente fueron de parte de la selección de las barras y las estrellas, el primer tiro a portería fue de parte de César Montes con un cabezazo al minuto 12, mismo que salió a las manos de Zack Steffen. Aunque en la siguiente jugada de nuevo Robinson llegó a línea de fondo y centró para que Yunus Musah disparara y exigiera el lance de Guillermo Ochoa que mandó el esférico al tiro de esquina.

Y la jugada más peligrosa llegó del lado estadounidense. Al minuto 35 concretaron una combinación por la banda derecha (lado de Gerardo Arteaga y Johan Vásquez) que terminó con un centro raso que superó la marca de Jorge Sánchez. Dicho pase lo cerró Christian Pulisic, quien definió de primera en el área chica, pero llegó el de siempre (Ochoa) a salvar básicamente sobre la línea el remate del delantero norteamericano.

Estados Unidos más cerca de ser el segundo mejor de CONCACAF

Tras un primer tiempo muy parejo, los Estados Unidos fueron más peligrosos en sus ataques, y para confirmar eso, llegó el ‘Capitán América' para incomodar otra vez el arco mexicano. Tiro que exigió el manotazo con mano izquierda del arquero del América. Esto al minuto 48.

No es posible hablar de un dominio por parte de los Estados Unidos, pues fue un juego parejo en la generalidad. Ambos intimidando a la zaga rival y con jugadas en las caras de los porteros. Pero sí quedó de manifiesto que los estadounidenses estuvieron más cerca de abrir el marcador. Más tiros bajo los tres postes y fallas terribles como la de Jordan Pefok.

Ya con jugadores como Gio Reyna en la cancha, llegó la jugada del ridículo. Pues el futbolista que juega en Suiza tuvo un balón en la cara de Ochoa, manso y en el aire (a pase del mismo Reyna) y lejos de estrellarle al balón al portero mexicano o dejarlo en los tres postes… mandó el esférico por un lado tras una definición de espanto.

A cerrar el boleto a Catar en la fecha 13 del octagonal

Con este resultado (y con dos fechas por jugarse) ambas selecciones aún no amarran su boleto para la copa del mundo de este año. Pero con un triunfo en las próximas dos fechas no debería existir ningún problema para verlos – junto con Canadá – en Catar representando a la zona de Norteamérica, Centro y Caribe.

México y Estados Unidos jugarán contra Honduras y Panamá (respectivamente) el próximo domingo 27 de marzo.