Una de las razones por las que la Selección Mexicana no perdió contra Estados Unidos fue por Francisco Guillermo Ochoa. El actual guardameta de las Águilas del América está convertido en un auténtico referente del combinado nacional desde la llegada de Gerardo Martino, entrenador argentino que confió en el para convertirlo en el líder del Tri rumbo al Mundial de Qatar 2022.

LIGA MX FEMENIL HACE HISTORIA GRACIAS A AMÉRICA Y CHIVAS

La situación con el experimentado guardameta, sin embargo, es un tanto curiosa. Normalmente, existen jugadores con grandes pasajes en sus respectivos clubes que, cuando llegan a la Selección Mexicana, su rendimiento viene a la baja. Con Guillermo Ochoa, la situación es totalmente distinta, pues es cuando se pone la casaca nacional cuando eleva su nivel exponenciándolo de manera significativa.

Su performance es sumamente extraño

Después de convertirse en el primer portero mexicano en el viejo continente, Guillermo Ochoa regresó al América en 2019. El cancerbero mexicano retornó para sustituir al sudamericano Agustín Marchesín, quien previo a su marcha al Porto de Portugal logró convertirse en el mejor guardameta del país, siendo parte fundamental para el campeonato de las Águilas en diciembre del 2018.

Desde su regreso, y contando los juegos que tuvo antes de salir a Europa, sus números en los azulcremas no son decorosos. De acuerdo con el portal Transfermarkt, Ochoa registra un total de 382 compromisos con la escuadra capitalina, mismos en los que acumula 487 anotaciones en contra y solo 104 vallas invictas, estadísticas llamativas (negativamente hablando) considerando la grandeza del club.

El mejor de la Selección prácticamente siempre

Con la Selección Mexicana, sin embargo, las cosas son extrañamente distintas. Guillermo Ochoa debutó en el combinado mayor en 2005 y, desde aquel momento a la fecha, el portero acumula 126 anotaciones, registrando 128 dianas en contra y 52 porterías invictas. Como se puede apreciar, los números son mucho más favorables cuando defiende a la escuadra nacional.

Ocho de los 126 se dieron en eventos mundiales, Brasil 2014 y Rusia 2018. En estos dos torneos mundialistas, Ochoa se convirtió en el mejor jugador de la Selección y para muestra de ello está la sublime actuación frente a los canarinhos precisamente en 2014, cuando su performance evitó que la escuadra local lograda tener una victoria gracias a sus más de cinco atajadas clave.

Guillermo Ochoa y su lugar seguro en Qatar 2022

Todos estos atributos colocan a Guillermo Ochoa como uno de los seguros para llegar al Mundial de Qatar 2022. Es una realidad. Si nada extraño sucede a lo largo de estos meses, el guardameta de 36 años de edad disputará su quinto Mundial y el tercero como cancerbero titular, un hecho que lo coloca, sin duda, como uno de los porteros más importantes en la historia del balompié mexicano.

Este es el surrealista y extraño caso de Guillermo Ochoa con la Selección Mexicana en comparación con el América. ¿Recuerdas otro futbolista mexicano que haya sobresalido más en el combinado nacional que en sus respectivas escuadras? Difícil considerar alguno en estos momentos.