No hay otro término más adecuado para Brian Ocampo que la palabra resurrección en esta época de Pascuas. Es que el floridense tuvo una metamorfosis enorme desde la llegada de Jorge Giordano y ahora con Martín Ligüera no ha bajado el ritmo; ayer se despachó en la final de ida del Campeonato Uruguayo con un triplete de asistencias.

Es así como el joven extremo de 21 años ha cambiado los silbidos por aplausos, a tal punto que se ha vuelto indispensable para Nacional. Si Brian no aparece, al ‘albo' le cuesta y lo bueno es que puede descansarse en tener una columna vertebral conformada por Rochet en el arco, Orihuela en la zaga, Ocampo en el medio-extremo ofensivo y Bergessio en la delantera.

Desde la final del Intermedio ante Wanderers que no es suplente, es inamovible. Antes de esto, nunca había tenido más de cinco titularidades consecutivas, hoy lleva 16 al hilo.

Con madurez, confianza y una pegada excelsa, está pronto para pegar el salto de calidad a otra liga.

Brian Ocampo, el secreto debajo del botín derecho

Es algo que buscaba hace tiempo" | Decano
Fuente: Decano

No solo la confianza lo ha ayudado a que todo salga bien, sino también la ayuda del cuerpo técnico. Como mencionamos antes, Jorge Giordano se fue, pero dentro del equipo de Ligüera se quedó Álvaro Recoba, un especialista a la hora de asistir.

Podemos decir que es una casualidad o causalidad, pero el punto es que Brian Ocampo es el máximo asistidor en Sudamérica en este 2021 con 11 pases de gol y un tanto en 17 presentaciones; promedia goles y asistencias cada 109′, una barbaridad.

Una vez Maradona dijo que el secreto de que Messi hiciera tantos goles de tiro libre, era porque lo había aconsejado en la forma de pegarle a la pelota. No caben dudas que salvando las distancias,  el ‘Chino' le habrá dado alguna ayuda para mejorar en ese aspecto.

Nacional está a medio metro de ser bicampeón del fútbol uruguayo y Brian Ocampo fue el ‘tapado' y puede consagrarse a nivel individual al final de la temporada.