El fuego de Rafael Santos Borré parecía estar apagándose. Su traspaso al Atlético de Madrid no estaba funcionando de la manera en que se soñaba. El colombiano no daba con la tecla, ni con los ‘Colchoneros' ni con el ‘Submarino'. Sin embargo, cuando parecía destinado a hundirse y saltar de cesión en cesión, como le pasa a muchos otros, supo decidir. El ‘Comandante' decidió retornar y las teclas sonaron al son del ‘Millonario'.

La historia del colombiano es la historia de un futbolista que supo recalcular su camino. Supo pegar la vuelta cuando fue necesario, sin obstinarse. Tuvo la sapiencia de esperar, trabajar, y seleccionar sus pasos con cuidado. La historia de Santos Borré tiene una enseñanza de resiliencia y paciencia en un mundo vertiginoso y acelerado como es el del fútbol.

Santos Borré: entre Cali y Madrid

El 2015 transcurría con normalidad en el Valle del Cauca. Un Deportivo Cali acostumbrado a sacar provecho de su excelente cantera se ilusionaba con la irrupción de una nueva joya. En esta ocasión, el diamante era reconocido con nombre y ambos apellidos: Rafael Santos Borré. Un delantero menudo, escurridizo y con una excelente lectura del juego. Aunque su debut se había dado un par de años antes y en 2014 había anotado varios goles en la liga, el nacido en Barranquilla vivía el 2015 como su año.

Santos Borré
Rafael Santos Borré, ex-goleador del Cali | Fuente: Getty Images

Con su presencia en el frente de ataque, el Cali fue campeón del certamen nacional. Borré luchó por el botín de oro del torneo y postuló su nombre desde el escaparate de la Selección Colombia Sub-20 y de mayores. En eso, el Atlético de Madrid del ‘Cholo' Simeone posó su atención en él y se lo llevó. Lo firmó por seis temporadas y lo envió cedido al Deportivo Cali por un año. Tras un año de progresión física y futbolística en Colombia, Borré marchó a España y fue cedido al Villarreal.

Estando en el ‘Submarino Amarillo', el atacante colombiano pudo demostrar poco. Su retorno no pasó de los cinco goles. Tuvo poco protagonismo en España. Situación ante la cual decidió armarse de fe y tomar una determinación poco común. La ‘Maquina' se devolvió en 2017 al continente americano en busca de terminar su formación y retomar su nivel. River Plate, con Gallardo a la cabeza, lo acogió.

El renacer del crack

Su llegada al club argentino fue el impulso que necesitaba la carrera de Santos Borré. Bajo la conducción de Gallardo, el colombiano se convirtió en una de las figuras centrales del River campeón. Siendo segundo punta, delantero centro o, incluso, partiendo desde la banda, el colombiano potenció sus virtudes y pulió sus defectos.

Alcanzó cotas de ser el máximo goleador del ciclo Gallardo en el club, fue considerado uno de los mejores delanteros del continente, y se erigió como uno de los mejores delanteros presionantes del mercado. Clubes brasileños y europeos se pelearon por su ficha en múltiples ocasiones. La Selección Colombia volvió a tenerlo en consideración y lo ha ido incorporando dentro de la excelsa lista de atacantes. La figura de Santos Borré renació, su valor se elevó y su valiente decisión pagó sus dividendos.

Hoy, desarrollando su fútbol en el balompié alemán, Rafael es el máximo goleador del Eintracht Frankfurt. Es una pieza clave en el esquema ofensivo y defensivo del entrenador Glasner. Se ha asentado como titular indiscutible y su presencia en la selección ‘cafetera' es incuestionable.