Jorge García
Fuente: Tenfield

La historia de Jorge García tiene más oscuros que claros. Surgió en un contexto desfavorable en El Borro, pero en Danubio se dio a conocer gracias a sus excelentes condiciones técnicas. Tuvo proceso por juveniles de la Selección Uruguaya y hasta tuvo una prueba en un club de élite en Inglaterra. Sin embargo de ahí en más su carrera fue yendo en picada más por lo que hacía fuera de la cancha, que lo que hacía dentro de la misma. Posteriormente en 2014 fue internado en un hospital psiquiátrico, aunque tres años más tarde volvió a jugar. Al día de hoy no pudimos dar con su paradero por lo que lo único que sabemos es que estuvo en Huracán en 2017.

La historia de Jorge García, con más problemas que soluciones

Su no-llegada al Chelsea y su primer título en Danubio

Fuente: Reuters

Hizo todas las formativas en Danubio y pintaba para crack. Nacido en el 1986, fue ascendido al primer equipo en el año 2003. Con 17 años se veía a un lateral zurdo con condiciones enormes. Logró formar rápidamente parte del combinado nacional Sub-17 y así logró ir a una prueba en el Chelsea, allá por el 2004. Estuvo a punto de firmar, pero esas cosas del fútbol hicieron que esto no se diera. Continuó en ‘La Franja’ donde sería campeón de ese mismo torneo. Si algo no le faltaba a Jorge García era calidad en el botín zurdo. 

Se hizo más conocido por lo que hacía afuera que adentro

En 2006 comenzaron las situaciones de Jorge García, tanto en Danubio como en las juveniles de Uruguay cuando era parte de la Sub-20. Además fue convocado para un amistoso con la mayor en el que Uruguay venció 4-0 a Venezuela e ingresó a falta de 20′ para el final. Ese mismo año fue procesado por intentar sobornar a un policía. En septiembre de 2007 tuvo nuevos inconvenientes, solo que esta vez sería en un local nocturno. Sin embargo el franjeado se haría con el torneo 2007/2008. Tres años más tarde, en 2010, nuevamente tuvo problemas fuera del campo de juego, el examen de espirometría le dio positivo y le incautaron droga en su haber. Iba de mal en peor. Entre medio de estas fechas el club intentó ayudarlo, le consiguieron un apartamento en otra zona, pero al poco tiempo el lateral-volante lo devolvió y retornó a su barrio.

Tantas situaciones lograron que el conjunto de Maroñas no le renovara el contrato. Pasó sin pena ni gloria por Albion y Cerrito. También estuvo un par de meses en Demócrata de Brasil.

En Cerro duró poco y su carrera terminó de la peor manera

Fuente: Tenfield

Tras quedar libre y estar un semestre parado, Jorge García fichó por Cerro. Muchos pensamos que sería su renacer, pero las cuestiones externas influyeron en todo. Su madre fue asesinada, siendo una situación más que compleja para el jugador ya se supuso que fue por un ajuste de cuentas. Al poco tiempo, el mismo le quitó tres puntos a Peñarol gracias a un gol anotado en el último minuto de juego, poniendo así el empate 2-2. Duró poco su estadía en ‘El Villero’ y quedó nuevamente libre.

Un año más tarde, en 2014, fue procesado por el asesinato de su padre, a quien asesinó con un cenicero en reiteradas oportunidades. Si bien debía ser enviado a prisión, se constató que era inimputable y fue enviado a un hospital psiquiátrico. En dicho lugar se mantuvo tres años y logró trabajar en varios oficios, uno de estos quedó en el Complejo Celeste.

Jorge García salió del centro psiquiátrico y volvió a tocar la pelota

Jorge García
Fuente: Tenfield

Tras salir de allí se reinsertó en la sociedad y volvió a jugar al fútbol, firmó con Huracán del Paso de la Arena, equipo de la Segunda División. Dentro del centro psiquiátrico logró un vínculo con la religión mucho más fuerte de lo tenía antes, aprendió oficios y hasta jugó algún picado allí dentro. Lo último que se supo era que entrenaba por la mañana y que por la tarde trabajaba en el año 2017, después no hemos podido recabar más información sobre él.