El ‘Carbonero' cumplió en la noche del martes el pico del encuentro que se había comenzado a jugar el pasado jueves ante Rentistas, pero un apagón en el Centenario hizo que toda la segunda mitad, se jugase a la semana siguiente. Con la victoria ante Albion en el pasado fin de semana, son dos victorias consecutivas que traen tranquilidad a Los Aromos. Peñarol cerró el Intermedio de la mejor manera, con una victoria, y ya piensa en el clausura por el que irá a todo o nada.

PEÑAROL FINALIZÓ EL INTERMEDIO CON UNA VICTORIA

Fue dos a cero ante el ‘Bicho Colorado', en un encuentro difícil de analizar por el hecho de que se disputó en dos días diferentes. El pasado jueves, los 44 minutos que se pudieron disputar antes del corte de luz hicieron pensar que los de Larriera se iban a llevar los tres puntos tranquilamente, pero no hubo goles. Pero como siempre, no se puede predecir el rendimiento de un Peñarol que más de una vez, o mejor dicho en casi todos sus partidos, desentonó en momentos claves.

La segunda parte disputada el martes comenzó siendo diferente, con un Rentistas agresivo pero que no pudo hacer daño. Hasta que en un momento, el ‘Manya' se hizo con el control del encuentro y de esta manera, la última media hora fue totalmente amarilla y negra. Línea por línea, hubo futbolistas que destacaron.

Hubo poco trabajo para Dawson, no sólo por el bajo nivel del rival sino que tanto Menosse como Arias, estuvieron finos en cada intervención. En la mitad de la cancha, Ceppelini estuvo muy activo, adueñándose de la pelota para generar todos los ataques con pases muy precisos. En las bandas, estuvo lo mejor. Nicolás Rossi abrió el marcador y fue una pesadilla para la defensa, mientras que Laquintana también tuvo un gran partido. Bentancourt convirtió de penal, pero un remate sencillamente hermoso. Una bala al ángulo.

EL CLAUSURA ES A TODO O NADA

Esta victoria, hace que finalicen en el tercer lugar de la zona A. Injustificable para un equipo tan grande, no ser competitivo en ninguno de los dos primeros torneos cortos del año. Pero si algo podemos destacar, es que por fin, el arco rival se le está abriendo a Peñarol. Sacando lo del martes ante el ‘Bicho Colorado' que fueron dos, los de Larriera le convirtieron tres dianas a Wanderers y otras tres en la jornada de hoy. Son ocho en tres encuentros.

Sí que se notan mejorías, aunque en realidad, el equipo supo jugar bastante bien en la mayoría de los partidos de esta temporada. Los problemas fueron los errores propios en jugadas puntuales, como por ejemplo la de Arias con el penal que cometió ante Albion. Si el ‘Manya' estaba en un mal día, podía haber terminado en igualdad el marcador.

Los nuevos fichajes presenciaron el encuentro en la tribuna, y se espera que hagan la diferencia. Cuando comience el Clausura, Larriera va a tener al famoso clase a del que tanto se habla, mas varios otros que le suben considerablemente el nivel al equipo de cara a la última bala por el uruguayo. Ahora, es a todo o nada.