El hecho de estar entre las cuatro mejores del mundo, hace que Marruecos sea la revelación de este torneo. Pero tiene otra llamativa particularidad que la destaca de cualquier otra.

El triunfo ante Portugal en los cuartos de final del mundial Qatar 2022 resonó en todo el planeta. Ser el primer equipo africano en llegar a esta instancia, coloca a Marruecos como una verdadera sorpresa en el mundo del fútbol.

Pero no es el único dato que deslumbra. Tiene un título que lo hace única a esta selección de las 32 participantes: Marruecos es la selección con más jugadores nacionalizados de toda la competencia. Con más de la mitad de la lista nacionalizada (14 jugadores en total), sobresale por arriba de Túnez y Senegal que tienen 12.

Los jugadores nacionalizados son los siguientes:  Yassine Bono (Canadá), Achraf Hakimi (España), Noussair Mazraoui (Países Bajos), Hakim Ziyech (Países Bajos), Munir Mohamedi (Melilla, España), Sofyan Amrabat (Huizen, Países Bajos), Selim Amallah (Saint-Ghislain, Bélgica), Amine Harit (Pontoise, Francia), Ilias Chair (Amberes, Bélgica), Bilal El Khannous (Strombeek-Bever, Bélgica), Sofiane Boufal (París, Francia), Zakaria Aboukhlal (Róterdam, Países Bajos), Walid Cheddira (Loreto, Italia) y Romain Saïss (Bourg-de-Péage, Francia).

Contra Portugal, el entrenador del país africano utilizó a siete “nacionalizados” de arranque y luego puso a dos jugadores más.

¿Por qué hay tantos descendientes de marroquíes por Europa? Por la distancia entre el país africano y el viejo continente: apenas 14,4 kilómetros de agua, donde se unen el mar Mediterráneo y el océano Atlántico, zona conocida como el estrecho de Gibraltar. Este punto explica, la migración de ciudadanos marroquíes al Viejo Continente.

El orden de países donde más emigran los de Marruecos son Francia primero con más de un millón, España con 800.000 y tercero Italia con 450.000. También hay, en menor medida, por Bélgica y Países Bajos.

 

Lo de Marruecos no fue casualidad

Marruecos
Hervé Renard fue uno de los precursones en Marruecos. FOTO: Getty Images

Esta ola de “nacionalizaciones” tiene un origen. Y es el 2015. Por aquel entonces, la Real Federación de Fútbol de Marruecos quería armar un equipo fuerte para disputar la Copa Africana de Nacional 2015 y pensó en la posibilidad de repatriar jugadores para alcanzarlo. En una primera etapa no se pudo dar porque el país desistió de organizar la copa por una epidemia del Ébola.

Aunque en 2016, con la llegada del entrenador francés, Hervé Renard (Actual entrenador de Arabia Saudita), Marruecos comenzó la fase de convocatoria de nacionalizados.

En una entrevista llegó a aclarar que “Les explicamos que lo más importante es el espíritu de equipo, no importa de dónde vengas”.

A partir de 2016 llegaron jugadores de la talla de Hakimi que fueron elevando el nivel del equipo. A tal punto que lograron la clasificación al mundial 2018 tras 20 años de ausencia.

El equipo se fue consolidando hasta llegar a ganar el campeonato Africano de Naciones en 2020.

En las clasificatorias de África para la Copa Mundial de Fútbol 2022, Marruecos gano todos los partidos de su grupo quedando en primer lugar con puntuación máxima. En la fase final se enfrentó al Congo donde el resultado como visitantes fue 1 a 1 y en el partido de vuelta lograron la victoria por 4 a 1 en condición de local logrando la clasificación a la Copa Mundial.