Richard Porta festejando un gol con Nacional. Fuente: @triconectados

Si has seguido el fútbol uruguayo en los últimos años, de seguro te sonará el nombre de Richard Porta. El ex delantero ‘charrúa’, nacido en Australia, destacó desde principios de siglo en equipos como Nacional, River Plate y Cerro, teniendo además un breve paso por Europa y por Emiratos Árabes, donde jugó a las órdenes de Diego Armando Maradona.

Porta, quien actualmente estudia para ser entrenador, me concedió recientemente una entrevista. El ‘Canguro’ abordó temas como su nacionalidad australiana, su etapa en el Siena y Os Belenenses y sus próximos pasos en el ámbito futbolístico.

Tus padres volvieron a Uruguay luego de la dictadura cívico-militar, ¿cómo se tomó tu familia esta situación?

“Lo vivieron bien, mis padres se conocieron allá. Cuando terminó la dictadura nos volvimos a Uruguay y cumplí los dos años acá, pero después casi toda mi familia volvió para Australia, menos mis padres, mis hermanos y yo. Ahora están todos radicados allá nuevamente.”

¿Pensás volver a Australia en algún momento?

“La verdad que por ahora no. Estoy casado y tengo tres hijas, es muy difícil.”

¿Cómo se siente haber representado a River, equipo del que sos hincha?

“Está buenísimo. Creo que uno se va haciendo hincha, yo empecé a jugar en River a los once años. Era todo nuevo para mí, yo venía de Toledo y me enamoré del club, de ver a los jugadores de Primera División. Yo no era hincha de Nacional o de Peñarol como todos los niños, porque vivía ahí adentro y me sentía parte de River.”

Después te tocó enfrentar a River, ¿fue difícil para vos?

“No, yo soy bastante profesional en ese tipo de cosas. El sentimiento queda de lado, incluso le hice goles a River, jugando para Nacional y para Cerro. Después que empieza el partido todo cambia, porque uno quiere ganar y defender al equipo en el que está.”

LEA TAMBIÉN:  ¿Peligra la Copa América para Luis Suárez?
Porta con la camiseta de River en 2007. Fuente: Tenfield

Tuviste un corto paso por Europa, ¿qué significó para vos?

“Es el sueño de todo niño. Por suerte lo pude cumplir, aunque tal vez no con las expectativas con las que me fui. No me arrepiento de haber ido, porque hice todo lo que estaba a mi alcance. No me tocó estar en el mejor ambiente, pero no me cuestiono nada ya que la decisión de volver fue mía.”

Entre el fútbol italiano (más reconocido a nivel internacional) y el portugués, ¿cuál te dejó mejores sensaciones?

“Como liga me pareció mejor la italiana, aunque solo pude jugar 30 minutos. En Portugal hay demasiadas carencias, se parece más al fútbol uruguayo, donde solo hay tres o cuatro equipos de buen nivel y con el resto la pasás mal. De todas formas, estamos hablando de Europa, donde todo el mundo te mira y tenés que aprovechar tu oportunidad.”

Aunque hay muchas, ¿cuál sentiste que es la diferencia más notoria entre el fútbol de acá y de allá?

“El profesionalismo. Acá llegás a los entrenamientos una hora antes con dos bolsas de bizcochos y mate, porque son nuestras costumbres. En Europa tenés que desayunar antes o lo que te dan en el club. Cuando estás allá te ordenás de otra manera, empezás a ser realmente profesional, no solo dentro del club si no también en la vida en general.”

Jugaste también en el Al-Wasl a las órdenes de Diego Armando Maradona, ¿cómo te sentiste siendo entrenado por un ícono como él?

“Es una persona reconocida a nivel mundial, a donde vayas todos lo conocen. Me siento privilegiado de haber compartido ese ámbito con él, y aunque no me aportó en el aspecto deportivo, sí lo hizo en los demás aspectos. Es lo que tiene el fútbol, donde de la noche a la mañana te podés encontrar con un cambio tan grande como este y tenés que estar preparado.”

LEA TAMBIÉN:  Copenhague, el nuevo destino de Michael Santos
El ‘Canguro’ en su llegada al Al-Wasl. Fuente: Emirates 24/7

¿Cómo se dio la situación?

“Por mi nacionalidad australiana. En Emiratos Árabes los jugadores extranjeros deben ser cuatro y el cuarto tiene que ser asiático. A él (Maradona) le servía, así que pude entrar con el pasaporte a pesar de realmente ser sudamericano. No me costó decidirme, me servía en lo económico y también por el simple hecho de ser entrenado por Maradona.”

Más allá de lo futbolístico, ¿cómo es Richard Porta luego de haber dejado el fútbol?

“Soy muy padre, trato de aprovechar cada segundo del día en mis hijas. Me perdí el nacimiento de la más grande, fiestas de la escuela, cumpleaños y días del niño. No me arrepiento, porque lo hice por ellas y por mi esposa, así que hoy trato de estar para todo.”

Hoy en día estás estudiando para ser entrenador, ¿cuál es tu próxima meta?

“Primero que nada quiero recibirme. Luego voy a tener que adquirir experiencia como colaborador, para en algún momento poder hacerlo solo. No me pongo plazos, pero mi principal objetivo es dirigir a River, para poder volver al equipo del que soy hincha.”