Nacional tenía una dura visita al Franzini en el día de su cumpleaños y debía ganar para meterle presión a un Deportivo Maldonado que jugará este día domingo ante Cerro Largo en busca de mantener la distancia sobre sus perseguidores.

Peñarol ya puso presión en la zona alta de la tabla y Nacional no quería ser menos, tenía la obligación de vencer a Defensor para llegar con todo al duelo de la Copa Libertadores del miércoles ante Vélez Sarsfield.

Ya en el inicio del juego, se veía al conjunto violeta en tres cuartas partes de la cancha ahogando a su rival, algo que siempre pregona Marcelo Méndez en sus equipos. Explotando sobre todo la banda derecha con Facundo Labandeira. Sin embargo, en la primera de Nacional, llegó la apertura del marcador producto de un error de Matías Rocha y una virtud de Emmanuel Gigliotti, el ‘Puma’ siempre está al acecho. Nuevamente el argentino, quien cosechaba una mini racha sin convertir, abría el marcador para el conjunto ‘tricolor’.

Imagen
Fuente: Nacional

Aún así, muchos pensaban que este gol iba a ser anímico y resulto ser todo lo contrario; Defensor se le fue con todo hacia arriba y pecó de ineficacia. En la primera mitad fallaron por lo menos entre seis y ocho ocasiones claras, cosa que gracias a Sergio Rochet y al fútbol, mantuvieron su valla a cero.

Nacional cada tanto, salía pero no podía avanzar, había perdido el mediocampo por completo. A tal punto, que Pablo Repetto a los 35 de la primera mitad hizo dos variantes dando salida a Manuel Monzeglio y a Yonathan Rodríguez por Diego Zabala y Diego Rodríguez.

La primera mitad se iba con un resultado mentiroso en lo que respectaba al trámite del encuentro.

Defensor ante Nacional no tuvo el premio que mereciò a lo largo de los 90′

Imagen
Fuente: Nacional

En el segundo tiempo la tónica fue la misma, el que atacaba siempre era Defensor. Nicolás Rossi prácticamente no fue forzado a grandes paradas salvo algún remate que llegó en la parte final del encuentro.

El violeta siguió intentando con el mejor jugador que tuvo en su equipo como Luciano Boggio; el ex jugador de River siempre la pidió, hizo jugar, marcó y tuvo un gran despliegue a lo largo del encuentro. También hubo buenos minutos de Kevin Méndez pero la falta de efectividad condenó al elenco del Parque Rodó.

Por si fuera poco, en una de las últimas del encuentro, Camilo Cándido recibió una pelota contra el costado del área grande y con un remate cruzado, potente y rastrero venció la valla de Rossi. Este gol terminó de sentenciar las intenciones violetas en un partido que no merecieron perder, pero el fútbol como lo dice la frase, no habla de merecimientos.

Algo para destacar fueron los buenos minutos de Leandro Otormín desde su ingreso. El ex Cerro Largo necesita agarrar confianza para volver al nivel que demostró el campeonato pasado.

Nacional ahora deberá cambiar el chip y centrarse en su próximo duelo del día miércoles cuando reciba a Vélez Sarsfield donde deberá demostrar para que está en el plano internacional.