Darío Rodríguez es reconocido por su garra, entrega, buen desempeño como lateral izquierdo y su firmeza en dicho sector. Otra de las cualidades de quien jugaba por el carril zurdo era su pegada, tenía un cañón en el botín. Tampoco fue de hacer muchos goles, ya que en su carrera con la Selección Uruguaya logró hacer tan solo tres. Además entre Peñarol y Schalke 04, equipos donde participó casi 300 veces, pudo convertir en 19 ocasiones. Sin embargo hay uno de estos gritos sagrados que fue el más lindo de su carrera. No sabemos si a nivel personal es el mejor, pero para el público y para el The Times fue reconocido como  el cuarto mejor gol de la historia de las Copas del Mundo. Hoy Darío está retirado, aunque es ayudante técnico de Jorge Da Silva en Al-Ittihad Kalba.

Darío Rodríguez y uno de los goles más bonitos en la historia de los Mundiales

Fuente: Salimó

Era el debut de Uruguay en el Mundial de Corea-Japón 2002 y ‘La Celeste' no pudo vencer a su similar de Dinamarca cayendo por 2-1. Antes de que finalizará la primera parte, una pérdida en la zona alta de la defensa, casi llegando en el mediocampo terminó en una gran triangulación de los daneses y en la resolución de Jon Dahl Tomasson para poner el 1-0 al descanso. Pese a esto los charrúas se repondrían dos minutos después del descanso; un corner desde la izquierda de Recoba, un rechace de la defensa hacia la derecha derivó en el pase de un compañero celeste por arriba para que el «6» se llenara el pie izquierdo y colgará la pelota en el ángulo, sin nada que hacer para Sorensen.

A ocho del final, una nueva mala salida del elenco sudamericano, derivó en el doblete del «9» danés; con un excelente gesto técnico con la cabeza venció a Fabián Carini para estampar el 2-1 final.