La razón por la que Cabecita Rodríguez podría no jugar con América

Todo era felicidad, al menos, hasta ahora. América había concretado el que es, probablemente, el fichaje más importante de este mercado de transferencias en la Liga MX luego de sumar a sus filas a Jonathan, el Cabecita Rodríguez; sin embargo, una inesperada noticia podría hacer que el delantero uruguayo no juegue con el club, al menos, en la jornada 1 del torneo Apertura 2022.

EL BRUTAL XI DE RAYADOS PARA ENFRENTARSE A SANTOS

Jonathan Rodríguez llegó a ser, sin duda alguna, el mejor elemento de la primera división azteca. Sus cualidades se mostraron en más de una ocasión en el terreno de juego y, por tal motivo, llamó la atención del América, institución que lo trajo de regreso a la Liga MX después de la irregular temporada que tuvo en el futbol de primera división de Arabia Saudita.

¿Qué es el derecho de ocupación efectiva?

Un trámite indirectamente deportivo dejaría al Cabecita Rodríguez sin debutar hasta un tiempo indefinido. Este tiene como nombre el derecho de ocupación efectiva, mismo que obliga a cualquier institución de la primera división azteca a no prescindir de un futbolista para que este entrene y esté a la disposición del técnico en turno.

Cabe mencionar que desde que se hizo la contatación, América sabía que tenía que deshacerse de un extranjero. Las normas en la Liga MX impiden contar con un número ilimitado de jugadores no formados en México y, con la llegada del Cabecita Rodríguez, la escuadra capitalina tenía la necesidad de deshacerse de un elemento sudamericano a fin de poder registrar al uruguayo.

Desafortunadamente, la situación no ha ocurrido así. América ha hecho hasta lo imposible por vender a ciertos elementos del extranjero a otros equipos del futbol mexicano para poder registrar así al Cabecita Rodríguez; sin embargo, y a una semana para el inicio del torneo Apertura 2022, esta situación no se ha dado de tal forma para la tristeza de los millones de fanáticos azulcremas.

Los jugadores que podrían “ayudarlo”

  • Juan Otero: El principal “culpable” del no registro del Cabecita Rodríguez. El elemento en turno tenía prácticamente todo arreglado para irse a los Rayos del Necaxa en los últimos días; sin embargo, este tomo la decisión de declinar la oferta para mantenerse en el club en la búsqueda de una oportunidad y, por ende, de un salario económico mucho más llamativo.
  • Bruno Valdez: Otro de los elementos foráneos que podría irse pronto, pero que hasta ahora se mantiene. Al-Hilal, equipo de Arabia Saudita, habría puesto hasta diez millones de dólares por su carta; sin embargo, hasta que el movimiento no se concrete el Cabecita Rodríguez no podrá disputar minutos oficiales con las Águilas del América.
  • Federico Viñas: El delantero uruguayo con grandes destellos que, no obstante, nunca pudo explotar. Viñas es, ahora mismo, el tercer delantero del club por debajo del propio Rodríguez y de Henry Martín, por lo que la directiva azulcrema busca de manera urgente darle salida aún y cuando este ha expresado que dejaría Coapa únicamente por una oferta de Europa.

¿A qué está obligado el Cabecita Rodríguez?

A ser el mejor de todos. No hay duda. El Cabecita Rodríguez no tuvo el mejor de los rendimientos en Arabia Saudita; sin embargo, se fue de la Liga MX como campeón y auténtico ídolo de Cruz Azul, por lo que cualquier cosa que no sea emular sus mejores momentos en la Máquina sería un fracaso individual y colectivo para la institución capitalina.

Alan Chávez

Alan Chávez

Victor Alan Chávez González es un comunicólogo mexicano que se graduó en la licenciatura de periodismo en el apartado deportivo, más precisamente en temas relacionados con el fútbol nacional e internacional, el automovilismo y la lucha libre.
Estudió en la Universidad Nacional Autónoma de México y cuenta con seis años de experiencia iniciando su etapa profesional en el 2017, cuando ingresó a Balón Latino. Sus clubes favoritos son el Cruz Azul y el Barcelona, y la frase que lo distingue es "Nada cambia si nada cambia". Disfruta el proceso y vive cada minuto como si fuera el último.