El mediocampista de la selección argentina, Enzo Fernández, ingresó y cambió la historia ante México. Un gran jugador que recién llegó al equipo y ya se metió en la consideración de Scaloni.

Es un caso paradigmático. Enzo Fernández ingresó cuando faltaban 33 minutos, con el partido empatado y en ocho minutos, Argentina pasó al frente en el marcador y al rato selló el 2 a 0 con un gol muy bonito.

El mediocampista fue una pieza clave para destrabar un partido muy difícil y muy friccionado. Con su juego, su agresión y su llegada al arco rival, el jugador fue una de las figuras de la cancha. Porque su labor fue sencillamente sorprendente.

Lo cierto es que el ex River Plate tiene una relación “especial” con la albiceleste. Para empezar, es el jugador con menos partidos disputados con esta camiseta detrás de Thiago Almada. Nunca fue titular en la selección y, por ende, nunca jugó un partido completo. Fue convocado por primera vez a la selección hace 63 días en un amistoso de los de Scaloni ante Honduras donde disputó 26 minutos. Después completa su paso por la selección con dos amistosos más y dos partidos mundialistas.

En tan solo 163 minutos en cancha, ha demostrado que está capacitado para manejar el mediocampo del equipo de Messi. Un caso más que interesante el de Enzo. Un ascenso meteórico.

En un día inolvidable para Fernández, al finalizar el cotejo declaró: “Se me cumplió un sueño, hacer un gol en un Mundial con la Selección. Siempre soñé con eso desde chico y hoy se me dio. Estoy muy feliz con el grupo que demostró estar para grandes cosas”.

Un caso mágico en apenas 16 meses

Enzo Fernández
La carrera de Enzo Fernández fue increíble en corto tiempo. FOTO: Getty Images

La cerrara futbolística de Enzo es digna de una película. Si su actuación ante México ha sorprendido a varios, su meteórica carrera también.

Enzo Fernández vivió un ascenso desde que se fue cedido a préstamo a Defensa y Justicia por no tener un lugar asegurado en el River Plate de Marcelo Gallardo. Esto pasó en agosto del 2020. En apenas un año y medio hizo historia en Florencio Varela, regresó a River Plate y se convirtió en figura del fútbol argentino. Al año, Benfica se movió con rapidez para llevárselo y puso U$s 15.000.000. Cuando algunos europeos dudaban de lo que podría ser capaz de dar, se transformó en un baluarte de la zona media del equipo portugués desde que llegó.

Hasta el DT de Nigeria, José Paseiro lo halagó de una manera gigante: “Los pases y visión que tiene Enzo son sorprendentes. Son semejantes a los de Zidane, que a veces resolvía una acción sólo por cómo hacía la recepción del balón”.

Y como si fuese poco, es seguido de cerca por los equipos más poderosos de Europa para quedarse con sus servicios.

En toda su carrera, el mediocampista de 21 años ya lleva disputados 111 partidos entre Defensa y Justicia, River Plate y Benfica con 18 goles y 17 asistencias.