Radamel Falcao, Selección Colombia, Eliminatorias, Chile, Carlos Queiroz, Jefferson Lerma
Falcao celebra el gol agónico de Colombia | FCF

Pocos partidos reflejan la dificultad de las Eliminatorias Conmebol como este Colombia vs Chile que decidió Falcao. Los cafeteros arrancaron mejor, anotaron, pero en diez minutos se le apagaron las luces. Chile luchó y se adueñó apenas pudo con el centro del campo con un Arturo Vidal imponente, pero no mató el partido y dejó crecer a Colombia. Radamel Falcao García fue la estrella de la noche. Entró a cumplir con su nueva tarea: salir desde la banca los partidos complicados. 

Una lesión que cambió las tablas del partido

Colombia arrancó con un juego dominante. Stefan Medina le robó la cartera a los chilenos en el minuto 7 y centró el balón a un veloz Lerma que cabeceó picado para estrenar el tablero. Los cafeteros dominaron por 20 minutos, hasta que se lesionó Medina. Sin Arias en la banca, Cuadrado dejó el mediocampo y bajó a cubrir el lateral. Ahí, Colombia perdió mucho peso en la mitad de la cancha. Steven Alzate entró al campo, pero le costó un tiempo entrar en el juego.

Arturo Vidal se adueñó del terreno y empujó a Chile. Lerma le hizo penal y el jugador del Inter anotó el empate en el 38. Tres minutos después, un mal toque de Cuadrado en el área le dio la pelota a Alexis, que con suerte pudo esquivar a Camilo Vargas y remontar el partido.

El primer tiempo demostró por qué este esquema necesita a Cuadrado de interior. Su veteranía, verticalidad y calidad defensiva es irremplazable. Jefferson Lerma, que tuvo una gran noche, extrañó mucho al de la Juve. Colombia perdió el control cuando bajó a la defensa.

Habla bien de Colombia que su suplente sea Falcao

Queiroz comentó antes del partido del pasado viernes contra Venezuela que los suplentes son cruciales en este tipo de torneos. Afortunadamente para Colombia, su banquillo es envidiable. Carlos Queiroz encontró recursos para llevar el segundo tiempo y empatar el partido.

Alfredo Morelos hizo el trabajo sucio de anular la subida de Isla y llevarse marcas. Alzate se acomodó cuando James bajó a darle alternativas y dio fluidez al equipo. Radamel Falcao metió ese peso que faltaba para meter atrás a Chile y la fortuna le sonrió al final del partido para empatar.

No hizo falta agotar los cinco cambios, sino meter las fichas necesarias. Los suplentes equilibraron el partido durante el segundo tiempo. A punta de insistencia y jerarquía, una pelota llegó a Falcao en el área y Colombia rescató un punto.

Chile parece y parece, pero no es

Reinaldo Rueda tiene que pensar antes del próximo partido de La Roja por qué su Selección dejó escapar un punto contra Uruguay y dos contra Colombia. La que hace poco era bicampeona de América tiene momentos brillantes. Arturo Vidal e Isla recuerdan a esa Chile picante, asfixiante y veloz de hace unos años. Pero ese gran fútbol viene y va.

La local empezó dormida, despertó cuando Colombia sufrió una lesión y se apagó de nuevo en el final del segundo tiempo. Es cierto que Chile no tiene el banquillo de Colombia y que Rueda no buscó el tercer gol y prefirió asegurar el resultado. Otro gallo cantaría si se hubiera salido con la suya, pero van dos partidos y tres puntos regalados en el minutos 90.

Lo que más preocupa de esta Chile es que se come a sus rivales, pero de a ratos. Luego solo se hace pequeño y busca sufrir poco. Chile parece aquella de antes en algunos tramos del partido, pero no es.