Radamel Falcao, Faustino Asprilla, Juan Pablo Ángel, Jackson Martínez, Duván Zapata, Luis Muriel… ¿Qué tienen en común todos estos nombres? Pues que son algunos de los delanteros colombianos más prolíficos de la historia. Pero el más goleador del país cafetero nació en Medellín, hace 49 años, y se llama Víctor Aristizábal.

‘Aristigol’, como fue apodado por su idilio con las redes, anotó 348 goles en su carrera profesional, ocupando -todavía- el primer lugar entre los máximos artilleros colombianos de la historia. Dueño de una exitosa carrera en Atlético Nacional, club con el que debutó y en el que lo ganó casi todo, pasó por equipos como el Valencia, Blackburn Rovers, Sao Paulo, Santos, Deportivo Cali, Vitória, Cruzeiro y Coritiba.

Especialmente curioso fue su paso por el Valencia, club al que llegó en 1993 y donde no pudo igualar, ni de cerca, los registros que lo llevaron a cruzar el Océano Atlántico. En el vestuario che compartió con jugadores de la talla de Pedja Mijatovic, Juan Antonio Pizzi o un jovencísimo Gaizka Mendieta. Paso sin pena ni gloria por la ciudad del Turia: un solo gol, y de penalti, en un partido amistoso.

VER MÁS: Así podría jugar la Selección Colombia de Reinaldo Rueda

El ‘Alacrán’, como fue conocido por un gol de escorpión que le marcó a Chile, dejó huella en Brasil, acumulando 110 goles en sus periplos por tierras amazónicas. Con el Cruzeiro fue campeón del Brasileirao, la Copa de Brasil y el campeonato estatal. Y tras romperla en Brasil, Aristizábal regresó al Atlético Nacional, donde conquistó los campeonatos Apertura (2005 y 2007) y Clausura (2007), antes de colgar las botas y retirarse en 2008.

“En los entrenamientos de Nacional molestábamos a René con el escorpión, y decíamos que teníamos que hacerlo algún día, pero para hacer gol. Y preciso, en uno de mis primeros partidos con la selección, Freddy Rincón me tiró un centro, yo me pasé y definí de escorpión. Quedé sorprendido con ese golazo, el mejor de mi carrera”, reveló el ‘Alacrán’ a la revista Soho.

Fuente: YouTube

Luego de colgar los botines en un partido de despedida que contó con figuras de la talla de René Higuita, Mauricio Serna y Juan Pablo Ángel, entre otros, Víctor Aristizábal comenzó a trabajar como asistente técnico para José Fernando Santa, DT de Atlético Nacional por aquel entonces.

Criticado siempre por su poca efectividad en la selección colombiana (anotó 15 goles en 66 partidos), el ‘Alacrán' alcanzó la gloria con la Tricolor en el 2001, cuando se coronó como campeón y máximo goleador de la Copa América, con 6 tantos.

Víctor Aristizábal, entre la televisión y la enseñanza

Luego de trabajar en el cuerpo técnico de José Fernando Santa, el ‘Alacrán' abrió su propia escuela de fútbol, Escuela Aristigol, y comenzó a trabajar en televisión como comentarista de Fox Sports, señal que abandonaría en 2019 para mudarse a ESPN, en donde participa en el exitoso programa ESPN FC.

“Hay que decir que nosotros no somos periodistas. Ese es un término que le han dado al ex jugador de fútbol que se retira y está trabajando en televisión, pero está alejado del oficio del periodismo. Es más como una invitación de las cadenas radiales, de la televisión, para que nosotros aportemos lo que aprendimos en nuestra carrera profesional, entonces se genera una combinación entre el comunicador y el deportista. Eso es muy válido, porque le llevamos a la gente nuestra experiencia desde el campo de juego, desde la forma en que se vive y se trabaja un partido, desde el entrenamiento, desde lo que se siente y se hace en la cancha”, analizó Aristizábal en una entrevista concedida al diario El Tiempo.

En 2019, mientras debatía en Fox Sports Radio Colombia sobre la utilidad de un psicólogo dentro del cuerpo técnico, Aristizábal rompió en llanto cuando contó su historia de vida. “Resulta que yo perdí a los 13 años a mi padre, un batacazo porque era quien nos sostenía. Nosotros éramos cuatro hermanos y mi mamá. Mi mamá se quedó… ella no trabajaba, no hacía nada, nosotros estudiábamos y nos quedamos sin nada, sin nada, porque mi papá murió, lo mataron”, dijo.

“Entonces tú escoges: o te quedas en ese bache, en esa laguna a llorar todos los días, o intentas salir adelante mentalmente. Ahí es que comienza el trabajo mental. Nosotros nos reunimos, no nos podemos quedar en este bache de llorar todos los días. Mi mamá entró en el alcoholismo, pasaban muchas cosas y entonces… vamos a salir adelante”, aseguró.

“Tuvimos mentalidad para salir adelante y yo quise ser un profesional para sacar a mi familia adelante y mentalmente lo logré. Eso depende de uno y lo logré, la mentalidad es de uno”.

Fuente: Twitter

Debido a su historia personal, Aristizábal siempre tuvo en mente abrir una escuela de fútbol propia en la que pudiera ayudar a otros chicos que tuvieran el sueño de ser futbolistas profesionales. “Este es mi segundo hogar, aquí comparto con aproximadamente 500 niños y niñas que encuentran en el fútbol un complemento en su formación para ser buenas personas. Además, es un ambiente muy familiar, aquí no solo vienen los niños a aprender, también los acompañan todos sus familiares que pueden compartir aquí un rato muy agradable”, declaró a Metro Cuadrado al hablar sobre Aristigol Escuela.

“Yo solo extraño el fútbol dentro del estadio, que griten mi nombre y celebrar los goles. Pero afuera he vivido lo mismo de cuando estaba activo. La gente me ha reconocido siempre. Gracias a Dios seguí vigente y eso para mí es un orgullo”, reveló Víctor Aristizábal en una entrevista concedida a El Espectador.

Seguro que los hinchas también extrañan gritar el nombre y celebrar los goles de ‘Aristigol’.