Enzo Scorza
Fuente: AUF

Enzo Scorza nació el 1 de marzo del año 1988 y ya a su corta edad fue cargado con el peso de ser el nuevo Diego Armando Maradona, mochila que nunca se pudo quitar. Su habilidad con el balón hablaba por si sola y se asemejaba al Dios de los argentinos. Siendo un niño emigró desde su ciudad natal, Rivera para enrolarse en las filas del Danubio Football Club. De ahí en más hubo interés de clubes como Barcelona,Gremio e Inter de Porto Alegre, y River argentino. Sin embargo la decisión de no renovar con ‘La Franja’ sumado a promesas incumplidas lo llevaron a deambular por el mundo. Se fue a Central Español y posteriormente estuvo en Italia, Brasil, Grecia, Perú, España y Guatemala. Hoy está sin equipo. ‘El Pibe Maravilla’ pasó de ser ese adjetivo a no sorprender más.

Enzo Scorza, de Rivera a Montevideo con 12 años

Fuente: Enzo Scorza

El riverense surgió de Sarandí Universitario de dicha ciudad. Su habilidad rompía los ojos y como siempre sucede, los grandes equipos ya comenzaban a hincarle el ojo. Era el año 2000 y no había tanto medio de comunicación masivo como ahora, Se lo comenzó a comparar con Maradona y para que, demasiados flashes para un niño, pero el fútbol es así, no tiene paciencia y no deja que el tiempo ponga cada cosa en su lugar.

Se le acercaron los mejores clubes, como el Barcelona de España, también el Gremio de Brasil. Con este último tuvo una prueba y además fue quién le ofreció un contrato con trabajo para sus padres, alojamiento, un sueldo y hasta un monto por firmar. Estaba casi todo listo, pero un grupo de representación se metió en medio de la conversación y le recomendó a sus padres que lo mejor para su hijo era quedarse en Uruguay. Desde aquel momento, la carrera de Enzo Scorza no fue la misma pese a que llegó a Montevideo, para jugar en Danubio.

Fuente: @EnzoScorza

Estuvo seis años en las formativas y en 2006 fue ascendido al primer equipo danubiano. Logró tres títulos,  manteniéndose allí hasta 2009 donde se fue como campeón y disputó tanto la Copa Libertadores como la Sudamericana. No renovó con el club y le los empresarios le prometieron que iba a ir a jugar a Peñarol, pero terminó saliendo a Central Español por seis meses. De ahí en más cortó relación con el grupo que lo representaba.

Vale destacar que el riverense fue parte de los Seleccionados Sub-15, Sub-17 y Sub-20 de Uruguay, Además en el 2005 fue convocado para jugar con México pese a tener 17 años.

Nunca logró explotar en el exterior y no tuvo la mejor de las suertes

Emigró a Italia para entrenar en Monza, pero se lesionó antes de firmar. Continuó en dicho país vistiendo la camiseta de Brindisi y Seregno, en este último le fue bien aunque el club atravesaba problemas económicos y no pudo seguir pagando su salario. Posteriormente un ex compañero le había prometido conseguirle equipo a mediados de 2011, pero con tanta demora terminó quedándose sin nada. Tuvo un fugaz paso por Atlante y después logró jugar un semestre en el Internacional de Santa María en Río Grande do Sul.

Cienciano, Iraklis, Sant Rafel y Rosario es lo último que se ha sabido de Enzo Scorza

Enzo Scorza
Fuente: Enzo Scorza

Cuando arribó a Cienciano contaba con 24 años y fue en el lugar donde más tiempo estuvo ya que se mantuvo en la plantilla por dos temporadas. Jugó 33 partidos y no logró marcar muchos goles, fueron tan solo cinco. De ahí se fue a Grecia para vestir la camiseta del Iraklis, pero no le fue muy bien, solo disputó 13 juegos y anotó en dos, entrando 12 veces desde el banco de suplentes. Quedó libre y por un año no logró reengancharse, hasta que volvió a su ciudad natal.

Firmó con Peñarol de Rivera y participó de la liga departamental, en la que salió campeón. Fue una situación que le cayó del cielo ya que lo llevó a emigrar nuevamente, esta vez a Ibiza, más precisamente al Sant Rafel de la tercera división del fútbol español. Sin embargo duró solo un año y volvería al continente americano para enrolarse en el Rosario de Guatemala. Estuvo seis meses y desde agosto de 2018 que está sin equipo.

Fuente: @EnzoScorza

La carrera de Enzo Scorza terminó siendo todo lo contrario a lo que se esperaba, nunca pudo sacarse el peso de ser el ‘Pibe Maravilla’.