Fichajes millonarios: cuando invertir en un jugador puede equivaler a un premio de lotería

Cada año, durante la temporada del mercado de fichajes comenzamos a leer cifras que casi no alcanzamos a comprender. Sí, el fútbol mueve millones, hay muchos negocios derivados del deporte rey, por lo que los clubes están dispuestos a desembolsar cantidades prohibitivas. Mientras el resto de los mortales soñamos con ganar un millón de euros al Euromillones (y no es un sueño imposible, como se ha demostrado hace sólo unos días en Pontevedra, España), hay quienes deciden ofrecer doscientas veces esta cantidad a un jugador, con la garantía, o más bien el sueño, de que sea la estrella de la temporada, y reporte, por tanto, beneficios exponenciales al club.

Algunos de los fichajes más caros de la historia son de futbolistas franceses y portugueses, sin embargo, nadie ha podido realmente competir en cotización con el brasileño Neymar, quien habiendo fichado inicialmente por el Barcelona, fue reclamado por 222 millones de euros por el PSG, y hasta la fecha no ha sido superado. ¿Ha estado a la altura de los costos desembolsados? A pesar de las lesiones, parece que efectivamente el deportista resuelve, y mucho. Sería una gallina de los huevos de oro, multiplicando la inversión y haciendo ganar dinero como si por arte de magia hubiésemos acertado la combinación de números de la suerte.

Parece que el PSG todo un magnate en cuanto a negociaciones se refiere, pues este no es el único fichaje a por el que se han lanzado con grandes pretensiones. Hace sólo unos meses, han formalizado con el Inter la segunda venta más cara del mismo en toda su historia: por 58 millones de euros, Inter ha traspasado al PSG al argentino Mauro Icardi, quien inicialmente deberá permanecer hasta junio de 2024 en París.

Sin duda, uno de los latinos que más trascendencia ha tenido en la historia del fútbol y en el mercado de fichajes es Messi, quien actualmente cotiza en 120 millones de euros y que realmente ha dado todo de sí para el club en el que lleva ya bastante tiempo jugando, consiguiendo botas y balones de oro a un ritmo vertiginoso. Luis Suárez, Gonzalo Higuaín, Alexis Sánchez, Ángel Di Maria… no son los únicos, pero sí de los fichajes más caros del mundo (y decididamente, junto con Neymar, el top latino del fútbol). Todos ellos se colocan de los 50 millones de euros en adelante.

No hay duda pues de que hay que ser un FC Barcelona, un Real Madrid, un PSG o un Inter de Milan para poder pagar esta cantidad de millones para un jugador y arriesgarse a que realmente pueda reportar interesantes beneficios al club. Sin embargo,  cada uno a su escala puede llegar a un resultado igualmente rentable. Así, un ganador de un premio millonario de la lotería no haría mal negocio si decidiese invertir en crear un equipo de fútbol, promocionarlo y hacerlo ascender hasta hacerlo destacar, revalorizarse y cotizar cada vez más alto. Este es el sueño de muchos jugadores de lotería que son, a su vez, amantes del fútbol, y de hecho no es una idea nueva, ya hace tiempo que la fantasía está ahí, y simplemente echando un vistazo a videojuegos como Football Manager, la saga PES o la FIFA y a la gran cantidad de fans que tiene detrás podemos comprobarlo. A fin de cuentas, FIFA ya es uno de los juegos con más presencia en los eSports.