Lionel Andrés Messi tuvo su premio tan ansiado y, con la copa del mundo, se coronó como el Rey del fútbol. Lo ganó todo, lo intentó con la selección hasta el final y lo terminó logrando. Se abre la puerta grande para Leo.

Persiguió esta ilusión a lo largo de 35 años. Porque desde muy pequeño corrió detrás de una pelota en busca de su sueño. Más allá de ser jugador profesional, ganador y demás, Leo buscó este trofeo como nadie. Sufrió, lloró, se golpeó miles de veces y nunca bajó los brazos.

Lleno de logros personales, de títulos en sus clubes, rodeado de balones de oro, había algo que le faltaba al rosarino. Había una llave que abría la puerta de la gloria futbolística: La copa del mundo.

Lionel Andrés Messi consiguió la copa más importante del mundo. Pero no la ganó solamente por estar en el verde césped. Messi fue un factor fundamental para llevar a la Argentina al título.

Fue el goleador del equipo con siete (segundo del torneo detrás de Mbappé), el jugador que más asistencias hizo del equipo (3), el que más minutos jugó en la competencia (690) junto al Dibu Martínez y Nicolás Otamendi.

Obtuvo el premio al mejor jugador del torneo (segundo con el de 2014 y récord mundial) y fue elegido el mejor jugador del partido en 6 de 7 encuentros. Una bestia.

Por eso hay que dimensionar el lugar al que ingresó el 10 de la Selección Argentina. Porque obviando los siete balones de oro, las cuatro Champions League, los tres mundiales de clubes, los diez torneos locales, las 18 copas en España y los miles de premios individuales. Lionel Messi alcanzó a ingresar al trono del mundo. Es el jugador de toda la historia que más partidos en mundiales disputó (26), el primero en ganar dos balones de oro de un mundial, el máximo goleador de la historia de su selección y el que más jugó.

Se le dio todo a Messi, al nuevo rey.

¿Seguirá jugando el nuevo el rey?    

Rey
Lionel Messi alcanzó todos los récords. FOTO: Getty Images

En medio de los festejos, a alguno se le ocurrió en pensar si Messi seguiría jugando con su camiseta favorita. Es que tanto le costó este logro que más de uno pensó en un final más que feliz.

“Se me dio todo casi al final. Me encanta el fútbol, lo disfruto. Disfruto estar en la Selección y quiero seguir viviendo unos partidos más siendo campeón del mundo” dijo el capitán de la selección campeona del mundo y para la tranquilidad de todos los argentinos.

Definitivamente habrá más de Lio en la selección. Un poco más calmo, el 10 amplió diciendo: “La deseaba muchísimo, estaba seguro que Diego Maradona me la iba a regalar.  Presentía que se estaba dando. No veo la hora de estar en Argentina.”

Hasta el propio entrenador argentino, Lionel Scaloni, se refirió al futuro del crack: “Habría que guardarle un lugar para el próximo Mundial. Puede tener la 10 guardada si desea seguir jugando. Creo que se ganó el derecho de poder elegir qué hacer con su carrera futbolística y con la Selección Argentina. No tiene ninguna cuenta. la verdad que es un placer haberlo entrenado”.