Fuente: Diario Marca

Jeison Murillo llegó al Barcelona y, aunque su paso por España ya es largo y lleno de grandes noches, vale la pena recordar cinco compatriotas suyos que no tuvieron éxito en el país ibérico.

Carlos ‘El Pibe’ Valderrama

El samario de rizos sueltos venía de triunfar en el Montpellier de Francia. Caracterizado por tener un juego pausado y una visión de águila, El Pibe se adaptó a Europa y ganó una Copa de Francia. Eso lo llevó a fichar en 1991 por el Real Valladolid CF de España. Junto a los colombianos René Higuita, Leonel Álvarez y el técnico Francisco Maturana, Carlos vivió una de sus peores épocas como futbolista. El proyecto del ‘Valladolid de los colombianos’ fracasó a tal nivel que el equipo descendió y entró en crisis empresarial. Valderrama solo se llevó una “palpada” de Michel, jugador del Real Madrid.

Michel, Valderrama, Real Madrid, Valladolid
Fuente: Diario del Cauca

Freddy Rincón

El ‘Coloso de Buenaventura’ dio clases de fútbol ofensivo en el Napoli italiano. Llamó la atención del Real Madrid, que en 1995 lo fichó para que trabajara en el equipo dirigido por Jorge Valdano. Sin embargo, Freddy nunca se pudo adaptar a la Casa Blanca y sufrió insultos racistas desde su llegada. Cuando el club cambió de técnico, Rincón no volvió a ver la cancha de España. Jugó 21 partidos y anotó apenas un gol. Al final de temporada se devolvió al Palmeiras, club con en el que había jugado años atrás.

Fuente: As Colombia

Adolfo ‘El Tren’ Valencia

Tras el trágico Mundial de Colombia en Estados Unidos 1994, Valencia llegó al Atlético de Madrid con promesa de gol y buen fútbol. Sin embargo, una pelea con el presidente Jesús Gil y ataques racistas en su contra impidieron que ‘El Tren’ mostrara su mejor versión. Jugó 24 partidos con los colchoneros y anotó solo 7 goles. Cogió un avión apenas acabó la temporada fuera de España y puso rumbo a Bogotá para volver a Independiente Santa Fe.

LEA TAMBIÉN:  Roma - Real Madrid: Latinos que vistieron ambas camisetas
Fuente: cincodays.com

Jackson Martínez

La situación de Valencia fue parecida a la de ‘Cha Cha Cha’ Martínez. Tras tres grandes años en el Porto, en los que jugó 90 partidos y anotó 67 goles, el chocuano fichó por el Atlético de Madrid en 2015 para continuar con el legado que había dejado su compatriota Radamel Falcao García en España. No fue el caso: Jackson jugó apenas 22 partidos y solo anotó 3 goles para el olvido. Tras la mala campaña, se fue al Guangzhou Evergrande de China.

Yerry Mina

Es imposible no comparar la situación de Murillo con la de Mina. Como Jeison, Yerry es defensa y llegó en el mercado de invierno (pero de la temporada pasada) al FC Barcelona. Tras un buen debut contra el Getafe en el que Mina casi marca el gol de la victoria, su adaptación se complicó y Ernesto Valverde lo marginó de las convocatorias. A final de temporada disputó unos cuantos partidos, en los que se le notó la falta de ritmo y la no adaptación al estilo del club. Se fue de España tras solo seis meses como culé al Everton, no sin antes hacer un gran torneo en Rusia 2018 y convertirse en el único defensa en marcar tres goles de cabeza en una misma cita mundialista.

Fuente: Goal.com