David Ospina: así ha sido su carrera profesional

Fuente: El Tiempo

David Ospina es más que el cuñado de James Rodríguez. De Itagüí a Londres, la vida y carrera del arquero de Colombia están llenas de curiosidades.

“¡Yo atajo!” no es una expresión muy común cuando un niño o una niña va a jugar fútbol. En un deporte cuya mayor alegría es el gol, no es muy atractivo ser el amargado que lo evita. ¿Por qué quedarse bajo los tres palos mientras los demás gambetean, corren y pasan el balón? David Ospina no era la excepción, pues solía jugar de delantero. Sí, el portero de la Selección de Colombia hacía goles, pero un día el guardameta de su equipo no llegó y él se ofreció para ponerse los guantes.

No le fue mal y ahí se quedó. Atlético Nacional lo fichó en 2005 cuando apenas iba a cumplir 17 años. Eso lo llevó a jugar el Mundial Sub 20 Holanda de ese mismo año. Con el equipo de Medellín ganó tres ligas colombianas y en dos de ellas fue titular. No consiguió esas últimas sin antes debutar con la Selección en un amistoso contra Uruguay. Aquel 7 de febrero de 2007, Miguel Calero fue expulsado al minuto 15 y Ospina entró por él. Al igual que David, ese día debutó con la Selección un tal Radamel Falcao García y, en el equipo rival, el entonces promesa Luis Suárez.

Fuente: El Espectador

Sus buenas participaciones con el verde de Antioquia llegaron a Europa. En enero de 2008, una comitiva del OGC Nice francés se puso en contacto con David para ficharlo en junio. Las negociaciones salieron bien y el arquero colombiano se instaló en la pequeña ciudad mediterránea. Eso sí, ‘chupó’ banquillo por unos meses mientras se adaptó al deporte europeo y, seguramente, se acordó de sus inicios bajo el arco, cuando lloraba si su equipo ganaba un partido y a él no le llegaban jugadas para lucirse. “Al menos jugaba” debió repetir varias veces.

La oportunidad le llegó en octubre de 2008, frente a AS Monaco en el derbi de los ‘pobres contra ricos’. Nice ganó 2-1 y David recibió un gol de penal. Poco a poco se ganó la titularidad y, como en Nacional, se convirtió en figura del conjunto francés. Mientras vistió esos colores, hizo parte de la mejor selección colombiana de la historia, que clasificó a un Mundial después de 16 años afuera y llegó a cuartos de final con un gigante Ospina. El ritmo no lo acompañó la noche de la eliminación, pues tuvo cierto grado de responsabilidad en el segundo gol brasileño. A pesar del 2-1 que sacó a Colombia del Mundial, el equipo fue recibido con orgullo en el país.

Su buen torneo lo llevó al Arsenal FC de Londres. Desde ese día fue el portero de copas de los Gunners y se mantuvo como titular en Colombia. Con los ingleses ha levantado dos FA Cup y tres Comunnity Shield. Jugó el Mundial de Rusia 2018 en el que atajó un penal en la tanda que jugaron Colombia e Inglaterra en la que los latinos se fueron a casa.

Hoy busca nuevo equipo, pues no parece tener futuro en el Arsenal. Todo apunta a que será el Besiktas turco. Está casado con Jessica Sterling, con la que habló seis meses por Messenger antes de conocerla. Quizá de ahí su paciencia para hacer el rol de suplente. Con ella tiene un hija llamada Dulce María. Es un gran arquero y una leyenda en Colombia. Eso sí, los animales de pluma le asustan.