El DT argentino asumió en la selección chilena luego del fallido intento de clasificar al Mundial de Catar 2022 y la se le asomó, antes de su debut, la primera polémica. El equipo está viajando hacia Corea del Sur con el fin de disputar una copa amistosa, en lo que será el debut de Berizzo, y se comenta que quiere deshacerse de Claudio Bravo. Lo que surgió como rumor se transformó en noticia, pero el propio técnico y jugadores salieron cada uno a defender sus intereses.

BERIZZO NIEGA ROTUNDAMENTE EL CASO CON CLAUDIO BRAVO

Lo primero que se dio, fue el encontronazo del argentino con la prensa, que estaba enérgica por conocer sus declaraciones acerca del papel que tendrá el histórico capitán en el armado del equipo. Todo, a raíz de una publicación del medio La Tercera, la cual dictó lo siguiente: “Según comentan en Juan Pinto Durán, el rendimiento de Bravo ha decrecido en un 30%. Tiene menos fuerza, físico y reflejos que antes, revelan. No es una evaluación antojadiza, ya que así lo han establecido las mediciones del GPS del meta en la Roja”.

Esto hizo poner los pelos de punta a más de uno, puesto que todos conocemos la trascendencia que tiene la figura del guardameta del Real Betis en la ‘Roja'. Pese a algunos idas y vueltas a lo largo de los años, se estableció como inamovible en el arco de la selección nuevamente de cara a las Eliminatorias que acaban de finalizar.

El capitán salió al peso por su cuenta de Twitter expresando su molestia. “No será que alguien me quiere sacar a toda costa, podrían ser más serios y profesionales y mostrar esa medición de GPS? Jamás en toda mi carrera he utilizado GPS para entrenar y jugar. Y si perdiera capacidad como dicen, no me hubieran extendido mi contrato en Europa. LIAR! (sic)”, indicó.

¿HAY POLÉMICA ENTRE AMBAS PARTES?

Lo publicado por el medio no cayó para nada simpático tanto para el DT debutante como para el experimentado futbolista. Berizzo fue consultado por la situación antes de emprender el viaje hacia Asia, y respondió tajante con lo siguiente: “No es real, yo no hablé de él. No hay ninguna polémica, no pasa nada”, cerrando las dudas de lo que hubiese sido un problema a resolver.

 

Berizzo, además, se mostró molesto con los medios de comunicación que se hicieron presentes en el principal aeropuerto del país. “Déjenme pasar, déjenme tranquilo, no quiero dar declaraciones, esto no es común”.

De esta manera, el argentino evitó todo tipo de polémicas de cara a lo que será un debut exigente frente a Corea del Sur el próximo lunes y luego un enfrentamiento por el cuadrangular ante Túnez. Veremos si de la mano de Berizzo, el equipo puede mejorar la eficacia que no tuvo durante las Eliminatorias y sobre todo, la importancia que tendrán los nombres pesados del plantel en el equipo luego de una temporada donde no todos brillaron.