El gran triunfo de Marruecos 2 a 0 ante Bélgica dejó, además de hacer historia, una perlita con su arquero titular. Salió al campo con sus compañeros y luego desapareció.

Antes del inicio del encuentro entre Bélgica y Marruecos por la segunda fecha del Grupo F del Mundial Qatar 2022 ocurrió un acontecimiento extraño con Yassine Bounou. El arquero titular y emblema de los africanos, cantó el himno junto a sus compañeros, pero luego fue sustituído a último momento y el que lo reemplazó en el arco fue su suplente, Munir.

Sí, de no creer. Al campo salió uno y, luego del himno, atajó otro.

La cronología de los acontecimientos cuenta que Yassine Bounou saltó al campo de juego dispuesto a jugar el partido. Pero durante los himnos, una molestia estomacal lo hizo ponerse en duda de continuar. Es que el arquero de Sevilla venía de un golpe en la cadera y la delegación le había dado unos medicamentos para calmar el dolor.

Antes de empezar el juego, el arquero se acercó a Walid Regragui, entrenador de los africanos, y le comunicó que no podía jugar.

Fue allí que se decidió que salte al campo de juego Munir El Kajoui en su lugar.

La Federación Marroquí no dio muchas especificaciones. Sólo un escueto comunicado en redes sociales minutos antes de comenzar la velada que decía así: “Munir El Kajoui reemplaza a Yassine Bounou para este partido contra Bélgica”.

Luego del partido, en rueda de prensa, el propio entrenador de la selección, Regragui aclaró un poco más el panorama contando: “Yassine Bounou ya estaba lesionado en el partido de Croacia, lamentablemente volvió a sentir dolor unos minutos antes del inicio. Él quería jugar pero dije que no y lo cambié”.

Una curiosa historia que hasta dejó al protagonista afuera del banco de suplentes ya que en ese lugar estuvo Ahmed Reda Tagnaouti.

 

Yassine Bounou como arquero de Marruecos

Marruecos
Yassine Bounou es el arquero titular de la selección hace años. FOTO: Getty Images

Bounou, es uno de los emblemas del conjunto marroquí. El arquero, de 31 años, nació en Montreal, Canadá, y debutó en el seleccionado de África el 14 de agosto de 2013. Después de dar sus primeros pasos en el Wydad de Casablanca, el Atlético de Madrid puso sus ojos en él tras su actuación en el torneo juvenil Esperanzas de Toulon. Así llegó a uno de los grandes del fútbol español, que primero lo cedió al Zaragoza y luego al Girona FC. En 2019 el Sevilla logró incorporarlo en calidad de cedido. Allí se acomodó y desde la temporada 2020-2021, vio acción en 77 partidos para el conjunto andaluz. Es más, se consagró campeón de la Europa League en 2020 con el equipo y, además, fue elegido el mejor portero de la competición. En la pasada campaña (2021-2022), fue premiado con el trofeo Zamora, galardón que recibe el portero que terminó la liga española con la menor cantidad de goles en su contra.

Con su selección disputó partidos en las divisiones menores. Pero en la mayor ya lleva 47 partidos entre amistosos, eliminatorias, Copa África y el mundial.