Fuente: Icon Sport

Con 22 años de edad, Wuilker Faríñez había logrado posicionarse como uno de los arqueros más prometedores de América. Dueño de la arquería de Millonarios, uno de los grandes de Colombia, el venezolano vio recompensada sus buenas actuaciones con una cesión al Lens de Francia, que ascendió a la Ligue 1 en 2020. Casi un año después, muchos se preguntan si el joven arquero tomó la decisión correcta.

Faríñez aterrizó en Francia con el pie izquierdo. Solo unos días después de haber llegado a territorio europeo, el joven guardameta contrajo coronavirus, lo que le impidió hacer la pretemporada en igualdad de condiciones que el resto de sus compañeros. Tras haber superado la enfermedad, el siguiente reto de Faríñez era convencer al DT Franck Haise.

VER MÁS: Venezuela, ¿perjudicada o beneficiada por la suspensión de las Eliminatorias?

Hasta ahora, el ex Caracas nunca ha sido la primera opción del técnico francés, que se inclinó por el experimentado Jean-Louis Leca (35 años) para defender la arquería. Y mal no le ha ido a Haise con su decisión. En su primer año tras el regreso a la élite, el Lens se ubica sexto en la clasificación, a un punto del Olympique de Marsella y a 11 de los puestos que dan acceso a Europa.

En este contexto, las oportunidades para Wuilker han sido escasas. Apenas ha sido titular en tres partidos (uno en liga y dos en la Coupe de France). Pero a pesar de este sombrío panorama, Faríñez prefiere mirar el vaso medio lleno.

PELIGRA SU PUESTO EN LA SELECCIÓN

“Ya estábamos claros (de la titularidad de Jean-Louis Leca). No decimos que vinimos a ser suplentes, a acomodarnos, pero vinimos a trabajar, a agarrar experiencia y a tratar de adaptarnos al fútbol europeo. Me llegó esta oportunidad y no la podíamos desaprovechar”, declaro el guardameta a Conexión Goleadora.

Y así como ha aceptado su eventual rol de suplente, Faríñez sabe que la falta de minutos le puede pasar factura en la selección. “Ya el profe tomará la decisión final en su debido momento, pero siempre cuando me llamaron me dan un mensaje de apoyo y de que cuentan conmigo”, añadió el caraqueño.

Es un momento de transición para Wuilker Faríñez, que no estaba acostumbrado a ser suplente y mirar los toros desde la barrera, y cuyo puesto en la selección puede correr peligro si no empieza a sumar minutos pronto.