Serafín Roberi, Rosario Central, Agrario de Parera, futbolista argentino, ascenso italiano, argentinos en el exterior
Serafín Roberi en las inferiores de Central. Fuente: @SeraRoberi

Surgió en el semillero de Agrario de Papera, La Pampa. Debutó en Primera con 14 años y lo vino a buscar Rosario Central para comenzar el camino al profesionalismo. Serafín Roberi dialogó sin problemas con Balón Latino para contar su historia, los momentos difíciles donde el apoyo de su familia fue fundamental, su odisea en Italia durante el aislamiento y todo el cariño que siente por Rosario Central.

ENTREVISTA A SERAFÍN ROBERI, FUTBOLISTA ARGENTINO EN ITALIA

P: ¿Cómo fueron tus inicios en el semillero de Agrario de Parera? Ahí debutaste con 14 años en Primera 

R: Al club, no recuerdo con exactitud, pero creo que mis padres me llevaron desde los 5 o 6 años donde comencé a jugar en las infantiles. El club Agrario para mi es todo porque fueron los años más felices de mi infancia. Hice un montón de amigos y amigos para toda la vida. Como bien decís, llegué a jugar en Primera. Mariano Scrimaglia, un poco loco y bastante fanático mío, después de un gran año en inferiores donde hice 35 goles, me subió y jugué un extra (se llama así a un torneo que se realiza previamente al comienzo del torneo oficial en la Liga Pampeana). Llegué a jugar seis partidos con 14 años antes de irme a Rosario Central.

P: En Rosario jugas durante cinco años. ¿Te marcó ese paso por las inferiores del Canalla? ¿Fue difícil dejar atrás a la familia y amigos?

R: En realidad estuve cuatro años y medio en Central. La oportunidad llegó, al principio estaba un poco inconsciente de lo que hacía, pero realicé dos pruebas. La primera duró cinco días y después me hicieron volver a los 15 días. Ahí, empecé a caer y me acuerdo que uno de los últimos días le dije a mi madre “¿Y qué pasa si me quieren? Me voy a tener que ir de casa. ¿Qué hago?”. Ella me tranquilizó, me dijo que disfrute como todos los días y que la decisión la iba a tomar yo. Tuve una muy buena última práctica y me terminaron diciendo que al año próximo iba arrancar en las inferiores de Rosario Central.

Serafín Roberi, Rosario Central, Agrario de Parera, futbolista argentino, ascenso italiano, argentinos en el exterior
Serafín en su etapa en Central. Fuente: @SeraRoberi

En relación al desarraigo, el irme de casa, la verdad que no lo dudé porque estaba con muchas ganas, quise aprovechar la oportunidad, pero de todas maneras, el primer año lo disfruté, aprendí muchísimo y, al seguir jugando, me fui entusiasmando. Por mi parte, soy muy familiero, tengo muchos amigos en el pueblo y hubo noches dura en la pensión. Gracias a Dios, mi familia me bancó y hemos hecho locuras ese año, ya que he vuelto por horas al pueblo y ellos me llevaban rápidamente a Rosario. Hubo noches duras, pero Central me marcó como futbolista y fue en el club donde comencé a soñar con ser profesional, con vivir del fútbol y veía que si podía por lo que me hacía muy feliz. Déjame agregar que las inferiores de Rosario Central son un lujo, son muy profesionales.

P: Siguiendo con lo que mencionas acerca de que poco a poco fuiste dándote cuenta de que la oportunidad de ser profesional estaba cerca, ¿Cómo tomaste la noticia de que Rosario Central no te iba a dar un contrato profesional? 

R: Cuando llegamos a la etapa final de si iba a tener contrato o no, habíamos quedado cinco jugadores categoría ´97 con chances de poder firmar. Hacía unas semanas que el “Kily” González había agarrado la Reserva y justo esas semanas se empiezan a definir los contratos. Deciden hacerle firmar a un central y a un mediocampista nomás. La verdad que en ese momento lo iba a tomar de otra manera porque yo creía que tenía posibilidades, futbolísticamente estaba muy bien, venía de hacer goles en Reserva, de tener buenos entrenamientos contra el primer equipo.

La explicación que me dieron fue que había muchos delanteros con contratos en ese momento y me quedó una espina con Rosario Central porque me hubiese encantado que me den la oportunidad de hacer una pretemporada porque me sentía preparado. Pero, si es cierto que en ese momento, había muchos delanteros, ya que estaban Marco Rubén, Teo Gutiérrez, Germán Herrera, Marcelo Larrondo, hombres de mucho peso y se hace difícil entrar en un plantel donde hay tantos nombres de jerarquía en mi puesto.

P: Claro, se iba a ser difícil con tantos nombres por delante. Me quedo con lo que hablas de la espina que te quedó por no poder ser dirigido más tiempo por el Kily y no haber logrado debutar. Si se da la oportunidad, ¿Aceptarías volver a Rosario Central? 

R: Si la verdad que es una espina no haber podido entrenar más tiempo bajo las ordenes del “Kily” González (hoy DT del Primer Equipo de Rosario Central). Con respecto a la pregunta, yo tengo clarísimo de si llego a tener la oportunidad de volver a Central, no lo dudaría esté donde esté. A Rosario Central le tengo un cariño enorme por todo lo que me dio y me encantaría volver a vestir la camiseta de Central en algún momento de mi carrera.

P: Se nota el cariño hacía el club por la forma que hablas del mismo y de tu paso por allí. De Rosario pasas a jugar al Le Touquet de Francia. ¿Te costó la adaptación tanto desde lo futbolístico como en la vida cotidiana? 

R: Mi paso por Francia fue a mediados de 2018 donde jugué el primer semestre y me encontré con un pueblo hermoso. Me costó mucho la adaptación por el idioma, en ningún momento me pude comunicar cómo me gusta con el técnico. Ese fue el principal motivo por lo que decidí volverme a mitad de campeonato. De todas maneras, considero que fue muy bueno mi paso por Francia porque pude jugar todos los partidos del primer semestre y me encontré con un fútbol muy diferente al que conocía. Un fútbol menos físico y más táctico-técnico, la verdad que quedé impresionado con los jugadores que vi y aprendí muchísimo en cada entrenamiento.

Serafín Roberi, Rosario Central, Agrario de Parera, futbolista argentino, ascenso italiano, argentinos en el exterior
Roberi en su paso por Francia. Fuente: Jessica González

P: Siguiendo con tu trayectoria, en 2019 firmas con el Deportivo Pinzón de España. ¿Con que tipo de institución te encontraste? 

R: Cuando tomo la decisión de volverme de Francia, estuve un mes y medio aproximadamente en Parera buscando opciones. Siempre priorizando volver a Europa, ya que tenía lista la carpeta para obtener la nacionalidad italiana, pero en ese momento no había ningún club en Italia porque ya estaban a mitad de campeonato y me tenían que tomar como extranjero todavía. Surgió este club en España y la verdad que no fue un buen paso. Futbolísticamente jugué todos los partidos, menos tres por un esguince, pero extrafutbolísticamente no era muy ordenado el club.

P: Tras ese paso en España, llegas al Isola Capo Rizzuto de Italia donde comenzaste muy bien, pero ocurre lo del COVID-19. Por otro lado, lograste presentar la carpeta para la nacionalidad. 

R: La posibilidad de presentar la carpeta era algo que priorizamos para mi futuro deportivo con la gente que me maneja. Me agarran como extranjero para poder jugar, mientras realizaba el tramite de la ciudadanía. Yo creo que hoy en día, si no tenes la ciudadanía es muy difícil llegar al ascenso o las primeras divisiones del fútbol europeo. Gracias a Dios pude jugar muchos partidos en el Isola Capo durante todo el campeonato. En el momento en que se corta por la pandemia, venía con una muy linda racha de cuatro goles en el fin de semana. Fue una pena que se haya cortado y siga parado por mucho tiempo el fútbol.

P: Sin dudas que al no ocupar un cupo de extranjero, te abre más puertas en Europa. El aislamiento lo haces en tu pueblo con tu familia. ¿Cómo fueron esos meses donde las posibilidades de entrenar era limitas al principio? 

R: Hacía ocho meses que no veía a mi familia y a mi novia. Al principio fue un bajón que se termine el torneo antes de tiempo, pero agradecido a Dios de que me pude volver para poder estar con los míos y eso es muy importante para la cabeza de uno. Luego se puso más duro al tener esas restricciones para poder entrenar, pero por suerte tengo un patio no muy grande, pero me permitía entrenar al aire libre algo que algunos jugadores no pudieron hacer por vivir en departamentos. Después cuando se empezaron habilitar algunas salidas, iba a entrenar al campo y me sume al gimnasio. Nunca dejé de entrenar firme y por eso pude cerrar una nueva oportunidad para volver a Italia.

P: Se habilita nuevamente el fútbol en varios países de Europa y te surge la oportunidad de regresar a Italia. Pones la firma, a los pocos días debutas con gol y a la semana suspende todo. Una odisea te tocó vivir en un par de días. 

R: Al entrenar firme durante el aislamiento cuando llego al Bocale no desentoné para nada. Hacía seis meses que no jugaba un partido, pero gracias a mi familia, mi novia y mis amigos pude entrenarme bien. Esta oportunidad surgió, pudimos cerrarla justo la última semana y cuando llego a Italia, tenían todo preparado en el club. Los papeles de la ciudadanía en regla, me dan el departamento, los dirigentes cumplieron con sus palabras y eso me hizo sentir muy bien. Entrené bien esos días, firmé el jueves y el domingo debuté como titular y pude marcar. A la semana se frenó el campeonato y al enterarnos que volvía la cuarentena obligatoria, me volví con el compañero de Buenos Aires con el que habíamos llegado al club. Acá estoy de nuevo, con el contrato aún con el Bocale, a la espera de que vuelva el campeonato.

Serafín Roberi, Rosario Central, Agrario de Parera, futbolista argentino, ascenso italiano, argentinos en el exterior
Serafín en el Deportivo Pinzón de España. Fuente: @SeraRoberi

P: Debe haber sido un golpe fuerte haber cruzado el charco, llegar y a los pocos días regresar. Pero, cómo bien decís, el apoyo de tu familia es algo muy importante. En este ínterin, mientras esperas que vuelva el fútbol en tu categoría, ¿Está la chance de que juegues en la Liga Pampeana? 

R: Yo viajé con la idea de no volver por un año, me despedí de todos y al poco tiempo tuve que volver nuevamente. Fue duro porque me sentía bien, me había encontrado con un buen club y ellos estaban contentos conmigo, pero son cosas que uno no puede cambiar ni manejar. El fútbol acá en La Pampa volvió hace dos semanas, es más, el Club Agrario me permite entrenar con ellos los días que hacen fútbol para no perder el ritmo. Hoy apunto a volver a Europa, pero como no se sabe si volverá antes el fútbol allá o acá, es una incertidumbre que tratamos de llevarla de la mejor manera.

P: Saliendo un poco de la futbolístico, durante tu carrera has tenido momentos duros. El no poder firmar con Central, el extrañar cuando eras chico, el viajar con el bolso lleno de ilusiones y tener que volver al poco tiempo. Y en cada uno de esos, recalcaste el apoyo de tus seres queridos. ¿Crees que sin ese apoyo, para los del interior, es más difícil llegar? 

R: Yo creo que siempre es muy importante, ya sea para el del interior o no, el apoyo de la familia. En mi caso, claramente mi familia fue muy clave porque ese primer año en Rosario, sin el esfuerzo de ellos de viajar mil kilómetros para verme unas horas, no hubiese sido posible. Y después, durante estos años, siempre han estado. Después de varios años, volví a estar con ellos mucho tiempo y ni hablar de poder estar cerca de mi novia. La familia es fundamental en el día a día del futbolista y cómo decís, he tenido excompañeros que tenían muchas condiciones, pero se quedaron en el camino porque no tenían el apoyo de su familia.

P: En relación a lo que venimos hablando de los momentos duros en tu carrera. ¿Pensaste en dejar de jugar? 

R: La verdad que no pasé muy buenos momentos como te contaba, pero en ningún momento pensé en dejar el fútbol y tirar la toalla. Hubo momentos feos donde se puso pecho y con el apoyo de la familia, que fue clave en algunos de ellos, no decidí ni pensé en abandonar.

Rosario Central, Agrario de Parera, futbolista argentino, ascenso italiano, argentinos en el exterior
El festejo de Serafín en su debut tras la vuelta al fútbol en Italia. Fuente: Nicola Santucci

P: Para cerrar, siendo optimista de que la situación que estamos viviendo mejore pronto, es difícil responder igual. ¿Cuál es el próximo objetivo en tu carrera? 

R: Es difícil cómo decís, pero te respondo siendo optimista. Mi objetivo es seguir en el ascenso italiano e ir subiendo cada año de categoría porque vi que puedo y es posible. En cinco años me gustaría estar por lo menos en la Serie C de Italia donde el fútbol es ciento por ciento profesional.