El tricampeón uruguayo y pieza fundamental de Nacional para cortarle el sexenio de campeonatos uruguayos a Peñarol, se refirió entre semana a la actualidad del juvenil Brian Ocampo. Dijo que el futbolista de 22 años sufre lesiones recurrentes y no alcanza su mejor nivel porque no está centrado en el club, sino que piensa en el pase al exterior. La prensa y la hinchada en redes sociales, condenó estas palabras a tal punto, que este domingo el ex futbolista fue entrevistado por Polideportivo.

RÚBEN SOSA JUSTIFICÓ SUS DICHOS SOBRE OCAMPO Y SU BAJO RENDIMIENTO EN NACIONAL

El vicepresidente Alejandro Balbi en el programa competidor al mencionado, Punto Penal, mandó al frente a Sosa y dijo que no se debe salir a criticar al equipo fuera de la interna. Pero sus palabras, en simultáneo, fueron respondidas por el campeón uruguayo en el 98´. “Hay dirigentes que hablaron a la prensa y no me llamaron. Vamos hablar claro, pero no me toquen al club. Voy a seguir yendo al palco, Nacional es mi vida. Mis cenizas van al Parque Central”, suscribió Sosa.

El Observador

Además, justificó sus dichos con la excusa de que su palabra es importante, por su pasado en el club: “Yo di vuelta Nacional. Vine en el 97′, me comí el quinquenio y empezamos a remarla. Fui un referente del club de los que levantamos el club. Me dolió que dijeran que soy un empleado de la institución, no es que me ofende, pero no me gusta. Si mañana me dicen que no estoy más en Nacional, está perfecto. Yo digo lo que pienso. Tengo un nombre y apellido, jugué en varios lados, me conocen“.

SOSA, ¿REALMENTE APLASTÓ A OCAMPO, O DIJO LA VERDAD?

Sus palabras fueron tomadas con mayor relevancia de lo que en realidad tenían “Me dicen que lo maté y lo arruiné, pero no, mi intención fue otra, vamos a despertarlo ahora porque lo vamos a perder“.

Brian Ocampo es el mejor jugador de Nacional, y uno de los más desequilibrantes del fútbol uruguayo, pero claramente su nivel es esporádico. De esto habló Rúben Sosa: “Tiene grandes condiciones para ser lo máximo. Él solo te gana un partido, lo que pasa que algo tiene él, entrena bien, pero se lesiona muy seguido, algo pasa con él. El otro día le dije que un desgarro es por no descansar y es verdad, pero no se lo dije por negativo. Puede ser un fenómeno, pero que se despierte y viva para el fútbol“.

Finalmente, se refirió a las también desafortunadas declaraciones del vicepresidente del club, el cual no estuvo de acuerdo con lo que dijo inicialmente el ex jugador: “Me dolió. Horrible, me dolió que no me haya llamado. Que me llame por teléfono. Sabe mi número. ‘Che Rubén vamos hablar un ratito'. No soy amigo, soy conocido, como dicen ellos un empleado del club“.

En lo que va de la presente temporada, apenas once partidos pudo disputar el extremo campeón de América sub20. Dos goles y una asistencia (faceta donde destacó el año pasado) son sus números, lejos de lo que se esperaba. Hablar mal de un futbolista en los medios, puede ser perjudicial pero… ¿tiene razón?