Ricky Álvarez, de promesa a cartucho quemado

En el ya lejano 2006 en el cuadro argentino Vélez Sarsfield debutó a un mediocampista que prometía muchas cosas, tanto para el fútbol como para la selección pampera, ¿su nombre? Ricardo Álvarez. En poco tiempo “Ricky” demostró su calidad, y con el paso del tiempo se convirtió en un jugador clave para el cuadro argentino.

Salto al fútbol europeo

En la 2010/2011 el jugador dio su mejor temporada: disputó 29 encuentros, anotó cuatro goles y consiguió las mismas asistencias, lo que levantó el interés en diferentes escuadras europeas para ficharlo. En el verano del 2011 el Inter de Milán lo compró por 12 millones de euros.

En su primera temporada en Italia el argentino brilló. En 21 partidos disputados consiguió dos anotaciones y aportó cinco asistencias. Ya en la 2012/2013, Álvarez jugó dos partidos más que en su primer torneo con el cuadro italiano, mejorando su rendimiento con cinco goles y dos asistencias; y para la la 2013/2014, el argentino logró más apariciones y tuvo su récord personal: cuatro goles y ocho asistencias, todo esto sin ser titular indiscutible.

Fuente: Goal.com

Paso efímero por la Premier League

Las constantes lesiones, la baja de juego, el que nunca se afianzara como titular y las contrataciones que el Inter hizo en ese entonces, obligaron a Ricky a dejar el cuadro italiano para embarcarse a la aventura de la Premier League. En septiembre del 2014 fue cedido al Sunderland donde sólo vio actividad en 13 encuentros, sin convertir y sin asistir una sola vez, lo que orilló al cuadro de la isla a deshacerse de los servicios del argentino.

Vuelta a Italia

En 2015 el argentino sufrió con su carta ya que el Inter de Milan no lo quería de vuelta tras su paso por la Premier League. En este lapso a Ricardo se le cayó su pase al San Lorenzo de Almagro; se lesionó los meniscos y la compra de 12 millones de euros se vino abajo, no siendo hasta el 2016 cuando pudo regresar a las canchas con la Sampdoria de la Serie A donde se notaba que ya no era aquel chico alegre que debutó en el Inter. En 46 encuentros solo marcó cuatro goles y dio seis asistencias, lo que propició que el cuadro de Génova no le renovase su contrato.

Fuente: AS México

Atlas de Guadalajara

Ante esto “Ricky”, por segunda vez en su carrera, quedó como jugador libre, lo que le permitió llegar al Atlas de Guadalajara este año. Aun así, el argentino no ha rendido lo que la afición y la directiva rojinegra esperan de él. En total, el pampero ha disputado 13 encuentros en los cuales no ha marcado goles pero ha repartido dos asistencias. Su estancia en México podría ser el ocaso de la carrera de una gran promesa que jamas despuntó.