David Neres ha perdido minutos en el Ajax. Fuente: @LivEchoLFC

La 2018/19 ha sido hasta ahora la mejor temporada en la carrera de David Neres. El brasileño fue pieza fundamental en la histórica hazaña del Ajax, que se hizo con el triplete nacional y alcanzó las semifinales de la UEFA Champions League luego de muchos años. Sin embargo, apenas meses después de este hito, la situación del paulista es completamente distinta.

Si bien actualmente Neres ha participado en todos los partidos de su club, la cantidad de minutos en cancha se ha reducido considerablemente. En sus últimos ocho encuentros con el equipo de Ámsterdam, apenas en uno pudo disputar los 90 minutos, y en los últimos dos (contra el Valencia en Champions y el ADO Den Haag en Eredivisie), jugó nueve y diez respectivamente.

DOS TITULARES PARA UN MISMO PUESTO

Es cierto que, en cuanto a estadísticas (tres goles y una asistencia en 15 partidos), su arranque no ha sido el mejor. Sin embargo, el factor principal de su pérdida de protagonismo no se debe a él, si no a uno de sus compañeros. Y es que, Quincy Promes ha comenzado la temporada de una forma espectacular y Erik Ten Hag ya confía en él.

Quincy Promes pisa fuerte en su nuevo equipo. Fuente: Imago Images

El desequilibrante extremo holandés llegó al club en el reciente mercado de fichajes como la principal incorporación ofensiva y se ha convertido en uno de los protagonistas de este Ajax, que ha sabido recuperarse de las bajas de Matthijs de Ligt y Frenkie de Jong. Sus números no me dejarán mentirles: siete goles y dos asistencias en 12 encuentros.

No cabe duda que David Neres tiene el potencial para volver a ser un indiscutible en el equipo. Sin embargo, el brillante comienzo del recién llegado se lo ha puesto muy difícil, y estos casos no se limitan al aspecto futbolístico, pues la moral también juega un papel fundamental. Por esto mismo, en la peor de las situaciones el brasileño podría quedar relegado al banquillo.

LEA TAMBIÉN:  Rodrygo y Vinícius Jr, los únicos latinos nominados al Golden Boy

De ser así, y a pesar de haber renovado recientemente con el club hasta 2023, Neres debería buscar nuevos horizontes para seguir progresando. Aunque suene un tanto dramático, el brasileño tiene aún 22 años y se encuentra en el mejor momento para dar ese paso definitivo que lo convierta en esa gran estrella que promete ser.