La inesperada frase de Giorgio Chiellini sobre la mordida de Luis Suárez en  el Mundial de Brasil 2014: “Admiro su malicia” - Infobae

Con el Mundial de 2022 en Qatar a punto de comenzar en noviembre, hacemos un repaso por la historia de la Copa del Mundo de los buenos, los malos y los increíbles momentos que permanecen en nuestra memoria hasta el día de hoy y que perdurarán para siempre. A menudo se dice que los futbolistas, y los deportistas en general, deben tener hambre para triunfar. Cuando se trata de triunfar, factores como el deseo y la determinación suelen separar a los débiles de los fuertes. Y esos rasgos suelen estar tipificados por el hambre. Pero el delantero uruguayo Luis Suárez llevó este concepto a un nivel completamente nuevo en el Mundial de Brasil 2014, cuando le hincó el diente al defensa italiano Giorgio Chiellini en un acto que conmocionó al mundo entero.

Casi 40.000 personas vieron en el Arena das Dunas el último partido del Grupo D entre Uruguay e Italia. Después de una primera parte tranquila, el público tuvo por fin algo de acción. Claudio Marchisio vio la tarjeta roja justo antes de la hora de juego por una dura agresión a Egidio Arévalo.

A pesar de la ventaja de un solo hombre, Suárez y su compañero de ataque, Edinson Cavani, no pudieron encontrar el camino del gol durante algún tiempo. Con algunos goles simplemente fenomenales a lo largo de su carrera, Suárez estaba acostumbrado a dejar su huella en los partidos, pero aquí se vio frustrado en el último tercio.

La causa de esta frustración fue, sin duda, la clásica y estricta zaga italiana, formada por Chiellini, Andrea Barzagli y Leonardo Bonucci, que resultó muy difícil de superar. El guardameta Gianluigi Buffon también estuvo muy acertado. Se llevó el premio al mejor jugador del partido por su actuación bajo los palos.

Pero algo tenía que ceder, y el atacante uruguayo iba a ser el hombre que pusiera todo patas arriba.

Suárez deja su huella en Chiellini

En el minuto 79, Suárez se tomó la justicia por su mano cuando, tras un breve forcejeo en el área, se abalanzó sobre Chiellini y mordió el hombro izquierdo del italiano. Lo que se le pasó por la cabeza en ese momento de locura sólo lo sabrá el delantero.

Con el VAR como parte del juego moderno, es imposible que el delantero saliera de la escena sin una tarjeta roja, pero el árbitro mexicano Marco Rodríguez tuvo muy poca ayuda ese día. Al pasar por alto el incidente, e incluso ignorar las marcas de mordiscos dejadas en el hombro de Chiellini, el árbitro no tuvo más remedio que permitir que Suárez continuara como si no hubiera pasado nada. Tal vez el atacante se ayudó a sí mismo a salirse con la suya en el mordisco con sus habituales ademanes en el suelo.

El dramatismo no se detuvo ahí. Uruguay se adelantó poco después gracias a un gol de Diego Godín. A continuación, se produjeron numerosos altercados tanto dentro como fuera del campo, pero la victoria por 1-0 fue para Uruguay. La celeste pasó a octavos de final en segunda posición, mientras que Italia se fue a casa por ser tercera.

¿Qué pasó después?

Como suele ocurrir en el fútbol, los jugadores más astutos pueden salirse con la suya. Eso es lo que le ocurrió a Suárez, que, como ya se ha dicho, se libró de su vergonzoso acto en el campo. Sin embargo, poco después fue observado con lupa por los funcionarios de la FIFA.

El organismo rector, que tal vez actuó con la misma falta de ética que Suárez, aunque de manera diferente, sancionó al delantero con nueve partidos internacionales. Además le asignó, cuatro meses de suspensión de toda actividad relacionada con el fútbol. Finalmente, el organismo rector del fútbol le impuso una multa de 100.000 francos.

La FIFA explicó que la duración de la sanción -la más larga en la historia de la Copa del Mundo- se basó no sólo en el incidente con Chiellini, sino también en las anteriores infracciones de Suárez por morder, que fueron dos. Uruguay hizo todo lo posible por apelar la decisión, pero, como era de esperar, fue rápidamente rechazada. Sin embargo, más tarde se permitió a Suárez participar en los entrenamientos y, de hecho, jugar partidos amistosos con su club, el Barcelona.

Con la decisión, el Mundial del delantero se acabó oficialmente. Poco después le siguieron sus compañeros, que sucumbieron a una derrota por 2-0 ante su rival sudamericano, Colombia, en los octavos de final.

Más polémica con Suárez en el Mundial y más allá de Chiellini

Sorprendentemente, el infame mordisco puede que ni siquiera sea el momento más controvertido de la montaña rusa de la carrera de Suárez hasta ahora. De hecho, ni siquiera fue su primer gran momento de locura en el Mundial.

Cuatro años antes, el delantero se convirtió en un villano instantáneo en el encuentro de cuartos de final contra Ghana, cuando en la prórroga salvó con sus manos un disparo que iba a ser gol, de forma fantástica, pero obviamente ilegal. A continuación, Asamoah Gyan se vio obligado a lanzar un penal que rebotó en el larguero, para alegría de Suárez, que en ese momento se paseaba por el túnel de vestuarios con gran alegría. El partido se fue a los penaltis y Uruguay se impuso.

Sin embargo, volviendo a los mordiscos, como ya se ha dicho, el encuentro con Chiellini no fue la primera vez que Suárez se metió en un lío. Cuando jugaba en el Ajax en 2010, el delantero fue suspendido por su club durante dos partidos por morder a Otman Bakkal, del PSV. La autoridad futbolística holandesa aumentó rápidamente la sanción a siete partidos de liga.

Un incidente similar ocurrió apenas tres años después, cuando el ahora delantero del Liverpool le clavó los dientes al defensa del Chelsea Branislav Ivanović. Al igual que en el incidente contra Italia, los árbitros no vieron el mordisco y el delantero empató el partido en el tiempo de descuento. Pero tampoco pudo escapar de la sanción. La FA envió un mensaje a los futbolistas de todo el mundo con una sanción de 10 partidos para el uruguayo.

Luis Suárez muerde a Branislav Ivanovic en 2013

Además de las mordidas, también hubo una tormenta de racismo en torno a Suárez en 2011. El uruguayo fue declarado culpable por la FA de abusar racialmente del defensa del Manchester United Patrice Evra. El delantero fue sancionado con ocho partidos y una multa de 40.000 libras. Además, se negó a estrechar la mano del lateral antes del siguiente encuentro entre ambos equipos.

Chiellini no guarda rencor a ‘Lucho' Suárez

Sorprendentemente, Chiellini reveló más tarde en su autobiografía que no tiene malos sentimientos hacia el uruguayo y lo que hizo ese día, según informó ESPN.

“La malicia forma parte del fútbol, yo no la llamaría ilegítima”, señaló Chiellini en el libro ‘Io, Giorgio'. “Para superar a un rival hay que ser inteligente. Admiro su astucia. Si la perdiera, se convertiría en un delantero corriente.”

“Marqué a Cavani durante casi todo el partido, otro tipo difícil de marcar y al que no nos contuvimos. De repente me di cuenta de que me había mordido en el hombro. Fue una casualidad, pero esa es su estrategia en el cuerpo a cuerpo y, si se me permite decirlo, también es la mía. Él y yo somos parecidos, y me gusta enfrentarme a atacantes como él”.

Es muy poco probable que los demás miembros de la selección y, de hecho, todo el país de Italia compartieran ese sentimiento, tras haber sido eliminados del Mundial de 2014 a costa de Suárez y Uruguay.

El delantero, por su parte, no tuvo tanto que decir como su antiguo enemigo, afirmando que tuvo contacto con el hombro del defensa, nada más, y añadiendo la típica respuesta de usar y tirar de “estas cosas pasan”. Pero la verdad es que fue un acto despreciable, del que el ex jugador del Liverpool y del Barcelona seguramente se arrepentirá por el resto de sus días.

No habrá reunión en el Mundial de 2022

Puede que Qatar represente la última vez que los aficionados, e incluso los enemigos, vean el desparpajo de Suárez en la Copa Mundial, ya que el atacante sigue formando parte de la configuración de Uruguay. Pero Chiellini, tres años mayor que Suárez, no estará definitivamente en el Mundial de este invierno por más de una razón. La principal, por supuesto, el hecho de que Italia no se haya clasificado para la fase final de Qatar.

Esto supuso una gran sorpresa para el mundo del fútbol, los ganadores de la Eurocopa 2022 perdieron ante Macedonia del Norte en una eliminatoria de clasificación. Ello significó que los gigantes europeos se han quedado sin un puesto en el Mundial por segunda vez consecutiva. Incluso si Italia hubiera llegado hasta Qatar, su antiguo líder Chiellini probablemente lo habría visto desde la comodidad de su casa. Chiellini colgó las botas a principios de este año. Su 117º y último partido con Italia fue en la Finalísima de junio contra Argentina.

Chiellini se marchó en el descanso del partido, que enfrentaba al campeón de la Eurocopa con el campeón de la Copa América, y se retiró como el quinto jugador de su país que más veces ha jugado, igualado con el centrocampista Daniele De Rossi. Sólo le faltaron nueve para superar al legendario Paolo Maldini. Pero, al menos, Chiellini puede decir que ha conseguido más goles internacionales que el icono del AC Milan. Sus ocho tantos superan por poco los siete de Maldini.