Ronaldo confesó al detalle cómo fue su calvario en la previa de la final  del Mundial '98 - Infobae

Con el Mundial de 2022 en Qatar a punto de comenzar en noviembre, echamos un vistazo a la historia de la Copa del Mundo para ver los momentos buenos, los malos y los increíbles que permanecen en nuestra memoria hasta el día de hoy y que perdurarán para siempre. El Mundial de 1998 es famoso por muchas cosas. David Beckham arremetiendo contra el argentino Diego Simeone es uno de los recuerdos imborrables para los aficionados ingleses. Al igual que Michael Owen mostrando una velocidad devastadora para irrumpir por detrás y marcar algo fabuloso en el mismo partido. Sin embargo, para algunos, Francia 98 será todo sobre cómo el brasileño Ronaldo, apodado el mejor jugador del mundo antes del torneo, se rompió misteriosamente horas antes de la final, sólo para jugar y ser una sombra del jugador que devastó las defensas y entretuvo a las multitudes durante las dos semanas anteriores.

Apareció en escena a una edad temprana

Antes del Mundial de 1998, Ronaldo Luís Nazário de Lima, más conocido como Ronaldo, había pasado cuatro años aterrorizando a porteros y defensas en Brasil, Holanda, España e Italia. Con sólo 17 años, marcó 34 goles en una sola campaña con el Cruzeiro. Esto propició su fichaje por el PSV de la Eredivisie. En Holanda, el brasileño siguió marcando a un ritmo vertiginoso, lo que hizo que el Barcelona le llamara.

En tan sólo una temporada a las órdenes de Bobby Robson en el Camp Nou, Ronaldo anotó 34 goles en 37 partidos. Además, marcó uno de los mejores goles de la historia al regatear desde su propio campo, superando a seis o siete jugadores antes de marcar con frialdad al final de lo que fue una sensacional carrera en solitario. Son famosas las imágenes de Robson de pie en la línea de banda con las manos en la cabeza. La expresión de incredulidad en su rostro, como si dijera “qué demonios acabo de ver hacer a este chico”.

Al año siguiente, en Italia, el joven de 20 años siguió dejando atrás a los defensas. La combinación de una gran habilidad e imaginación con una velocidad aterradora y un instinto asesino de cara a la portería rompio con todo. Terminó su primera campaña en la Serie A con 25 goles.

Además, marcó seis goles en la victoria del Inter de Milán en la Copa de la UEFA de esa temporada. En la propia final, el joven jugador ofreció una de sus mejores actuaciones hasta la fecha. Frente a un potente equipo del Lazio, Ronaldo hizo estragos en la defensa, rematando al poste con un potente disparo desde fuera del área en la primera parte, antes de desmarcarse de la zaga rival y sortear al portero con estilo a 20 minutos del final. Sentenciando, así, el partido para el Inter.

Temido por todos

Antes de la cita de la FIFA de 1998 en Francia, poca gente consideraba a Ronaldo como algo menos que el jugador más temible. El delantero venía de tres temporadas fantásticas desde que cambió la Serie A brasileña por la riqueza del fútbol europeo. Los defensores que habían intentado frenarlo durante ese tiempo habían fracasado. Por lo tanto, es justo decir que no había escasez de expectativas sobre los hombros del joven de 21 años.

Y lo hizo con la presión. Durante el segundo partido de la fase de grupos, el número 9 de Brasil dio una oportuna asistencia al veterano Bebeto. Ronaldo también marcó durante ese partido. Llegó a la espalda, de forma característica, antes de aplicar un mortal remate de primera intención de media volea. Ese gol fue una señal de lo que estaba por venir.

En el primer partido de eliminatorias de Brasil, el hombre que se está convirtiendo en la mercancía más codiciada del fútbol mundial marcó dos goles. El primero fue de penalti y tuvo un poco de suerte. El portero chileno llegó a tocar el balón con la punta de los dedos. El segundo no tuvo nada de suerte. Ronaldo marcó con su habitual precisión tras recibir un pase fuera del área en la parte derecha del campo.

Dinamarca fue el siguiente país que se atravesó en su camino y aunque el joven delantero no marcó, desempeñó un papel fundamental en la victoria por 3-2, dando dos asistencias. En la semifinal, el hombre cariñosamente apodado R9 volvió a disparar a casa, mostrando un movimiento oportuno para colarse por detrás de la defensa, antes de dar un hábil primer toque y aplicar un tranquilo remate. En la tanda de penaltis, el asesino de la cabeza afeitada no pudo evitar que su país triunfara y se clasificara para la final.

La enfermedad golpea a Ronaldo en 1998

Los partidos más importantes están hechos para los mejores jugadores, y antes de la final de la Copa del Mundo de 1998, Ronaldo era casi el mejor jugador del planeta. El escenario estaba preparado en el Stade de France de París, pero Ronaldo no iba a dar el espectáculo que el mundo esperaba.

Pocas horas antes de que los equipos se dirigieran al estadio, Ronaldo, en su habitación de hotel, sufrió un ataque. La noticia de esta inesperada e inexplicable enfermedad no tardó en llegar al seleccionador brasileño, Mario Zagallo, que tomó la obvia decisión de nombrar un once inicial en el que no figuraba el nombre de su mejor jugador.

Sin embargo, la historia no terminó ahí. Mucho tiempo después de la final de 1998, Zagallo recordaba que, tras nombrar su once inicial y llegar al estadio para preparar el partido, Ronaldo apareció diciendo que había superado lo que le había hecho caer enfermo y exigió jugar. Sabiendo lo importante que era el joven para el equipo y para la nación, Zagallo lo puso en el equipo.

La desesperación brasileña en París

¿Fue la decisión correcta hacer jugar a Ronaldo? Desde un punto de vista médico y de bienestar, posiblemente no, pero es fácil ver el dilema al que se enfrentaba Zagallo. Aquí estaba el mejor jugador del mundo, un jugador capaz de marcar la diferencia. ¿Podía realmente dejar a R9 al margen cuando el propio jugador le había dicho que estaba en condiciones de jugar? Habría sido un movimiento audaz, eso es seguro.

Para alegría de los hinchas brasileños y de casi todos los que no estaban relacionados de alguna manera con la selección francesa, Ronaldo fue titular, pero no tardaron en darse cuenta de que el delantero no estaba bien. Un jugador descrito a partir de su enorme potencia, que a menudo hacía que algunos de los mejores defensores del juego parecieran amateurs, simplemente no pudo dar lo mejor de sí. Su toque de balón no fue el adecuado, no explotó como antes y los defensores franceses no tuvieron problemas para controlar su escaso peligro.

Los franceses no sólo se defendieron con cierta facilidad de Ronaldo, algo impensable antes del partido, sino que se impusieron a un equipo brasileño claramente conmocionado por el incidente de su estrella.

Tras el partido, una vez revelado el problema de salud de Ronaldo a los medios de comunicación de todo el mundo, se lanzaron todo tipo de teorías y conspiraciones. Algunos decían que el delantero sufría de epilepsia, y otros creían que su crisis se debía al estrés que suponía ser catalogado como el mejor jugador del mundo. Sólo Ronaldo y sus allegados sabrán la verdadera causa de los problemas que le impidieron dar lo mejor de sí en París.

La vida de Ronaldo después de la decepción de 1998

Al final, la carrera de Ronaldo se convirtió en una especie de montaña rusa que contenía tremendos altibajos. La decepción de sus problemas de salud antes de la final de la Copa del Mundo de 1998 iba a ser la primera de muchas para un jugador cuya innegable y rara habilidad le valió el apodo de O Fenômeno.

Durante la temporada 1999-2000, Ronaldo, que ahora era el capitán de su club, sufrió una lesión que muchos siguen considerando como una de las peores que ha visto el fútbol de élite. El delantero se rompió los tendones de la rodilla. Tras una operación y seis meses de recuperación, Ronaldo regresó, pero, por desgracia, su mala suerte no había terminado.

A los pocos minutos de su esperado regreso, el hombre que antes no podía dejar de marcar, cayó al suelo, con la cara inundada de un dolor agónico. Se había lesionado de nuevo los tendones de la rótula, esta vez con una rotura total. Se creía que el otrora imparable delantero brasileño estaba acabado, aunque R9 era algo más que un talento futbolístico en bruto. También tenía determinación. Luchó por recuperar un nivel aceptable de forma física y, tras perderse por completo la temporada 2000-2001, estuvo listo para volver para el Mundial de 2002.

La venganza de Ronaldo tras 1998

Muchos se preguntaban si el delantero del Inter de Milán estaría realmente preparado para el Mundial de Japón 2002 después de haberse perdido tanto fútbol durante los dos años anteriores. Pero, como hizo con frecuencia a lo largo de su carrera, O Fenômeno silenció a sus críticos con algunas actuaciones deslumbrantes.

Con Ronaldo aparentemente en forma para completar un ataque en el que también estaban Ronaldinho y Rivaldo, Brasil parecía dispuesto a dar un golpe de timón. Lo hizo venciendo a Turquía en la primera jornada. R9 marcó uno de los dos goles, rematando de primeras un centro medido enviado por el zurdo Rivaldo.

En la segunda jornada, el delantero volvió a hacer de las suyas, eludiendo a su marcador para marcar un gol de cazador furtivo en el segundo palo. Para el último partido de la fase de grupos, los brasileños también se mostraron pletóricos y marcaron cinco goles, dos de ellos de Ronaldo.

En la fase eliminatoria de la competición, Ronaldo añadió dos goles más a su cuenta antes de que Brasil llegara finalmente a la final, donde se enfrentaría a Alemania. Como pocos equipos podrían hacerlo, con su delantero estrella en plena forma, los Samba Boys pusieron a los alemanes en su sitio en el Nissan Stadium de Yokohama. Ronaldo marcó dos goles en la victoria por 2-0 y se llevó la Bota de Oro con ocho tantos.

Ronaldo Nazario sigue siendo el jugador más joven en ganar el Balón de Oro, con 21 años, un premio que ha ganado en dos ocasiones.

Un verdadero grande

En los años siguientes, aunque las lesiones siguieron golpeando, Ronaldo, que ganó dos veces el Balón de Oro y fue coronado tres veces como Jugador Mundial de la FIFA, consolidó su posición entre los mejores jugadores de la historia.

En 2011 se retiró tras haber participado en tres Copas del Mundo, una de las cuales ganó, y haber sido un jugador clave en algunos de los clubes más importantes del mundo, como el Barcelona, el Inter de Milán, el AC Milan y el Real Madrid. Marcó 284 goles en 384 partidos de su carrera en el fútbol de clubes, y ganó muchos trofeos, como la Copa de la UEFA, la Copa del Rey y la Recopa de la UEFA. Ronaldo también se proclamó campeón de Liga en dos ocasiones con el Real Madrid, en 2003 y 2007.

A nivel internacional, los logros de Ronaldo son igual de impresionantes. O Fenômeno podrá recordar una carrera que incluye un Mundial y dos Copas América. A menudo, el autor de goles maravillosos, Ronaldo metió el balón en el fondo de la red 62 veces en 98 partidos con su país. Sólo Neymar y Pelé han marcado más goles con la famosa amarilla de Brasil.

La crisis antes de la final de la Copa del Mundo de 1998, que condujo a la desesperación de Brasil y a que Ronaldo pareciera una sombra del jugador que había sido días antes, será siempre memorable. Pero son tales los logros del gran delantero que la gente lo recordará por mucho más. Si alguna vez hubo un jugador digno de ser etiquetado como “El Fenómeno”, ése es Ronaldo.