José Luis Chilavert - Perfil del jugador | Transfermarkt

Con el Mundial de 2022 en Qatar a punto de comenzar en noviembre, echamos un vistazo a la historia de los Mundiales para ver los momentos buenos, los malos y los increíbles que permanecen en nuestra memoria hasta el día de hoy y que perdurarán para siempre. En este caso, recordamos el gran Mundial de 1998 y a su peculiar protagonista: José Luis chilavert.

Cuando el reloj marcaba los 72 minutos en el soleado Stade Le Mosson de Montpellier, el marcador en Bulgaria y Paraguay estaba empatado a cero. En un anodino partido de la fase de grupos de la Copa del Mundo 98, el público, que hasta entonces se había aburrido como una ostra, se puso de repente en guardia. Paraguay había ganado un tiro libre a unos treinta metros de la portería de Zdravko Zdravkov. El número uno búlgaro vio cómo su homólogo se adelantaba para reclamar la responsabilidad del balón muerto.

Para José Luis Chilavert, este territorio era familiar. Sin embargo, estaba a punto de convertirse en el primer portero de la historia en lanzar un tiro libre directo en la fase final de la Copa del Mundo.

Con una carrera en ángulo y un rápido disparo de su legendaria pierna izquierda, Chilavert envió el balón con un arco amplio hacia la esquina superior de la portería. Su disparo parecía perfecto, destinado a rozar la parte inferior del larguero y rebotar en la red antes de que la mano izquierda de Zdravkov se alzara para impedirlo.

El sublime gol de Chilavert desde lejos fue precedido por cientos más durante su carrera. El Buldog marcó más de 60 goles con su club y su país antes de quitarse los guantes definitivamente en 2004.

Los ingredientes de un inconformista

José Luis Chilavert no siempre fue el especialista en jugadas a balón parado más inusual del fútbol. Si bien al principio de su carrera se le permitió incursionar en las pelotas paradas con el Sportivo Luqueño paraguayo, no fue hasta su traslado a Europa con el Real Zaragoza español que comenzó a encontrar su fluidez y a perfeccionar sus habilidades.

En los 122 partidos que disputó con el San Lorenzo argentino antes de su traslado a España en 1988, Chilavert no marcó ni un solo gol. Por ello, el portero se esforzó mucho en el campo de entrenamiento con el Zaragoza. Se quedaba a practicar más de 100 tiros por sesión para mejorar su precisión.

En 1989, Chilavert se estrenó como internacional con la selección de Paraguay. El guardameta consiguió marcar su primer gol en un partido de clasificación para el Mundial contra Colombia. Aunque tuvo que esperar bastante tiempo para marcar su penalti, ya que hordas de policías y funcionarios irrumpieron en el campo después de que se concediera.

Sin embargo, la vida en el club no era tan emocionante. En una entrevista sobre su etapa en la Liga, Chilavert dijo que los hinchas solían “alucinar” cuando regateaba con el balón y le “gritaban” que volviera a la portería. Sin embargo, la amenaza de Chilavert en las jugadas a balón parado no pasó desapercibida. Se le permitió lanzar un penalti contra la Real Sociedad en la temporada 1989/90, que convirtió con maestría.

Sin embargo, Chilavert perdió la atención durante las celebraciones posteriores y la Real empató nada más reanudarse el partido. La afición zaragozana no veía con buenos ojos las excentricidades de su guardameta y poco después fue vendido a su tierra natal, donde Vélez Sarsfield lo recibió con los brazos abiertos.

Los tiros libres de Chilavert pasan a primer plano mundial

En Vélez Sarsfield, en el barrio bonaerense de Liniers, Chilavert encontró en Carlos Bianchi a un entrenador dispuesto a adoptar los elementos más extraños del juego del portero. Allí floreció con la libertad que se le concedió. Y, aunque su especialidad a balón parado siguió escribiendo los mayores titulares en Argentina y fuera de ella, Chilavert contaba con una serie de dotes de guardameta de talla mundial. Su espectacular capacidad para detener disparos estaba a la altura de cualquiera.

Chilavert desarrolló su habilidad para cumplir en las grandes ocasiones. Su primer gol con Vélez le valió un empate ante Estudiantes que aseguró el título del Clausura para su club. El arquero ganaría cuatro títulos nacionales y cinco internacionales durante su década en el Fortín. Entre sus 48 goles, se enumeran muchos tantos fundamentales.

En un partido de 1966, Chilavert gritó: “¡apártense que voy a marcar!”. Esto, antes de lanzar un tiro libre desde su propio campo que encontró la red contra su rival River Plate. Para la temporada 1997/98, Chilavert marcó diez goles en 35 partidos de liga con el Vélez. El mismo año ganó uno de sus tres premios al mejor portero del mundo de la IFFHS (1995, 1997 y 1998). En 1999, se convirtió en el primer portero que se conoce en marcar un triplete en la historia del fútbol profesional. Anotó tres penaltis contra el Ferro Carril Oeste.

El estatus de leyenda de Chilavert en Sudamérica parecía aumentar con cada actuación. Su reputación de espectacularidad le seguiría en la escena internacional.

Chilavert y Paraguay: destinos entrelazados

La relación de Chilavert con la selección paraguaya fue un poco de amor-odio tras su debut inicial en 1989. Entre ese año y 1992, sólo ganó siete partidos más con su país. No obstante, menos de 12 meses después era la primera opción del equipo bajo los palos y marcó su segundo gol para su país contra Perú en agosto de 1993.

Cuando terminó la campaña de clasificación de la CONMEBOL para el Mundial de Francia 1998, Chilavert había jugado más de 20 veces con Paraguay, duplicando su cuenta de goles en el camino con un primer tiro libre contra Argentina (1996) y un penal contra el mismo rival un año después. Paraguay terminó segundo del grupo, por detrás de Argentina, por delante de las selecciones de Colombia y Chile. Se clasificó para el torneo por segunda vez desde la década de 1950.

Bajo la dirección del seleccionador brasileño Paulo César Carpegiani, Paraguay llevó al Mundial de Francia 1998 un equipo ilusionante. Ilusionante, pero inexperto: con la mitad de los 22 integrantes con diez o menos convocatorias.

14 jugadores diferentes -incluyendo a Chilavert- se combinaron para marcar 21 goles con Paraguay durante su trayectoria hacia la clasificación de Sudamérica. Con Roberto Acuña, Miguel Ángel Benítez y César Ramírez como los únicos miembros de Europa en sus filas, había una unión en el campamento de los guaraníes que les serviría en Francia.

Copa Mundial 1998: Chilavert hace historia

A sus 32 años y en su formidable plenitud, José Luis Chilavert fue el capitán de Paraguay en el Mundial de 1998. Lideró a sus compañeros en el Stade de la Mosson para enfrentarse a Bulgaria en la primera jornada del Grupo D, el 12 de junio.

Antes del partido, se le preguntó a Chilavert por el peso de la expectativa sobre sus hombros como capitán, aunque bromeó: “¿Presión? Esto es sólo un partido de fútbol. Cuando no sabes cómo alimentar a tus hijos, eso es presión”, respondió. Chilavert parecía ciertamente relajado y despreocupado cuando estuvo a punto de plantar en la red búlgara el primer tiro libre directo lanzado por un portero en la historia de la Copa Mundial. En retrospectiva, parece una inmensa tragedia que el portero búlgaro Zdravko Zdravkov realizara la parada que hizo para evitar el disparo de Chilavert.

En la segunda jornada, en Saint Etienne, los atributos más tradicionales de Chilavert como guardameta serían puestos a prueba por un equipo español que contaba con Luis Enrique, Raúl y Fernando Morientes. Aunque el Bulldog no flaqueó en su empeño y realizó una secuencia de excelentes paradas de reacción para mantener el 0-0 en el marcador.

Con el Grupo D cerrado, Paraguay necesitaba convertir los empates en victorias. Los sudamericanos realizaron una de sus mejores actuaciones en la Copa Mundial, al vencer a Nigeria por 3-1 en Toulouse el 24 de junio. Chilavert fue derrotado por primera vez en Francia por Wilson Oruma. Aun así, sus acrobacias durante el resto de la eliminatoria proporcionaron una sólida plataforma para el éxito paraguayo. Su victoria les valió el pase a las rondas eliminatorias junto a los africanos, ya que España quedó fuera del torneo junto a Bulgaria.

Copa del Mundo 1998: La salida y las secuelas

Cuatro días más tarde, Paraguay se enfrentó a Francia, país anfitrión y favorito de la competición, en Lens. Y aunque los Bleus tenían una clase superior y el apoyo de más de 30.000 personas en el Stade Félix-Bollaert, no pudieron doblegar a los modestos.

Una combinación de entradas industriales, una defensa tenaz y más heroicidades de Chilavert llevaron el choque de octavos de final a la prórroga. Allí, un remate del defensa Laurent Blanc en el minuto 114 acabó por separar a los equipos. Paraguay estuvo a pocos minutos de llegar a una tanda de penaltis en la que bien podría haber tenido ventaja. Sobre todo con la considerable presencia de Chilavert al acecho, aunque su logro en Francia se sigue considerando vasto.

Las actuaciones de Chilavert le valieron una merecida selección para el panel de “All Star” del torneo. En él, se encontraban 16 de los mejores jugadores de la Copa del Mundo de 1998, según los que lo eligieron. Después, Chilavert juró que se convertiría en el primer portero en marcar en una Copa del Mundo en futuras iteraciones, aunque este guardameta tan grande nunca tuvo la oportunidad de volver a jugar en una.

El veterano guardameta cerró su etapa como jugador en su querido Vélez Sarsfield, con el que jugó por última vez en 2004. El año anterior jugó su último partido con Paraguay, y cuando vistió los colores de su país por última vez, había anotado ocho goles en 74 partidos. Esto lo convirtió en el portero internacional más goleador de todos los tiempos, un récord que aún se mantiene.