La tradición detrás del Union Berlin y los villancicos en Navidad

Cómo las festividades se convirtieron en un momento clave para la identidad del modesto equipo alemán.

Algo maravilloso de este deporte es descubrir las tradiciones que tienen los equipos de fútbol. Muchas de ellas van surgiendo de manera orgánica a través de los años, y los hinchas las impulsan hasta que se convierten en parte inherente de la identidad de los clubes, y llegan a ser inseparables de la institución en sí. Algo así sucede con una de las más peculiares de estas costumbres: la que tiene el Union Berlin con los villancicos de Navidad.

El club, fundado en 1966 y que disputa actualmente la Bundesliga y la UEFA Champions League, tuvo montones de altibajos a lo largo de su rica historia. Y aquella tradición es una fascinante parte de la misma, además de que se sigue repitiendo y explotó en popularidad en los últimos años. En Balón Latino, te contamos en qué consiste y cómo surgió este movimiento.

Te puede interesar: La historia de Ricardo Friedrich, el único latino que jugó en el FC Santa Claus

Cómo empezaron los villancicos navideños en el Union Berlin

Primero, repasamos un poco de la historia de la institución. Fundado en 1966 en la zona oriental de la capital alemana, el Union Berlin no solo es conocido por su desempeño en el terreno de juego, sino también por su vínculo estrecho con la comunidad local. A lo largo de los años, este club ha cultivado una relación especial con sus seguidores, quienes no solo son aficionados, sino también guardianes de las tradiciones que hacen única a esta institución.

Nació durante la Guerra Fría como un club de clase obrera, y se posicionó políticamente en contra de Alemania Oriental, que solía favorecer a los clubes de élite. De esta manera, militaron en las categorías más modestas del país hasta llegar a la primera división, algo soñado para los hinchas. Tras una profunda crisis económica en aquel entonces, logró ganar la Copa del Alemania en la temporada 2000/01 y clasificarse para la UEFA.

Para el año 2002, el club estaba pasando por uno de sus momentos más difícil desde lo deportivo y lo institucional. En el último partido antes de parar por las festividades a fin de año, los seguidores empezaron a recitar villancicos desde la tribuna. Un año después, 89 de los fanáticos más fieles del Union Berlin se colaron en el centro del estadio de An der Alten Forsterei, comieron pastel, tomaron vino, y cantaron villancicos.

El nacimiento de una tradición: Union Berlin y los villancicos, una relación que perdura hasta hoy

Esos 89 locos se convirtieron en más de 25.000 personas durante los últimos años, ya que excepto por el año en el que no se pudo realizar por la pandemia, esta costumbre se siguió dando cada 23 de diciembre para recibir al período de festividades. La propia dirigencia desempeña un papel activo en la organización de este evento, ya que no se trata de algo espontáneo, sino que es una experiencia que une a la afición.

Se lleva a cabo de esta manera: cada hincha recibe al entrar un libro con la letra de los villancicos, y los recitan a lo largo de 90 minutos, como si fuera un partido de fútbol. Además todos llevan velas, y siguen tomando vino, como en aquella noche que empezó con todo en 2003. De vez en cuando, los propios jugadores participan de la reunión.

La tradición de los villancicos ha dejado una marca indeleble en la identidad del Union Berlin. Este club, que ya se destacaba por su carácter distintivo y su relación cercana con la comunidad, ha encontrado en la celebración navideña una manera única de expresar su conexión con la gente. Los villancicos no solo son canciones festivas; son la banda sonora de una historia compartida entre el club y sus seguidores.

Ivan Castillo

Ivan Castillo

Iván Castillo nació el 29 de diciembre de 1997 en Buenos Aires, Argentina. Desde pequeño, descubrió dos de sus pasiones más grandes: la escritura y los deportes. Entre 2016 y 2019, estudió en la Universidad de Palermo y se graduó como guionista de cine y televisión. Durante su carrera, fue escritor y director de varios cortometrajes. Después de recibirse, sus primeros trabajos fueron como redactor de tecnología, videojuegos y deportes en varios medios digitales con diversos públicos y enfoques, como El Intransigente y Bolavip. Esto lo llevó a comenzar a estudiar la Licenciatura en Comunicación Periodística en la Universidad Católica Argentina en 2021. Actualmente, cubre la actualidad del mercado de pases como redactor de Balón Latino.