Roy Keane's style didn't get more out of me - it could be intimidating' |  OTB Sports

Roy Keane será conocido para siempre como una leyenda del Manchester United. Pero, ¿tiene el ex jugador de la República de Irlanda el mismo estatus para su país? Sus 67 partidos con los chicos de verde sugieren que así es, pero sus acciones antes de la Copa Mundial de 2002 pueden sugerir lo contrario.

El torneo más importante del mundo, justo después del cambio de siglo, debía ser un momento de alegría para toda Irlanda. Especialmente, con sus seguidores preparados para asistir a la que era la tercera aparición de su país en el gran escenario. Anteriormente, Irlanda había viajado a Italia y a Estados Unidos, en 1990 y 1994 respectivamente. En ambas ocasiones se enfrentó a las mejores selecciones del mundo.

En Italia '90 se alcanzaron los cuartos de final, y en Estados Unidos '94 se llegó a los octavos de final. Pero a esto le siguió el fracaso de la clasificación para la competición de 1998 en Francia. Por tanto, para cuando llegaron Japón y Corea del Sur en 2002, Irlanda estaba lista para dejar su huella en el fútbol mundial una vez más.

Irlanda impresiona en la clasificación para el Mundial

No habia sido en absoluto un camino fácil para Irlanda hasta la fase final de la Copa del Mundo. Todo lo contrario. Los pesos pesados de Europa, Portugal y Holanda, se interpusieron en su camino en el Grupo 2 de clasificación de la UEFA. Pero el coraje y la determinación de Irlanda la llevaron a un fantástico segundo puesto, por detrás de Portugal. Ambas naciones pasaron invictas por el grupo, con siete victorias y tres empates.

Sin embargo, los portugueses, que tenían una gran capacidad goleadora, se hicieron con el primer puesto gracias a su mayor diferencia de goles, con estrellas como Luis Figo, Pauleta y Nuno Gomes en su mejor momento. El trío anotó 21 goles entre los tres. El máximo goleador de Irlanda fue, sorprendentemente, el propio Keane, que anotó cuatro goles desde el centro del campo.

Puede que el fútbol no haya sido tan bonito como el de Portugal o el de Holanda, pero la estricta defensa de Irlanda limitó el número de goles encajados a unos increíbles cinco. Esto, ayudó a los valientes chicos de verde a asegurarse el segundo puesto del complicadísimo grupo.

Parecía duro entonces que tal racha no fuera suficiente para asegurar la clasificación automática a la fase final, y que Irlanda se viera obligada a enfrentarse a Irán en una eliminatoria a doble partido. Sin embargo, Ian Harte y Robbie Keane se encargaron de que el país empezara de la mejor manera posible tras el primer partido. La victoria por 2-0 en Dublín, seguida de la derrota por 1-0 en Teherán deslumbraron. Ello significó que Irlanda llegara a la fase más importante de todas gracias a una victoria global por 2-1.

Un comienzo miserable de la vida en Japón para Keane y compañia

Sin embargo, la alegría no duró mucho, ya que las tensiones comenzaron a aumentar desde el primer momento. Se trataba de la primera Copa del Mundo que se celebraba en Asia, la primera que se celebraba fuera de América o Europa. También la primera que era organizada conjuntamente por más de una nación. Además, China, Ecuador, Senegal y Eslovenia se estrenaban en la competición.

Mientras tanto, un tal Ronaldo lideraba una selección brasileña de enorme talento en la que también figuraban figuras como Roberto Carlos, Ronaldinho y Rivaldo. Por lo tanto, los medios de comunicación tenían muchas historias de las que hablar, pero nada de eso importaba a quienes escribían las historias en Irlanda. Estaban centrados en una cosa, y sólo en una cosa: la dramática salida de Roy Keane del torneo, antes de que se hubiese jugado un solo balón.

Todo comenzó en el aeropuerto. Keane relató a los lectores de su autobiografía el viaje desde la capital irlandesa: “El aeropuerto de Dublín está abarrotado, no puedes moverte. Llevamos el equipaje de un mes por el vestíbulo principal. Nos registramos. Viajamos con KLM, por la ruta panorámica, vía Ámsterdam y Tokio. Aficionados, periodistas, jugadores y funcionarios se mezclan. La imagen del paquete turístico vuelve a venir a la mente. En medio del caos, el Taoiseach, Bertie Ahern, llega para despedirnos”.

Las cosas fueron empeorando a partir de ese momento, y Keane no quedó impresionado al llegar a Saipán, la isla base de Irlanda durante una semana para realizar un entrenamiento ligero antes de los partidos. El equipo de entrenamiento, el material médico y los balones de fútbol no aparecían por ninguna parte. Pronto se supo que no habían llegado junto con la plantilla. A continuación, los jugadores descubrieron que la superficie era demasiado dura para entrenar.

Choque de caracteres: Keane vs Bonner

Para colmo de males, a continuación, se produjo una disputa entre Keane y el entrenador de porteros Packie Bonner. Ante esto, la situación obligó al centrocampista a no tener más remedio que abandonar el equipo y regresar a Manchester.

Afortunadamente para McCarthy y compañía, Keane acabó calmándose y se le convenció para que se quedara. Sin embargo, al mismo tiempo, su compatriota Colin Healy estaba preparando sus maletas en casa, tras haber sido llamado como sustituto de Keane, que parecía haberse marchado.

Pero, por el momento, el hombre del Man United seguía siendo el dueño de su propio destino. De nuevo, eso no duró mucho. El héroe irlandés había hablado con la prensa, dejando claro su descontento con la situación en Saipán, siendo las malas instalaciones el principal motivo de su frustración.

Al parecer, un descontento McCarthy, entre otras cosas, se enfrentó a su jugador delante de toda la plantilla y el cuerpo técnico. Pero lo que ocurrió a continuación no fue, desde luego, lo que el entrenador quería que fuera la reunión.

El incidente

Ya sea que sorprenda o no a los que estaban dentro de la sala, siguió una implacable diatriba de Keane. Las palabras que salieron de la boca de Keane directamente hacia su jefe al parecer sonaban algo así como: “Eres un jodido imbécil. No te valoro como jugador, no te valoro como entrenador y no te valoro como persona. Eres un jodido gilipollas y puedes meterte la Copa del Mundo por el culo. No tengo ningún respeto por ti. La única razón por la que tengo algún trato contigo es porque de alguna manera eres el seleccionador de mi país. Puedes metértela por los cojones”.

Como era de esperar, McCarthy anunció entonces que había enviado a su capitán a casa, y esta vez, Keane no iba a dar marcha atrás. El jugador del Manchester United hizo las maletas y se marchó. Irlanda había perdido a su líder, a su capitán, a su sólido centrocampista. Ahora, se veía obligada a prepararse para su estreno en el torneo sin el hombre que había sido tan decisivo para llegar hasta allí en primer lugar.

La frustración de los chicos de verde llegó cuando se enteraron de que el plazo de la FIFA para nombrar a su plantilla había pasado. Healy no pudo ser nombrado como sustituto de Keane.

El Mundial de 2002 no fue la primera vez en que el centrocampista expresó su desaprobación de la Asociación de Fútbol de Irlanda, denunciando constantemente su enfoque amateur de la preparación de los partidos y sugiriendo que favorecía a los jugadores de Dublín, en contraposición a los de Cork, donde el centrocampista nació y creció.

Como demuestran casos como el de la FIFA, no todos los órganos de gobierno del fútbol tienen un historial limpio. La FAI no es diferente, como demuestran las acciones del ex director general John Delaney. Pero la diferencia esta vez fue que el capitán Keane estaba dispuesto a avergonzar públicamente a la organización.

Irlanda sigue sin su capitán Keane

Irlanda siguió adelante en Japón y Corea del Sur sin su feroz capitán. En gran parte gracias a otro Keane, el talentoso delantero Robbie, que terminaría el torneo como máximo goleador de Irlanda con tres tantos.

Sin embargo, fue Matt Holland quien anotó el primer gol de su país en la Copa Mundial desde que John Aldridge marcó contra México en 1994. El gol de Holland permitió empatar a uno con Camerún en Niigata. El marcador se repitió en el siguiente partido de la fase de grupos, contra Alemania en Kashima, y Robbie Keane empató en el último minuto después de que Miroslav Klose adelantara a los alemanes.

Keane volvió a marcar en el último partido de la fase de grupos contra Arabia Saudí en Yokohama. El delantero estuvo acompañado por Gary Breen y Damien Duff. Entre ellos, aseguraron la victoria de Irlanda por 3-0, y con ello el pase a los octavos de final contra España.

Robbie Keane fue el héroe una vez más, al marcar un penalti en los últimos segundos del partido para conseguir el empate (1-1) después de que su rival Fernando Morientes hubiera adelantado a los españoles. Pero esta vez el éxito de Irlanda fue efímero, ya que la dura realidad de la derrota en la tanda de penaltis los mandó a casa.

Como era de esperar, el delantero Keane marcó su lanzamiento, junto con el lateral Steve Finnan, pero Holland, David Connolly y Kevin Kilbane no tuvieron tanta suerte. ¿Habrían sido diferentes las cosas si el duro Roy Keane hubiera estado allí ese día?

Las consecuencias

Podría decirse que el temperamental Keane rio el último en la saga, ya que McCarthy dimitió de su cargo poco después de la competición. El país había tenido una actuación admirable en el mayor escenario posible, pero las derrotas ante Rusia y Suiza en la fase de clasificación para la Eurocopa 2004 devolvieron al equipo a la realidad con estrépito y provocaron la marcha del seleccionador.

No sólo allanó el camino para que Brian Kerr tomara el relevo en el banquillo, sino también para que Keane volviera al equipo, lo que hizo en 2004. Sin embargo, su regreso no fue exactamente como se esperaba, ya que Keane anunció su retirada poco después de que Irlanda no se clasificara para el Mundial de 2006.

El fútbol avanza rápidamente, e Irlanda parece haberse quedado atrás. La nación no ha logrado clasificarse para otra Copa del Mundo hasta el día de hoy y, recientemente, quedó tercera en su grupo de clasificación para el próximo torneo de 2022 en Qatar.