El recuerdo de Maradona de la final de Italia 1990 - AS Argentina

Criado de forma ruda en una barriada de las afueras de Buenos Aires, de baja estatura, pero de espíritu poderoso y con un apetito insaciable por los buenos momentos, Diego Armando Maradona fue el más emblemático de los iconos de Argentina y el mundo. Un futbolista tan enigmático y fascinante que dividió las lealtades de toda una nación. En el verano de 1990, Maradona caminaba sobre el agua. El Pibe de Oro tenía 29 años y acababa de llevar al Napoli, un club de la región que no era favorito, al segundo título de la Serie A de su historia. Había consolidado su estatus de semidiós en Campania.

Con los honores nacionales en el bolsillo, Maradona se preparaba para una nueva campaña en el Mundial con el defensor del título, Argentina. El torneo iba a ser organizado en las mismas tierras que acababa de conquistar con el Nápoles. Tras un primer recibimiento en Italia, Maradona pondría en práctica su considerable poder de persuasión en su hogar adoptivo, Nápoles. Allí, su popularidad arrastraría a un ejército de sus devotos a un doble vínculo entre el club y la patria.

Maradona: adorado en Argentina, hijo adoptivo en Nápoles

La intimidad compartida entre Diego Maradona y el pueblo de Nápoles estaba profundamente arraigada y provenía de experiencias y luchas compartidas contra la discriminación. Maradona era hijo de emigrantes del territorio más pobre de Argentina. Desde muy joven supo lo que significaba ser objeto de burlas y prejuicios por parte de las clases medias y altas del país.

Cuando aterrizó en Nápoles en 1984, encontró una ciudad de espíritus afines. Personas que habían sufrido el racismo a manos de los norteños en Italia durante décadas. El tribalismo norte-sur en Italia -que aún está presente- fue especialmente venenoso en los años 80 y principios de los 90. En aquella época, los napolitanos eran tratados con el mismo desprecio que muchos inmigrantes económicos sufren hoy.

Las ciudades acomodadas del norte consideraban a los sureños como “no verdaderamente italianos”. De hecho, cuando Maradona debutó con el Nápoles en 1984 en Verona, los aficionados locales desplegaron una pancarta de “Bienvenido a Italia”. Esa pancarta se sigue desplegando cuando los Partenopei llegan a la ciudad.

Los hinchas del Milán, la Juventus y el Génova, entre otros, le dispensaron el mismo trato. Así que, cuando las inspiradas actuaciones de Maradona llevaron al Nápoles de la nada a la cima de la Serie A, el éxito en el campo significó infinitamente más fuera de él. Maradona inyectó a la ciudad un nuevo sentimiento de orgullo. Permitió que su gente se reagrupara contra las burlas y los desprecios de sus vecinos del norte.

Sin embargo, el amor que Maradona cosechó en Nápoles fue igualado por el odio que suscitó fuera de los límites de la ciudad en el resto de Italia. Y estaba a punto de experimentar de primera mano cuán profunda era esa hostilidad.

Copa del Mundo 1990: Abucheos en Milán

Argentina quedó encuadrada junto a Camerún, Rumanía y la Unión Soviética en el Grupo B de la Copa Mundial de Italia 90. La Albiceleste inició su defensa del título contra los Leones Indomables el 8 de junio en Milán.

Tal vez era de esperar, pero Diego Maradona y su Argentina tuvieron un recibimiento de lo más frío por parte de las masas de San Siro. Los aficionados abuchearon el himno nacional del país hasta dejarlo en el olvido antes del comienzo. Maradona era el Nápoles personificado a sus ojos y el público milanés descargó con ambos cañones en todo momento. Para alegría de los detractores, Argentina cayó por 1-0 ante Camerún y dejó la ciudad con el rabo entre las piernas.

Después, Maradona tuvo mucho que decir. “Mi único placer esta tarde ha sido descubrir que los italianos de Milán han dejado de ser racistas: hoy, por primera vez, han apoyado a los africanos”, arremetió.

Argentina se recuperó y venció a la Unión Soviética por 2-0 en la segunda jornada. Una victoria conseguida en un ambiente mucho más agradable en el amado estadio San Paolo de Nápoles de Maradona. En una refriega muy reñida, Argentina necesitó una segunda intervención, algo menos famosa, de la “mano de Dios” de Maradona para derrotar a los soviéticos, cuando el atacante palmeó un cabezazo para salvar un gol cuando el marcador estaba empatado a cero.

Argentina cerró su participación en la fase de grupos en Nápoles con un empate (1-1) frente a un aguerrido equipo rumano y, posteriormente, consiguió el pase a la siguiente fase del Mundial por los pelos como uno de los mejores terceros clasificados.

Argentina y Maradona pasan a octavos de final

La albiceleste se había esforzado. Había hecho saltar los engranajes en Italia, aunque un muy necesario polvorín de optimismo se encendió en los octavos de final el 24 de junio, cuando superó a su amargo rival sudamericano, Brasil. Casi la totalidad de los 61.381 espectadores presentes en el Stadio Delle Alpi de Turín clamaban por una victoria brasileña. El talismán del Nápoles, Diego Armando Maradona, tuvo que volver a luchar contra un rival de más de once años.

Sin embargo, una característica carrera de Maradona por el centro arrastró a varios marcadores brasileños a su órbita. El delantero dio un pase a Claudio Caniggia, que superó al guardameta Cláudio Taffarel y marcó el único gol del partido, para alegría de los pocos aficionados argentinos presentes.

En los cuartos de final, Argentina necesitó de los lanzamientos de penalti para derrotar a una potente Yugoslavia, con estrellas como Dragan Stojkovic, Robert Prosinecki y Dejan Savicevic. Y aunque Maradona falló inexplicablemente su propio lanzamiento, el portero Sergio Goycochea detuvo dos veces su disparo, lo que fue suficiente para que Argentina pasara.

El destino quiso que Maradona y Argentina se cruzaran con Italia en las semifinales de la Copa del Mundo y que el titánico duelo de cuartos de final se decidiera en Nápoles, en el Coliseo personal de Maradona: el estadio San Paolo.

Semifinal del Mundial y una ciudad partida en dos

Diego Maradona sabía con certeza que el himno nacional de Argentina sería respetado en Nápoles. Aunque también era consciente del increíble peso que tenían sus palabras en la ciudad y en los prolegómenos de la semifinal trató de utilizar su influencia para conseguir el apoyo de sus fieles a su país.

“A los napolitanos se les pide que sean italianos durante una noche, mientras que los otros 364 días del año se les llama terroni (un insulto italiano que se traduce aproximadamente como campesinos)”, dijo Maradona a los periodistas. “Sólo quiero respeto para los napolitanos, tanto mis compañeros como yo sabemos que son italianos, no podemos pedir que nos animen, pero el resto de Italia debe saber que los habitantes de Nápoles son tan italianos como ellos”.

Si bien el llamamiento de Maradona, construido con maestría y que habría impresionado al más inspirado orador político, no consiguió despertar una fractura de lealtades en toda regla, algunas partes del estadio San Paolo seguían desgarradas el 3 de julio, cuando Argentina se enfrentó a Italia. Una pancarta en la semifinal decía: “Maradona, Nápoles te quiere pero Italia es nuestra patria”, mientras que otra mostraba un mensaje que decía: “Diego en nuestros corazones, Italia en nuestras canciones”.

El propio Maradona fue aclamado sin reservas cuando saltó al campo por primera vez, mientras que el himno nacional argentino fue observado con respeto.

El encuentro en juego

Italia se adelantó por medio de Toto Schillaci en el minuto 17′ para encender el papel de toque azul. Sin embargo, Claudio Caniggia empató en la segunda parte. Tras una tensa prórroga, Argentina volvió a imponerse en los lanzamientos de penalti.

Diego Maradona marcó el cuarto y decisivo gol de su equipo, aunque Sergio Goycochea volvió a ser el héroe de la escena. Más tarde, el derrotado guardameta italiano Walter Zenga admitiría que el tibio ambiente del Stadio San Paolo tuvo un efecto psicológico en el equipo italiano. “Nos afectó”, dijo al National. “Es difícil de explicar en palabras, pero venimos de Roma, donde hemos jugado cinco partidos, con cinco victorias y ningún gol en contra. A todo el estadio le daba igual que fueran aficionados de la Roma, de Lazio, del Inter o de Juventus. Fue un apoyo total, durante los 90 minutos.”

“Luego llegamos a Nápoles, Maradona dice algunas cosas y el ambiente cambió. No podemos mirar eso como una excusa para que Argentina nos gane, pero la sensación antes era diferente. Nos sorprendió, pero no nos hizo perder”.

Final de la Copa del Mundo y vuelven los abucheos

Maradona podría haber sentido que había asestado uno o dos golpes de vuelta en Nápoles tras el duro trato recibido por Argentina en las sedes del norte de Italia. Sin embargo, los hinchas azzurri estaban a punto de subir la apuesta en un vaivén cada vez más acerado.

En los días previos a la final de la Copa del Mundo en Roma entre Argentina y Alemania Occidental, una serie de incidentes aumentaron la tensión. El hermano de Diego, Lalo, fue interceptado por las autoridades cuando se desplazaba en el Ferrari de Maradona. Mientras que un hincha de Italia violó la seguridad y profanó una bandera de Argentina en la base de entrenamiento del país en Trigoria.

El malestar entre Argentina y sus anfitriones se estaba convirtiendo en una hostilidad abierta y cuando Argentina salió del Estadio Olímpico de la Ciudad Eterna para la final de la Copa del Mundo, todo el recinto estalló con una ola de abucheos, silbidos e insultos. El himno nacional argentino apenas se oía por encima del ruido. Y, cuando la cámara recorrió la fila de jugadores de la Albiceleste haciendo sonar la letra con orgullo, dio un enfoque especial a Maradona, ya que el capitán pronunció repetidamente las palabras “hijos de puta, hijos de puta” en respuesta a las burlas.

La contienda que siguió fue casi tan hermética como las amargas serenatas de las gradas. Tanto Pedro Monzón como Gustavo Dezotti fueron expulsados por Argentina, antes de que Andreas Brehme ganara el trofeo para Alemania Occidental con un tiro penal tardío.

Los hinchas de la Roma se alegraron, mientras que Maradona y sus afectados compañeros de equipo se quejaron de la derrota y de la actuación del árbitro mexicano Edgardo Codesal.

Maradona y Argentina: después de un viaje extraño

Argentina regresó a casa como finalista derrotado y, menos de un año después, Maradona también abandonó Italia. Su abuso de la cocaína acabó por pasarle factura tras un control antidopaje fallido después de una comparecencia contra el Bari.

A pesar de sus hazañas antiitalianas en 1990 y de su poco ceremoniosa salida, Maradona ha conservado su estatus de figura inspiradora y muy querida en Nápoles. El Napoli retiró el número 10 en su honor en el año 2000. 20 años más tarde, justo después de su muerte, el Napoli rebautizó el estadio de San Paolo con el nombre de “Estadio Diego Armando Maradona”, en un nuevo homenaje a uno de los hijos predilectos de la ciudad.