El paso de Maxi López por el FC Barcelona

Maxi López celebrando su gol ante el Chelsea. Fuente: Getty Images

Maxi López o “El Gallina”, como así se le ha apodado durante su carrera, dio el salto a Europa desde River al Fútbol Club Barcelona en la temporada 2005-06. El club azulgrana pagó 6,5 millones de euros por un delantero centro argentino de 21 años que empezaba a despuntar en el Monumental. Su fichaje fue en invierno y precipitado, ya que el sueco Larsson se lesionó de gravedad y había que fichar un recambio con urgencia.

Sus días en el Camp Nou no obtuvieron los frutos deseados. Duró apenas una temporada y media, hasta el final de la 2006-07. A nivel personal no encontró la continuidad y confianza que buscaba, aunque el equipo jugaba bien y ganó dos ligas y una Champions League en ese periodo. En total Maxi marcó tan solo 3 goles en 19 partidos. Uno de ellos fue al Chelsea en Champions, dónde ese mismo día además repartió una asistencia a Eto’o. Pero de nada le sirvió al equipo, que quedó afeado de la máxima competición continental a pesar de la gran actuación del delantero argentino. Probablemente la única destacada. Cierto es que las lesiones tampoco le ayudaron a encontrar su mejor versión.

De amarillo, a la izquierda de la imagen, Maxi López cuando el Barcelona ganó la Champions League en 2006. Fuente: Urbanian

Si bien es cierto que su adaptación en el terreno de juego no fue la mejor, dentro del vestuario rápidamente encontró su sitio. A pesar de las lesiones, su carácter encajó a la perfección en el plantel azulgrana y pronto se erigió como uno de los líderes, sobre todo en los momentos de celebración. Ya famoso es su festejo el día que el Barcelona celebraba los títulos de Liga y Champions League. Ese día se le vio integrado a la perfección en el ecosistema culé y como uno de los líderes de la fiesta.

LEA TAMBIÉN:  Mauro Icardi, el 9 que merece el Inter

Un año y medio después de recalar en el Barcelona, Maxi López puso rumbo a Mallorca, donde jugó cedido, y luego a Moscú. Allí jugó para el FC Moscú, que pagó 2 millones de euros por su fichaje.

Su carrera, plagada de equipos (Gremio, Catania, Milan, Chievo, Sampdoria, Torino, Udinese y ahora Vasco de Gama) no ha relucido tanto como sus apariciones en la prensa rosa por el affair que protagonizaron Mauro Icardi y su exmujer, Wanda Nara, ahora esposa del capitán del Inter de Milán.

Mazi en una acción de juego en el Camp Nou. Fuente: Getty Images

En definitiva, su salto a Europa no fue el mejor. Seguramente porque el salto era demasiado grande, porque las lesiones no le ayudaron, porque en Barcelona tenía de competencia a un tal Leo Messi que recién empezaba y porque se le fichó simplemente para sustituir a Larsson, un suplente habitual. De todas maneras, jugar en el Camp Nou es un tren difícil de dejar escapar.