El argentino que jugó en el Milan y pocos lo saben

El jugador llegó con 21 años al gigante europeo con pocos partidos en Primera. FUENTE: acmilan.com

Quizá muy pocos lo sepan o ni registren que hubo un jugador argentino que jugó en el Milan que obtuvo la Champions League y el Mundial de Clubes en 2007.

Ese conjunto rossonero contaba con jugadores de la talla de Alessandro Nesta, Paolo Maldini, Kaká o Filippo Inzaghi. Entre los galácticos de la plantilla se metió este argentino que, con tan sólo 11 partidos en la Primera División del fu¡útbol argentino, llegó al gigante europeo.

Se trata de Leandro Grimi. El lateral izquierdo tenía 21 años cuando fue contratado en Italia. Recién estaba dando sus primeros pasos en el Racing de Argentina cuando Carlo Ancelotti aceptó sumarlo a su Milan.

Tan grande fue la revolución que generó, que muchos medios italianos se atrevieron a llamarlo “Il nuovo Maldini”, pero con el correr de los días todo fue muy distinto.

Llegó a un verdadero equipazo que estaba repleto de laterales izquierdos. Y la velocidad del traspaso se produjo porque se habían lesionado tres jugadores que ocupaban esa demarcación.

Hasta Carlo Ancelotti lo presentó así: “Es un auténtico desconocido. Eso puede jugar a su favor ya que le quitará presión”.

Pero los partidos siguieron y Grimi no jugó nunca. O casi. Solo disputó cuatro partidos. En total fueron escasos 142 minutos en el verde césped.

A los seis meses, se fue a préstamo al Siena, donde tendría un puñado más de partidos disputados.

El argentino que jugó en el Milan y sigue jugando

Leandro Grimi sigue jugando actualmente en Huracán, club de sus inicios, con 35 años. Actualmente el lateral izquierdo sigue siendo un profesional del fútbol. Y en su extensa carrera lleva disputados más de 311 partidos: 99 en el viejo continente (Estuvo en Siena, Sporting Lisboa y KRC Genk) y el resto en Argentina (Huracán, Racing, Godoy Cruz y Newell´s).

Su paso por el Milan, Leandro lo define así: “Me pasaron muchas cosas, tengo buenos recuerdos. El Milan me ayudó mucho aunque haya jugado poco. Había muchos laterales izquierdos: Maldini, Kaladze, Serginho. Uno los tiene como estrellas, pero cuando estás adentro, te das cuenta de que son iguales a vos. Después me empecé a desesperar porque necesitaba jugar y elegí ir a otro lado.”

Esta es la historia del argentino que jugó en el Milan y pocos lo saben. Un paso muy fugaz aunque figure en la plantilla que ganó la Champios League 2007 al Liverpool (2 a 1) y el Mundial de Clubes (le ganó a Boca Junior 4 a 2 la final).