batalla de santiago, mundial, 1962, chile, italia
La ‘Batalla de Santiago' es considerado el partido más sucio de la historia de las Copas del Mundo.

Para que conozcamos los entresijos de esta polémica historia, tenemos que retroceder hasta la Copa del Mundo de 1962. Este torneo se celebró en Chile, y la “Batalla de Santiago” se sigue recordando después de 60 años. No se preocupen, que pronto entraremos en todos los detalles importantes. Pero antes, hay que conocer algunos aspectos clave. En 1960, Chile sufrió el peor terremoto jamás registrado, lo que no es para nada positivo cuando te estás preparando para albergar tu primer torneo de la Copa del Mundo. Evidentemente, esto supuso un gran obstáculo para que todo estuviera listo para jugar el torneo intercontinental dos años después.

Y sin culpa alguna, Chile se convirtió en la diana de muchos medios de comunicación de los países participantes. Simplemente, muchas naciones no querían que Chile siguiera siendo el anfitrión después del terremoto. Y no sólo eso, sino que el propio gobierno de Chile no quería continuar con los planes de organizar el torneo, ya que todavía se estaban recuperando del desastre. A pesar de ello, lps principales poderes económicos y deportivos chilenos sí estaban decididos a seguir adelante con los planes originales de llevar a cabo el certamen, y así lo hicieron.

Dicho esto, llegó a los oídos de los chilenos la negativa de muchos países a que su nación albergase la cita mundialista. Y esto enfureció mucho a los locales. Así que, antes de que comenzara el torneo, Chile sentía que el mundo estaba en su contra, y esto fue la antesala de uno de los torneos de la Copa del Mundo más violentos de la historia. Pero hubo un partido que se situó por encima de todos los demás en términos de violencia, desorden y, en ocasiones, pura locura.

Esta fue la “Batalla de Santiago”, y ofrecemos todos los detalles a continuación.

La previa de este infame partido de fútbol

Arriba te hemos dado una visión general de los preparativos para el Mundial de 1962. Pero además del terremoto y la posterior presión del gobierno chileno y de las naciones participantes para que Chile no organizara el torneo, hay que destacar el partido en fase de grupos entre Chile e Italia. Este era el segundo encuentro del grupo 2, y pocos se imaginaban lo que iba a ser, en realidad, este duelo. Para entender lo que provocó la tensión de este partido, debemos remitirnos a la prensa mundial que daba cobertura al evento.

¿Recuerdas lo que dijimos sobre que otras naciones afirmaban que era una locura que Chile siguiera siendo el anfitrión del torneo? Bueno, Italia fue uno de esos países, y no fueron precisamente amables con la situación. Varios periódicos italianos utilizaron frases como “pura locura” en relación con la organización del evento por parte de Chile. Y otros periódicos de Chile se hicieron eco de estos artículos y los magnificaron en sus propios periódicos para agitar aún más a los locales. Por supuesto, esto creó una enorme tensión entre los dos equipos, incluso antes de que comenzara el partido.

Los periodistas italianos tampoco terminaron ahí la agitación. Siguieron criticando a la ciudad de Santiago, y a Chile en general. A través de una serie de descripciones denigrantes sobre diversos aspectos de la capital, Italia se convirtió de repente en el enemigo público número uno. Y así era, sin duda, desde la perspectiva de los jugadores chilenos. Por otro lado, los medios de comunicación de Chile tampoco fueron demasiado amables en su respuesta.

Los periódicos locales calificaron al equipo y a la nación italianos de mafiosos y fascistas, lo que se remonta a los días de la Segunda Guerra Mundial. Así que, naturalmente, el partido en el que participaban estas dos naciones nunca se iba a jugar en un tono amable.

Todos los detalles destacados

Chile se enfrentó a Italia en el segundo partido de la fase de grupos, y el encuentro se celebró en Santiago, de ahí el nombre de “Batalla de Santiago”. En realidad, era la primera vez que estas naciones se medían. Y después del partido, es justo decir que muchos aficionados al fútbol esperaban que ambos no volvieran a pisar el mismo terreno de juego.

El partido en sí apenas podría considerarse fútbol. De hecho, muchos probablemente describirían el partido como una forma de deporte de contacto más que como fútbol. Estos son los detalles clave del partido:

Primera falta a los 12 segundos

En un partido de fútbol “normal”, como probablemente sepas, un equipo hace el saque inicial y se pasa el balón un par de veces para entrar en calor. Sin embargo, la “Batalla de Santiago” fue todo menos “normal”. La primera falta se cometió a los 12 segundos de empezar el partido, y el dicho “lo que mal empieza, mal acaba” nunca fue más apropiado. El partido se volvió más y más sucio con cada minuto que pasaba, y el árbitro inglés, Ken Aston, estaba luchando una batalla perdida.

Y aunque la primera falta se produjo a los pocos segundos de comenzar el partido, la gravedad de la misma fue moderada en comparación con lo que estaba a punto de ocurrir.

Los chilenos habrían escupido a los italianos desde el principio

Según muchos testimonios del partido, los jugadores chilenos escupieron a los italianos desde el principio. De hecho, algunos informes afirman que esto comenzó en el túnel de vestuarios, aunque esto no se ha confirmado. Pero en cualquier caso, el hecho de que escupieran a los rivales ya es una vergüenza. Además, los periódicos italianos habían dicho cosas horribles sobre los chilenos y el país en general. Así que se puede entender su disgusto con los jugadores italianos, aunque escupirles no está justificado.

A pesar de los escupitajos, no hubo ninguna expulsión ni amonestación por ese comportamiento, y las cosas estaban a punto de empeorar.

Primera tarjeta roja para Italia en el minuto 8

Ya dijimos que el partido empeoraba con cada minuto que pasaba. Y cuando el duelo entró en el minuto 8, el jugador italiano Giorgi Ferrini recibió una tarjeta roja. Ferrini no estaba de acuerdo con la decisión del colegiado y se negó a abandonar el campo. Este desacuerdo se prolongó durante unos 10 minutos en los que Ferrini discutió con el árbitro y, naturalmente, los jugadores italianos también protestaron por la decisión. Pero cuando las cosas empezaron a descontrolarse, la policía entró en el campo y sacó a Ferrini del mismo.

Por supuesto, esto no tiene precedentes en la Copa del Mundo, y fue aún más esperpéntico que esto ocurriera a los 8 minutos del partido. Sin embargo, para algunos esto sirvió como indicador de que el árbitro pitaba a favor de Chile.

Se produjeron peleas durante todo el partido

Si pensabas que las faltas y los escupitajos ya eran suficientemente vergonzosas, aún no has visto nada. A lo largo del partido, los jugadores se enzarzaron en peleas, con muchos puñetazos. Lo peor fue cuando el chileno Leonel Sánchez golpeó a Humberto Maschio en la nariz. De hecho, le rompió el tabique al italiano, pero el árbitro ni siquiera amonestó a Sánchez. Después del partido, el árbitro afirmó que no había visto el golpe, pero muchos se preguntan si esto es cierto.

Lo creas o no, este no fue el primer puñetazo lanzado por Sánchez en el partido. Ya había dado un puñetazo a Mario David al principio del encuentro, lo que provocó otro incidente importante en el duelo.

Segunda tarjeta roja para Italia en el minuto 41

Está claro que Leonel Sánchez no pensaba jugar al fútbol ese día. Como se ha contado, fue el protagonista de casi todas las trifulcas que se produjeron durante el partido. Y su puñetazo a Mario David fue lo que preparó el camino para la segunda tarjeta roja del partido. Cuando Mario David “se defendió” de este puñetazo sólo un par de minutos después del incidente, el árbitro le expulsó. Trató de dar una patada a Sánchez en la cabeza, lo que evidentemente va mucho más allá de lo que cualquiera consideraría aceptable en un partido de fútbol.

Pero una vez más, Sánchez no recibió castigo alguno por sus acciones, lo que enfureció a los italianos, como es lógico. Esto también se convertiría en un tema común del partido, en el que el colegiado no hizo nada para evitar que los chilenos ensuciaran el juego. Los incidentes de ese día le valdrían muchas críticas en los años posteriores.

Intervención policial en cuatro ocasiones distintas

Para rematar todo lo que hemos comentado anteriormente, nos gustaría terminar con el hecho más sorprendente de todos. ¿Recuerdan que Giorgi Ferrini fue escoltado fuera del campo por su expulsión en el minuto 8? Pues bien, ésta no fue la única vez que la policía intervino en el partido. Entrarían en el campo tres veces más en total, principalmente para servir de elemento disuasorio ante la creciente violencia de ambos equipos. Y seamos sinceros, si la policía interviene, el partido está claramente fuera de control.

Sin embargo, sólo Ferrini fue escoltado fuera del campo. Sorprendentemente, los policías que se lo llevaron iban armados, así que podemos imaginar lo que pensaba Ferrini mientras se lo llevaban.