Palabra de D10S: Maradona reconstruye los goles que lo convirtieron en mito

Decir que el Mundial de 1986 lo tuvo todo sería quedarse corto. Se marcaron goles fenomenales y se exhibieron innumerables talentos de talla mundial. Equipos de la talla de Canadá, Dinamarca e Irak aparecían por primera vez en esta fase, y el emblemático Estadio Azteca acogió una emocionante final. También fue el torneo en el que se puso en circulación la favorita de los aficionados, la Ola Mexicana. Pero, sobre todo, fue el torneo en el que un tal Diego Maradona demostró al mundo del fútbol lo que podía hacer con los pies, y también con las manos…

El argentino se convirtió en el protagonista de una de las mayores exhibiciones individuales de la historia de los Mundiales. El flamante atacante ya se había hecho un nombre para su país cuatro años antes, cuando marcó dos goles en el Mundial de 1982 en España. Sin embargo, su selección sólo pudo llegar a la segunda fase de grupos, y quedó eliminada de la competición al perder contra su acérrimo rival, Brasil, y contra la futura campeona, Italia.

Pero ahora, Maradona volvía a ser el gran protagonista. Se enfundó el brazalete de capitán en la búsqueda del segundo título de Argentina. El primero había caído ocho años antes en su país. Mario Kempes fue el héroe de entonces, al marcar seis goles en la victoria del equipo sudamericano, impulsado por su bulliciosa afición.

Esa responsabilidad de héroe recaía ahora sobre los hombros de Diego Maradona, y es justo decir que el hombre nacido en Lanús no defraudó a su país.

Diego Maradona hace que Argentina pase a la fase de grupos

Maradona y Argentina tuvieron un comienzo complicado en su búsqueda de la gloria. Quedaron encuadrados en el Grupo A junto a Bulgaria, Corea del Sur e Italia, defensora del título. Bulgaria iniciaría las sorpresas de la Copa del Mundo de 1986 desde el principio con un empate a uno contra los italianos.

Argentina quiso evitar un destino similar, y lo hizo con bastante comodidad al vencer a Corea del Sur por 3-1. A pesar de no haber marcado, Maradona fue la figura, ayudando a su compañero de ataque Jorge Valdano a hacer un doblete. Oscar Ruggeri también marcó. El defensor del título, Italia, fue el siguiente en llegar, y esta vez fue el momento de Maradona. Sin embargo, la superestrella sólo pudo conseguir un punto para su equipo en un empate a uno. En aquel encuentro Alessandro Altobelli puso a los azzurri 1-0 arriba desde el punto de penalti en los primeros compases.

Poco después, los sudamericanos volvieron a la senda de la victoria, al imponerse por 2-0 a Bulgaria con goles de Valdano y Jorge Burruchaga. Una vez más, a pesar de no ver puerta, Maradona deslumbró sobre el terreno de juego. Ya iba camino de convertirse en el jugador más destacado del torneo.

El camino hacia la final

Los campeones de grupo se enfrentaron en octavos de final a su homólogo uruguayo. Pedro Pasculli marcó el único gol de un partido intenso en el Estadio Cuauhtémoc de Puebla. Pero sería el encuentro de la siguiente ronda, contra Inglaterra, el que trajo dos de los momentos más memorables de toda la historia de la competición.

Los cuartos de final estuvieron a punto de enfrentar a Maradona y compañía con otro equipo sudamericano. No obstante, una Inglaterra que se mostraba discretamente confiada se impuso por 3-0 a Paraguay en su partido de octavos de final. El duelo entre argentinos e ingleses se trataba de un encuentro muy esperado entre dos viejos enemigos. Ambos iban a continuar una rivalidad que supuestamente había comenzado 20 años antes, cuando ambas naciones se enfrentaron en los cuartos de final del torneo de 1966 en Inglaterra.

Por aquel entonces, Wembley vio cómo el capitán de Argentina, Antonio Rattin, recibía una tarjeta roja en un encuentro muy disputado. El argentino se mostró descontento con la decisión del árbitro alemán Rudolf Kreitlein, mientras que el seleccionador de Inglaterra, Alf Ramsey, llegó a calificar a sus rivales de animales.

Por supuesto, también hubo asuntos no relacionados con el fútbol que se mezclaron en la rivalidad. El conflicto en torno a las Islas Malvinas alcanzó su punto de ebullición en 1982, justo cuatro años antes del partido en México.

La mano de Dios y el brillo en solitario

Pero el 22 de junio de 1986, el fútbol fue el principal tema de conversación. El partido cobró verdadera vida en el minuto 51, cuando un despeje erróneo del inglés Steve Hodge se coló en el área que atacaba Argentina. Maradona sintió que era su oportunidad de alcanzar la gloria, y así lo hizo, saltando por delante del portero inglés Peter Shilton y metiendo el balón en la red con la mano. Sí, con la mano.

Para consternación y enojo de Inglaterra, el gol fue permitido. Maradona sólo admitió su hazaña después del partido, diciendo que el gol fue anotado “un poco con la cabeza de Maradona y otro poco con la mano de Dios”. Y así nació la Mano de Dios.

Mientras que el primer gol de Maradona estuvo envuelto en la polémica, no se puede quejar de su segundo gol. En él, el astro argentino recogió el balón en su propio campo antes de emprender una laberíntica carrera hacia el área inglesa. En un espacio de 68 metros, el mago se llevó el balón entre cuatro rivales: Peter Beardsley, Peter Reid, Terry Butcher y Terry Fenwick. Según el análisis de la FIFA, dio 11 toques en 11 segundos, retorciéndose y girando a través de una asediada selección inglesa, y terminando la jugada con una finta ante Shilton, introduciendo el balón en la portería vacía.

16 años más tarde, en el marco de la Copa del Mundo 2002, el momento mágico de Maradona fue elegido por la FIFA como el Gol del Siglo.

Argentina gana la Copa del Mundo de 1986

Sólo cuatro minutos separaron los dos goles, e Inglaterra quedó conmocionada por ambos intentos, aunque de forma totalmente diferente. Gary Lineker recortó distancias para los hombres de Bobby Robson a falta de 10 minutos para el final, pero no fue suficiente para conseguir el empate. Argentina pasó a la siguiente ronda por los pelos.

Maradona, que no parecía estar cansado de su actuación anterior, ni de la atención mediática que rodeó a su ya famoso gol, siguió a su doblete contra Inglaterra con un doblete contra Bélgica en las semifinales. Esta vez, sólo 12 minutos separaron sus dos goles. Y, aunque no fueron tan espectaculares y controvertidos como su anterior doblete, aseguraron un puesto en la final contra Alemania Occidental.

Más de 100.000 aficionados abarrotaron el Azteca para presenciar un feroz encuentro de cinco goles, en el que Maradona fue la principal atracción del día. A pesar de ser maltratado en todos los sentidos por su estricto rival, el capitán condujo a su equipo a una memorable victoria por 3-2. Los aficionados se alegraron de ver la enorme sonrisa en su rostro al levantar el famoso trofeo.

El mago Diego Maradona jugó todos los minutos de la competición y se ganó el respeto de casi todos los espectadores, ya fueran aficionados, directivos, entrenadores o incluso los rivales que hicieron todo lo posible para detenerlo. Sin embargo, a pesar de un número récord de faltas contra el héroe argentino, su corazón estaba destinado al trofeo. Pocos premios más merecidos.

Con seis goles, el inglés Gary Lineker terminó la Copa del Mundo de 1986 con la Bota de Oro. Pero fue el argentino Maradona quien se llevó el Balón de Oro por sus fenomenales actuaciones. Es uno de los dos únicos argentinos que han recibido este galardón, ya que Lionel Messi le siguió los pasos en 2014. La estrella del PSG tratará de repetir la hazaña de Maradona este invierno en el Mundial de 2022 en Qatar.

Los últimos años de Maradona en Argentina

Maradona participaría en dos mundiales más con su país, siendo capitán en ambas ocasiones. En la primera de ellas llegó a la final y se enfrentó de nuevo a Alemania Occidental, esta vez en Italia. Sin embargo, el máximo goleador de la nación se vio golpeado por una lesión de tobillo durante toda la competición, y no fue tan eficaz de cara a la portería esta vez. Su equipo perdió por 1-0 ante los alemanes occidentales en Roma en la final.

El Mundial de Estados Unidos 1994 le siguió, pero su presencia en el torneo se vio eclipsada por asuntos fuera del terreno de juego. Al más puro estilo Maradona, el delantero acaparó todos los titulares al fallar un control antidopaje después de sólo dos partidos. Esto, por supuesto, dejó a las autoridades sin otra opción que enviarlo a casa.

Messi ha sido, sin duda, el único otro jugador que ha evocado sentimientos similares para los seguidores de Argentina. Su varita mágica con la zurda despierta recuerdos de la época en que Maradona vestía los emblemáticos galones del país. La leyenda brasileña Pelé fue, por supuesto, otro de los jugadores que desplegó un talento tan fenomenal en un campo de fútbol, junto con el ex jugador del Manchester United y de Irlanda del Norte, George Best.

Pero tal vez ninguno haya tenido el mismo tirón de orejas que Maradona tuvo entre sus seguidores. Su muerte en 2020 demostró lo popular que era entre todos los miembros de la comunidad futbolística, en todo el mundo.