El Chelsea se queda “a gusto”: 35 millones por un joven lateral

Todd Boehly no está perdiendo el tiempo desde que adquiriera el Chelsea el pasado mes de mayo. El empresario estadounidense está acometiendo un sinfín de incorporaciones para reforzar al conjunto blue. Este invierno ya ha gastado 213 millones de euros en los fichajes de Mudryk (70+30), Badiashile (38), Madueke (35), Andrey Santos (12,5), Datro Fofana (12) y Joao Félix (11, cesión).

Los 35 restantes corresponden a la firma de uno de los laterales derechos más prometedores de Europa, Malo Gusto. El defensor francés de 19 años, jugador del Olympique de Lyon, es el último en enfundarse la elástica azul, aunque continuará cedido en Francia hasta final de temporada.

A pesar de su juventud, Malo Gusto es titular indiscutible en el cuadro de Laurent Blanc, tanto de lateral como de carrilero. Esta temporada acumula 15 apariciones en la Ligue 1, en las que ha dado una asistencia. Además, es internacional por la Sub-21 francesa, camiseta que ha vestido en siete ocasiones, aportando un gol. Varios equipos de la primera fila europea se habían interesado por sus servicios, siendo finalmente el Chelsea el que se ha llevado el gato al agua. Los de Graham Potter están protagonizando una temporada para olvidar. Son décimos en la Premier League. La lesión de Reece James, único lateral derecho puro de la plantilla, ha acelerado el trabajo en los despachos. Eso sí, será en el mes de junio cuando Gusto arribe a Londres.

Hasta su llegada, el puesto del carril derecho blue será ocupado por futbolistas que están reconvirtiendo su posición. Es el caso de Chalobah, habitual central o mediocentro de corte defensivo. O Azpilicueta, lateral durante una gran parte de su carrera, aunque últimamente ocupa el centro de la zaga.

Malo Gusto es un lateral de largo recorrido, de ida y vuelta, rápido y fuerte al cruce. Nació en Décines-Charpieu, Lyon, y llegó al OL a los 14 años. Desde diciembre de 2020 viene desempeñándose con el primer equipo, donde lleva disputados 54 encuentros.

Un Chelsea afrancesado

En Londres, Malo Gusto coincidirá (si no salen en el próximo mercado de fichajes) con sus compatriotas N'Golo Kanté, Benoit Badiashile (recientemente firmado del Mónaco) o Wesley Fofana. 

El Chelsea es un club que en las últimas décadas acostumbra a tener un ojo puesto en el jugador galo. En los últimos cursos han firmado a Malang Sarr, Tiemoué Bakayoko u Olivier Giroud, entre otros. En este sentido, no hay que olvidar que son muchos los franceses que han dejado su huella vistiendo la elástica blue. Algunos de los más conocidos son Nicolás Anelka, Claude Makélélé, William Gallas, Marcel Desailly, Frank Leboueuf o Didier Deschamps, aunque este último solo disputó 46 partidos.

Zidane, ¿otro francés, para el banquillo?

La continuidad de Didier Deschamps al frente de la Selección francesa ha dejado con la miel en los labios de a Zinedine Zidane, que esperaba ocupar el cargo de entrenador de les bleus al término del Mundial de Qatar. Son varios los equipos que están tocando a la puerta del tres veces campeón de la Champions con el Real Madrid, y los mejor posicionados, en principio, son el PSG y la Juventus de Turín. No obstante, la opción del Chelsea ha tomado fuerza en el último mes. Desde luego que, con Todd Boehly como mandatario, el apartado económico no será ningún problema.

Joaquin

Joaquin