Francia, Mundial 1978, verde y blanco
Francia viste de verde y blanco en el Mundial de 1978

Por si fuese necesaria algún tipo de confirmación, ‘Les Bleus' es el apodo de la selección francesa de fútbol. Traducido es, literalmente, “los azules”. Esto, por supuesto, está relacionado con el color de la equipación que suelen llevar en la escena internacional. Y, como la mayoría de las naciones, el color de la equipación que llevan está relacionado con los colores de la bandera nacional: azul, blanco y rojo. Sin embargo, la Copa del Mundo de 1978 tenía algo diferente en mente para los Bleus. En lugar de jugar con su equipación tradicional, tuvieron que disputar un partido en verde y blanco.

Esta fue la única vez que Francia salió a la palestra internacional sin vestir sus colores habituales. A medida que vayamos desvelando los motivos de esta historia, se comprenderá mucho mejor por qué se produjo en primer lugar. La verdad es bastante divertida, y no es algo que mucha gente hubiera creído posible dado el prestigio de la Copa del Mundo. No se dio porque Francia haya decidido probar una nueva equipación para ese partido concreto, ni tampoco ocurrió por un percance en la lavandería. Sucedió por razones que sólo son relevantes para ese periodo de tiempo. Permítanos explicarlo.

La verdad detrás de la locura de Francia en 1978

Antes de profundizar en las verdaderas razones por las que Francia vistió una equipación verde y blanca, vamos a hacer un resumen de la situación. En el Mundial de 1978, Francia debía enfrentarse a Hungría en su tercer partido de la fase de grupos. Había perdido sus dos primeros partidos, por lo que la clasificación era ya imposible, aunque consiguiera ganar a los húngaros. Francia ganó el partido por 3-1, pero no pasó a la fase eliminatoria del torneo.

De todos modos, la victoria no fue tan memorable como las camisetas que tuvieron que usar para el partido. Y como ese es el punto central del que nos ocuparemos aquí, ya es hora de que compartamos todos los detalles cruciales.

El cambio de kit fue impulsado por la televisión en blanco y negro

Para muchos de los que están leyendo esto, la idea de un cambio de vestimenta por falta de televisión a color puede parecer un poco extraña. Sin embargo, esto fue un problema real hasta que los televisores a color se pusieron a disposición de las masas. La mayoría de los hogares tenían un televisor en blanco y negro en 1978, y ésta fue la causa principal del cambio de equipación. La FIFA era plenamente consciente de que a los espectadores les resultaba difícil distinguir las camisetas de color oscuro cuando las veían en un televisor en blanco y negro. Y, como Francia tenía una camiseta azul, mientras que los húngaros tenían una roja, había que hacer algo.

Debido a este problema con el contraste de las camisetas, especialmente con los colores oscuros, se consideró que un cambio de equipación era la solución más factible. La FIFA decidió que pediría a Francia que cambiase su equipación, pero ahí empezaron los problemas.

El error administrativo de Francia que realmente causó los problemas de 1978

Aunque se pidió a Francia que hiciera el cambio de equipación, ambos equipos se presentaron al partido con camisetas blancas. Obviamente, esto supuso un problema para los espectadores y para los jugadores. Así que, cuando llegó el día del partido, estaba claro que había un problema importante que hacía que el partido no pudiera empezar hasta que se resolviera. Pero, ¿cómo ocurrió esto? Bueno, según los informes, fue un error del supervisor del equipo francés.

En algún momento, cometió un error administrativo que hizo que Francia se presentara a jugar con las camisetas equivocadas. Como el error fue suyo, fueron los franceses los que tuvieron que arreglar el inconveniente. Por supuesto, la única forma de solucionar el percance era conseguir una equipación diferente. ¡Pero el partido debía comenzar en menos de una hora! Así que, como se pueden imaginar, la tensión era bastante alta en el campo francés, y la carrera loca para encontrar un kit de reemplazo había comenzado.

La loca búsqueda de un kit de reemplazo

Naturalmente, los dos equipos no podían competir entre sí con la misma equipación. Pero dado que el partido iba a comenzar de forma inminente, Francia tuvo que tomar todas las medidas posibles para conseguir una equipación lo suficientemente diferente. La solución más rápida al problema sería ponerse en contacto con el club local más cercano en Argentina para hacerse con algunas camisetas. Este club era el Atlético Kimberley, que jugaba sus partidos con una equipación verde y blanca. Sin embargo, el club no estaba exactamente a la vuelta de la esquina. Por tanto, se necesitó un tiempo decente para recoger las camisetas de este club y luego llevarlas al estadio para el partido.

Sorprendentemente, este no fue el final de los problemas para los Bleus. Habían encontrado una equipación lo suficientemente diferente de las camisetas blancas de Hungría, sí, pero ¿cómo se iba a saber qué jugador era cada uno? Al fin y al cabo, las camisetas de fútbol todavía llevaban números en 1978, pero la equipación que recibieron obviamente no coincidía con la alineación de la selección francesa. Esto causó otro divertido problema.

Una hora para planchar los números en el kit

Como saben por la información compartida anteriormente, la recogida y entrega de las camisetas verdes y blancas tardó bastante tiempo para Francia en 1978. Sin embargo, el problema de la ausencia de números en la camiseta fue otro gran problema. Por lo tanto, los responsables de las camisetas francesas se encargaron de planchar todos los números individuales de las camisetas para que estuvieran listas. Al parecer, el equipo tardó alrededor de una hora en completar el proceso de planchado. Por lo tanto, el partido se retrasó un total de 40 minutos, para disgusto de los aficionados que ya estaban dentro del estadio.

Por otra parte, si se preguntara a los aficionados si preferirían ver el partido sin números en las camisetas, dudamos que la respuesta fuera afirmativa. Por lo tanto, es encomiable que los supervisores de las equipaciones hayan sido capaces de localizar una equipación adecuada, recogerla y arreglarla para el encuentro. Además, parece que el cambio de equipación supuso un cambio de fortuna para los franceses, ya que éste fue el único partido que ganaron en el Mundial de 1978.

¿Francia 1978 es el único ejemplo de utilización de las equipaciones de los clubes en la Copa del Mundo?

Se podría pensar que ésta es la única vez que se ha utilizado una equipación de club para la Copa Mundial de la FIFA. Pero, sorprendentemente, no fue la primera vez, ni tampoco la última. Hay otros tres ejemplos de equipos que se han visto obligados a utilizar equipaciones de clubes por problemas similares a los de Francia en 1978. Así que, para divertirnos un poco, compartamos también las historias de estos otros ejemplos.

Copa del Mundo de 1934

Parece que no ha hecho falta mucho tiempo para que los choques entre equipos causen problemas en la Copa del Mundo. En la segunda edición del torneo, el problema surgió cuando Alemania debía enfrentarse a Austria en el partido por el tercer puesto. Ambas naciones llevaban camisetas blancas en la Copa del Mundo de 1934, y tras el lanzamiento de una moneda, Austria fue la que tuvo que cambiar. Sin embargo, al igual que Francia en el ejemplo de 1978, no tenían una equipación de repuesto disponible. Pero como el partido se jugó en Nápoles, tuvieron el lujo de poder hacerse con la equipación local del Nápoles.

Sin embargo, Austria perdió el partido por 3-2, por lo que no pudo estar muy satisfecha con ninguno de los dos acontecimientos de aquel día.

Copa del Mundo de 1950

El problema de las equipaciones conflictivas se calmó entonces desde el incidente de Nápoles. Sin embargo, en el Mundial de 1950 volvieron a surgir problemas. Esta vez el torneo se jugaba en Brasil, y los dos equipos que tenían equipaciones conflictivas eran Suiza y México. El partido de la fase de grupos debía jugarse en Porto Alegre, y como ambos equipos tenían camisetas oscuras, uno de ellos tuvo que cambiar. México fue el que sacó la pajita más pequeña, y tuvo que arrebatarle la equipación a un club local llamado Cruzeiro.

Sin embargo, el cambio de equipación no les trajo la misma fortuna que a los franceses, ya que acabaron perdiendo su último partido de la fase de grupos por un resultado de 2-1.

Copa del Mundo de 1958

La única otra vez que las equipaciones han causado problemas antes de 1978 fue en el Mundial de Suecia, jugado en 1958. Pero ésta fue única respecto a los demás torneos de la Copa Mundial, ya que las equipaciones contrastadas procedían de camisetas a rayas en lugar de colores sólidos. Los dos equipos que tenían problemas en esta ocasión eran Alemania y Argentina. Al igual que en los otros ejemplos, también fue un club local el que salvó la situación: el IFK Malmo, para ser exactos. Prestó una camiseta amarilla sólida a Argentina para este partido, aunque al final perdió ante Alemania Occidental por 3-1.