Brazil 3 Zaire 0 in 1974 in Gelsenkirchen. Jairzinho runs at Zaire in Group  2 at the World Cup Finals. | Jairzinho, Football images, English football  league
Fuente: AFP

Desde la creación de la Copa Mundial en 1930, el torneo nos ha proporcionado una buena dosis de emociones. Se han producido grandes momentos, pero otros sólo pueden calificarse de extraños. De hecho, uno de aquellos momentos ocurrió en el transcurso de un Zaire vs Brasil. Nos referimos al momento en el que un defensa de Zaire salió corriendo de la barrera y le arrebató el balón a los brasileños en un tiro libre. Esta fue una de las escenas más extrañas de toda la Copa Mundial de 1974, y desde entonces se ha especulado sobre el motivo de este hecho.

Vamos a repasar aquí los pormenores de este incidente con los detalles de su ocurrencia. Pero primero hay que entender los antecedentes de Zaire y su camino hacia el Mundial de 1974. Sólo entonces comprenderemos el verdadero alcance del incidente y los rumores que han circulado desde entonces. Así que, sin más preámbulos, empecemos a hablar de Zaire, de su campaña en el Mundial y del incidente en sí.

Por qué fue tan especial para Zaire jugar en el Mundial de 1974

Para los que no lo sepan, Zaire era un país del continente africano. El país se fundó en 1971, y posteriormente fue abolido en 1997 para dar paso a lo que hoy es la República del Congo. Sólo por eso, Zaire ocupa un lugar propio y único en la historia de la Copa Mundial, puesto que ya no existe. Sin embargo, en aquella época, Zaire era uno de los países más grandes de África. Incluso, estaba al borde de ser uno de los 10 primeros países del mundo.

Por eso, quizá no sea una sorpresa ver que un país de esta magnitud llega por fin al mayor escenario del fútbol mundial. Sin embargo, un punto importante aquí es que Zaire fue técnicamente el primer país considerado como “negro africano” en llegar al principal evento de la Copa Mundial. Por lo tanto, es evidente que los jugadores y los nativos de Zaire sentían un gran orgullo nacional en 1974. Y Zaire no era precisamente un equipo lleno de aficionados.

La historia detrás del “grito de desesperación” que se convirtió en la  jugada más insólita de los Mundiales - Infobae
Fuente: AFP

Eran los vigentes campeones de la Copa Africana de Naciones, así que sabían un par de cosas sobre cómo ganar grandes partidos de fútbol. Si nos centramos también en la importancia de ser una nación “africana negra”, es justo decir que se trataba de algo más que un simple torneo de fútbol para el país. De hecho, muchos podrían argumentar que estaban luchando por mucho más que un simple torneo de fútbol. Aun así, aunque Zaire llegó al torneo con fuerza y ambición, éstas se desvanecieron en los primeros partidos del grupo.

Donde todo empezó a ir mal

¿Listo para otra rápida lección de historia? Aquí la tenemos. Zaire estaba dirigido por un dictador llamado Mobutu Sese Seko. Tomó el poder mediante un golpe militar en la década de 1960 y, como la mayoría de los dictadores, no era precisamente querido por las masas. De hecho, fue responsable de un gran número de problemas en esta parte del mundo. Sin embargo, parece que estaba inmensamente orgulloso del equipo que había conseguido clasificarse para el Mundial. Por ello, creó un fondo común al que supuestamente podían acceder los jugadores, pero también muchos de sus amigos en el gobierno que viajaban con el equipo.

Al poco tiempo, la reserva de dinero se había agotado. En gran parte, gracias a que estos funcionarios se llevaban mucho más de lo que les correspondía. Los jugadores también se enteraron de que el fondo común estaba ahí para pagar sus salarios. Así que, cuando el dinero se agotara, efectivamente, no iban a cobrar por representar a Zaire en el evento. Y, por ello, los jugadores declararon que no jugarían su segundo partido de la fase de grupos contra Yugoslavia.

Esto habría convertido a la Copa del Mundo de 1974 en un desastre absoluto, como probablemente todos estemos de acuerdo. Así que, en lugar de dejar que esto sucediera, la FIFA intervino para pagar a los jugadores. No obstante, era obvio que los jugadores habían perdido el corazón y el orgullo con el que llegaron al torneo. No solo eso. También perdieron contra Yugoslavia por 9-0, seguido de una derrota por 3-0 contra Brasil.

El momento en que Zaire cambió las reglas del fútbol

El famoso momento al que nos empezamos a referir en la introducción tuvo lugar cuando Zaire jugó contra Brasil en su tercer y último partido de la fase de grupos. El momento suscitó todo tipo de especulaciones sobre lo que realmente ocurrió. Pero, antes de entrar en eso, vamos a darles la primicia. Cuando Zaire se enfrentó a Brasil, era obvio para muchos que los brasileños iban a dar una paliza a la nación que acababa de sufrir una derrota por 9-0 ante Yugoslavia. Así que la cuestión no era realmente si Brasil ganaría, sino más bien por cuánto ganaría.

Zaire's Mwepu Ilunga tears up the rule book against Brazil - AS USA
Fuente: AS USA

Por eso, el interés de los espectadores se volcó sobre el extraño suceso de la segunda mitad. En el tiempo complementario, asistimos a uno de los momentos más extraños de la historia de los mundiales. Brasil iba ganando 2-0 en ese momento y se le concedió un tiro libre ligeramente fuera del área. Básicamente, el árbitro hizo sonar el silbato y varios jugadores brasileños dudaron en ir a golpear el balón. Debido a ello, un defensor llamado Mwepu Ilunga se desprendió de la pared y rechaza el balón. Todos los brasileños parecían completamente desconcertados por lo que acababa de ocurrir. El árbitro, por su parte, se apresuró a mostrar una tarjeta amarilla a Ilunga.

Naturalmente, el incidente recibió gran atención en todo el mundo,. Pero, las versiones que se contaron no siempre respondieron a la verdad y la precisión. Por eso, queremos darles las verdaderas razones por las que Ilunga decidió hacerlo. Hay varios elementos clave involucrados.

Amenaza de destierro del Zaire

Para entender este primer elemento, hay que recordar que el país estaba dirigido por un dictador en ese momento. Mobutu, aunque estaba orgulloso del equipo por haber llegado a la Copa del Mundo, no era un hombre que tratara la vergüenza con amabilidad. Por supuesto, el hecho de que perdieran por 9-0 ante Yugoslavia avergonzó a Mobutu y a la nación. Todo esto, aunque pudiera decirse que fue él quien provocó esa derrota en primer lugar. En cualquier caso, a falta de un partido contra Brasil, se cuenta que Mobutu decidió sacar sus armas.

Según los informes, Mobutu envió a los guardias armados que viajaban con el equipo a entregar un mensaje a los jugadores. Este mensaje consistía en que si perdían contra Brasil por un margen de 4-0 o peor, no se les permitiría volver a casa, a Zaire. Así que hay que tener esto en cuenta para entender por qué se produjo realmente el famoso incidente del tiro libre.

La denominada “ignorancia africana” no es realmente cierta

Cuando Brasil jugó contra Zaire, el comentarista del momento en la BBC era John Motson. Cuando el defensa salió corriendo de la barrera para patear el balón, Motson describió el incidente como un “extraño momento de ignorancia africana”. Lo que quiso decir con esto es que el defensa lo hizo porque no entendía las reglas del juego. Sin embargo, esto no es en absoluto cierto, al contrario de lo que mucha gente dirá hoy en día.

Los jugadores conocían sin duda las reglas del juego y, en este caso, las ignoraron por razones totalmente distintas. Muchos afirman que también lo hizo por pánico escénico, lo que, de nuevo, no podría estar más lejos de la realidad.

Tácticas inteligentes para perder el tiempo

Nos remitimos a la parte de la historia en la que Mobutu amenazó a los jugadores con desterrarlos del Zaire si perdían por 4-0 o más ante los brasileños. Y, profundizando en este tema, debemos mencionar que cuando se produjo el incidente, los brasileños iban ganando por 2-0 a falta de unos 15 minutos para el final del partido. Además, el tiro libre se produjo en una zona peligrosa del terreno de juego. Sin duda, era una situación que podría provocar otro gol de Brasil.

Una vez que el árbitro pitó el tiro libre, nadie del equipo brasileño corrió inmediatamente a ejecutarlo. Esto supuso una oportunidad para Ilunga, que se encargó de correr y patear el balón. Al hacerlo, recibió una tarjeta amarilla, pero consiguió retrasar el partido. De hecho, éste fue su principal objetivo en el famoso incidente y no la falta de comprensión de las reglas del juego.

Los brasileños también parecieron desanimados por la jugada, y no lograron anotar como resultado del tiro libre. Sin embargo, sí que metieron un gol más al portero de Zaire, pero el partido acabó con un resultado de 3-0. Así que, en realidad, si usted fuera un jugador de ese equipo de Zaire o incluso parte de sus familias particulares, probablemente, consideraría a Ilunga como una especie de héroe.

Obviamente, ha sido ridiculizado desde el incidente. Pero ahora que conoce la historia completa, sabrá que esto no ocurrió por ignorancia. De hecho, ocurrió por desesperación. Casi por un instinto de supervivencia.