Walter Montillo, o cómo desperdiciar tu carrera yéndote a China

La carrera de Walter Montillo fue un sube y baja pero siempre supo sacarla adelante. El volante, que actualmente milita en Tigre, vistió varias camisetas míticas y en los últimos años estuvo al borde del retiro debido a una serie de lesiones. Pero en esta nota no repasaremos su actualidad en Tigre, ni las lesiones que lo aquejaron, sino los años de carrera que lamentablemente desperdició jugando en el Shandong Luneng de China. Un destino exótico en el que pocos latinoamericanos lograron triunfar.

Fuente: China Topix.

TRANSFERENCIA MILLONARIA

A principios de 2014, Montillo fue transferido desde el Santos al Shandong Luneng por una cifra cercana a los 11 millones de dólares. El argentino venía de tener una gran estadía en el conjunto paulista, siendo titular en casi todos los partidos y dando lo máximo dentro del campo de juego.

Pero el fútbol chino, en ese entonces, comenzaba a crecer y la oferta se hizo imposible de rechazar. Dejó un muy buen recuerdo en Santos y partió para firmar un contrato de 5 millones de dólares anuales. Montillo ya había sido convocado por Alejandro Sabella para la Selección Argentina pero con su ida al fútbol chino se alejó del ojo del entrenador considerablemente.

Lo que terminó de convencer al argentino para emigrar fue que el DT Cuca, campeón de la Copa Libertadores 2013 con Atlético Mineiro, sería su entrenador. El brasileño conocía bien de cerca a la «Ardilla» (así le dicen en su círculo íntimo), ya que compartieron plantel en Cruzeiro.

Usando la «10» de Lionel Messi. Fuente: Olé.

RENDIMIENTO EN EL SHANDONG

No tuvo un mal paso por el conjunto chino, a pesar de haber estado un tiempo fuera de las canchas por una lesión en la clavícula. Jugó tres temporadas en las que conquistó dos títulos (Copa de China en 2014 y Supercopa de China en 2015). Disputó 85 partidos y marcó 20 goles. Los hinchas se encariñaron con el argentino y hasta le hicieron una bandera cuando se confirmó la noticia de su salida. Su desempeño fue bueno, pero lo que sorprendió de su ida a un fútbol exótico fue el momento en el que se fue.

Montillo estaba teniendo un gran nivel en el Santos (a pesar de algunas lesiones) y ya venía de romperla en la Universidad de Chile (donde al día de hoy todavía lo extrañan). Se fue a China priorizando lo económico ya que los números de la oferta eran exorbitantes. Pero al irse perdió el «tren» de la Selección Argentina y quizás también el del fútbol europeo. En el mejor momento de su carrera se alejó de la órbita de los principales entrenadores.

A fines de 2017 su contrato con el equipo chino finalizó y, con un ciclo cumplido en el país asiático, Montillo decidió retornar a América para jugar en el Botafogo de Brasil. País en el que siempre será bien recibido, sea cual sea el escudo que defienda.

Fuente: Shandong Luneng.