No ha sido una buena semana para el Real Madrid. El conjunto ‘merengue' cayó el pasado sábado frente al Levante en un encuentro que no solo le costó el liderato de LaLiga, si no que también significó una nueva lesión para Eden Hazard, a quien la suerte no está acompañando en su primera temporada en la Casa Blanca. En su segundo partido luego de tres meses de recuperación, el belga recayó y es una incógnita saber si volverá a jugar durante esta campaña.

Esta mala noticia ha encendido las alarmas en el Real Madrid, que tiene por delante una semana complicada en la que enfrentará al Manchester City por la Champions League y, posteriormente, disputará por LaLiga el Clásico frente al Barcelona. Zinedine Zidane no podrá contar en el segundo encuentro con Rodrygo Goes, quien está suspendido tras su expulsión con el Real Madrid Castilla en Segunda B.

Mientras Marco Asensio continúa con su recuperación esperando poder regresar el próximo mes, el conjunto madrileño sufre el recorte de su delantera. Lo cierto es que Karim Benzema es el único fijo actualmente en el apartado ofensivo del equipo, lo cual puede traducirse en nuevas oportunidades para nombres como Gareth Bale, Luka Jovic y, sobre todo, para Vinicius Junior.

Fuente: Getty Images

UN TREN QUE NO DEBE DEJAR PASAR

Si bien el joven brasileño aún cuenta con el apoyo de Zidane, no cabe duda que su temporada está siendo una verdadera montaña rusa. Mientras en algunos partidos logra despertar su mejor versión y deleitar a la afición ‘merengue', en otros desaparece por completo y genera los típicos memes de las redes sociales que lo tildan de payaso y piden a gritos su salida del club. También, la constante comparación del ex Flamengo con Rodrygo es, además de un incentivo, una enorme carga de presión para ambos.

Lo cierto es que a ‘Zizou' se le han recortado las opciones y tendrá que apostar igual o aún más por Vinicius, le guste o no. Durante las próximas dos semanas, el Madrid tendrá cargada su agenda por los duelos de Champions y la rotación de la plantilla será vital. Por lo tanto, Vinicius sabe de sobra que podrá disfrutar de unos cuantos minutos para demostrar lo mejor de sí. Las tristes lesiones de sus compañeros le han brindado al oriundo de Sao Gonçalo una oportunidad de oro que debe aprovechar.

Nadie duda del talento del joven extremo, pero está claro que el apartado mental le ha jugado una mala pasada muchas veces. A pesar de ser uno de los jugadores más habilidosos de LaLiga, la falta de confianza o de decisión de cara al gol han sido sus principales enemigos hasta ahora. Por su juventud y, sobre todo, por su enorme potencial, es aún temprano decir que ha sido un mal fichaje, pero hay trenes que es mejor no dejar pasar.