Bundesliga Wolfsburg
Grafite, artífice del título del Wolfsburg | Fuente: These Football Times

Con el regreso de la Bundesliga, resurgen en la memoria de los aficionados aquellos grandes equipos que la han conquistado. La última década ha visto el aplastante mandato del Bayern Munich y dos títulos levantados por el Borussia Dortmund. Ambos equipos han sido, en general, los dos dominadores del fútbol alemán recientemente.

Para encontrarse con un nombre diferente en el rubro de campeón, hay que remontarse a la temporada 08-09. En aquella temporada, el Wolfsburg de Felix Magath dio la sorpresa en la competición germana y celebró un titulo memorable. Dos puntos lo separaron de su perseguidor, aunque una ventaja de diez goles de diferencia era un seguro de vida para sus intereses. Dicha ventaja tiene un par de nombres a los que agradecerle: un bosnio y un brasileño.

Bundesliga Wolfsburg
Wolfsburg, un campeón atípico en Alemania | Fuente: UEFA.com

La Bundesliga a los pies del Wolfsburg

La sorpresa que significó el titulo del Wolfsburg no fue lo único con lo que se pudieron maravillar los aficionados de la Bundesliga. La pareja que formaron Edin Dzeko y Grafite en la delantera de ‘Los Lobos’ fue uno de los puntos más altos de la temporada. Ambos delanteros, asistidos por la visión y precisión de Misimovic, anotaron una cantidad espectacular de goles. Una pareja memorable, sin lugar a dudas.

El delantero bosnio que, por ese entonces, tenía 22 años venia de cumplir una temporada bastante regular. Su anterior curso había dejado una cifra de nueve goles y siete asistencias vistiendo los colores del equipo. Sin embargo, en la 08-09, Dzeko se destapó y aterrorizó defensas. Logró anotar 26 goles y brindar diez asistencias en la competición liguera. Números solamente superados por su excepcional acompañante latino.

Grafite y Dzeko
Grafite y Dzeko, una pareja para recordar | Fuente: These Football Times

Grafite, una temporada de ensueño

Grafite había aterrizado en la Bundesliga el año anterior, cuando el Wolfsburg lo alejó del balompié francés. En su primer año, el brasileño participó en 17 acciones de gol, ayudando a su equipo a finalizar en la quinta posición. Sus buenos números auguraban un gran torneo en la 08-09. No obstante, pocos esperaban que el delantero latino alcanzara los números que firmó. Consiguió anotar 28 goles y asistir otros siete en tan solo 25 cotejos de liga. Así, Grafite se llevó el título de máximo goleador de la Bundesliga y aportó al éxito de un Wolfsburg histórico.