Luis Fernando Sinisterra está dando comienzo a su cuarta temporada en el Feyenoord. El colombiano aterrizó en Países Bajos en julio de 2018, tras irrumpir en Once Caldas. Desde entonces, poco a poco ha ido ganándose un lugar en el equipo. Ahora, con sus 22 años recién cumplidos, en Balón Latino nos preguntamos qué podemos esperar de la temporada del caucano.

Sinisterra: tres años de trabajo en Feyenoord

El caminar de Sinisterra en el Feyenoord ha sido por un sendero ascendente y positivo. Con el paso de los años, el extremo ha ido contando con mayor confianza e importancia al interior del club. Su primer año, como era de esperarse, fue de adaptación. Disputó la mayoría de sus partidos con la categoría Sub-21. Con el primer equipo, jugó solamente 48 minutos de liga y 2 partidos por la copa nacional.

Sinisterra Feyenoord
Sinisterra ha formado parte de los procesos de Selección Colombia juvenil y mayores | Fuente: Canal RCN

A partir de allí, el nacido en Santander de Quilichao se volvió un regular del equipo profesional. La temporada 19-20 fue de consolidación para el colombiano. Por lo menos, hasta el mes de febrero, mes en el que lamentablemente se lesionó de gravedad. Antes de su lesión de ligamentos en la rodilla, Sinisterra disputó 32 partidos, marcando 7 goles y dando 8 asistencias con el Feyenoord.

Estuvo parado desde febrero hasta diciembre, meses en los que su trabajo se centró en recuperarse de la mejor manera. El 10 de diciembre regresó a las canchas y, de manera paulatina, fue recuperando su lugar en la titular. Terminó jugando 25 partidos, varios de ellos desde el banquillo. Anotó 5 goles y asistió en 7 oportunidades. Sus cifras, a pesar de la lesión, se mantuvieron en la misma línea de la temporada anterior.

Un 21-22 esperanzador

Ahora, totalmente recuperado, Sinisterra empezó la temporada derecho. Ya celebró dos veces, una por un gol propio, otra por una asistencia. El colombiano está enchufado y su temporada promete ser la de mayor brillo. Está recuperado, cuenta con la confianza del técnico y de sus compañeros, y lleva varios años de adaptación al fútbol y la cultura neerlandesa. Además, la posibilidad de ser tenido en cuenta por la Selección Colombia de cara a las clasificatorias para el Mundial de 2022 es un aliciente que aumenta las expectativas por su rendimiento.