Sebastián Abreu y sus aventuras españolas

Fuente: Getty Images

En un entorno donde el dinero es el principal motor para buscar nuevos aires, encontrar a un jugador fiel a un escudo es demasiado complicado. Sebastián Abreu no fue de esos fieles, pero su caso es muy particular. El “Loco” no solo buscaba dinero, quería disfrutar de la vida de futbolista y al final se convirtió en Recórd Guinness por jugar para 27 equipos diferentes a lo largo de su carrera profesional.

Trayectoria de Sebastián Abreu

Estos son los equipos en los que ha estado:

PUBLICIDAD

Defensor Sporting (Uruguay), San Lorenzo (Argentina), Deportivo de La Coruña (España), Gremio (Brasil), Tecos (México), San Lorenzo (Argentina), Nacional (Uruguay), Cruz Azul (México), América (México), Dorados de Sinaloa (México), Monterrey (México), San Luis (México), Tigres (México), River Plate (Argentina), Beitar Jerusalén (Israel), Real Sociedad (España), Aris Salónica (Grecia), Botafogo (Brasil), Figueirense (Brasil), Rosario Central (Argentina), Aucas (Ecuador), Sol de América (Paraguay), Santa Tecla (El Salvador), Bangu Atlético (Brasil), Central Español (Uruguay), Deportes Puerto Montt (Chile), Audax Italiano (Chile) 2018 y actualmente con el Magallanes (Chile) 2018.

Ha pasado por once países y ha entregado cuentas bastante rendidoras (en cuanto a cuota de goles se refiere) en sus diferentes aventuras a lo largo y ancho del planeta.

Fuente: Mexsport

El par de amoríos en España

En el fútbol europeo son dos instituciones españolas las que destacan en su palmarés. Con el Deportivo de La Coruña participó en 18 encuentros, marcó únicamente 4 goles; y en la Real Sociedad estuvo en los mismos encuentros que con el Depor, pero anotó 11 tantos (esto en segunda división).

Deportivo de la Coruña

Llegó a Europa con 20 años, a un Deportivo de La Coruña que recién sufría las secuelas de la partida de Rivaldo a tierras catalanas. En una entrevista que le fue hecha en 2013 comentó que se sintió privilegiado de jugar en ese equipo, dada la calidad de jugadores con los que compartió fútbol en los estadios de España.

Tras su primera temporada concluida con los periquillos, llegó Javier Irureta a la dirección técnica y, al analizar la situación y ver sus cuatro goles, decidió que no era opción para el nuevo proceso. Abreu defiende que el sistema 4-4-1-1 (con el que jugó en el Dépor) no le era fácil. Con esa formación se veía obligado a jugar más tirado a la banda, situación que no le favorecía.

Otra de las particularidades que existieron en ese proceso en el fútbol de España fueron las seis cesiones que vivió con Gremio, Tecos, San Lorenzo, Nacional, Cruz Azul y América, situación que nunca le permitió asentarse y explotar sus dotes futbolísticas.

Fuente: Xosé Castro

Números que valieron la pena

Su otra historia se vivió en el 2009, esta fue mucho más dulce y ocurrió en las tierras de San Sebastián en la segunda división. Allí todo fue diferente, pues fue petición expresa de Juanma Lillo, quien lo había dirigido en México con los Dorados de Sinaloa.

El equipo (entendiendo que el técnico lo conocía y armó un cuadro sabiendo lo que Sebastián Abreu ofrecía) aprovechó sus características de delantero de área, bueno en situaciones como el juego aéreo, e integró rápido al uruguayo.

Al final de la temporada, a pesar de su contribución en anotaciones, no se logró el ascenso, pero para él fue una revancha de la cuenta pendiente que dejó en La Coruña, pero Juanma no renovó y Abreu dijo que si el director técnico no seguía, se iría.

Y así fue… se largó a conocer el mundo.