Se te extraña Nacional y Peñarol
El fútbol uruguayo cada vez más lejos de América. FUENTE: subrayado.com.uy

Sin dudas que la final de la Copa Libertadores entre Flamengo de Brasil y River de Argentina trae una certeza: Se te extraña Nacional y Peñarol. El fútbol uruguayo está en una debacle desde hace mucho tiempo y eso repercute en los resultados: hace 31 años que un equipo uruguayo no sale campeón de la Copa Libertadores.

A nivel resultado, en esos últimos 30 años, Uruguay logró tres semifinales y una final perdida. Danubio en 1989, Nacional en 2009 y Defensor Sporting en 2014 llegaron hasta el anteúltimo escalón de la competencia internacional de clubes. Y Peñarol fue finalista en el 2011 frente al Santos de Neymar que no pudo doblegar. Demasiado poco para un país futbolero y que se ubica cómodo en el tercer país con más campeones y más subcampeonatos del continente (ocho de cada una) detrás de Argentina y Brasil.

PUBLICIDAD

La década de los 80 tuvieron muchos campeones uruguayos, vieron a los mejores de Nacional y Peñarol. Hoy sólo son recuerdos y muy pocas oportunidades de volver al primer plano.

Ahora bien ¿A qué se le atribuye tremenda ausencia? Básicamente puede haber tres patas para entender el problema: La crisis económica que atraviesa su fútbol, la emigración de futbolistas muy jóvenes y las malas administraciones de los clubes.

En esto tres pilares están las respuestas. El porqué de tanta diferencia con Argentina y Brasil, por ejemplo. Oscar Washington Tabárez, DT de la Selección fue muy contundente hace unos años cuando afirmó: “El fútbol Uruguayo está peleando el descenso en Sudamérica junto con el de Bolivia”. Parecen muy fuertes las palabras del Maestro pero es la realidad. Hoy no hay equivalencias entre países y se sienten en los resultados.

La crisis económica de la AUF para abajo

Se te extraña Nacional y Peñarol
Los contratos entre la AUf y Tenfield están en la mira. FUENTE: elpais.com.uy

Desde el 20 de noviembre de 1998 se suscribió el contrato para la cesión de los derechos de televisación de las selecciones nacionales en todas sus categorías y de los torneos de fútbol local a manos de la empresa Tenfield. Además adquirió los derechos de la publicidad estática y de sponsorización. Desde allí, los números nunca terminaron de cerrar ya que siempre la discusión fue por el monto que pagaba por dichos derechos. Sobre todo teniendo en cuenta la variación del precio del dólar.

Entre que es poco (porque se actualiza muy por detrás del cambio del valor de la moneda), el dinero de los sponsors, la TV, va para los que más poder y habitantes tienen. Y esto generó una rueda con un final perverso: La situación se complicó por la necesidad de sucesivos adelantos de dinero que derivó en la extensión de los derechos de televisación. Y desde esa lógica, Tenfield hizo su mejor negocio. Utilizó la necesidad para mejorar las ganancias.

Y, a partir de aquí, los clubes pierden dinero, les cuesta mantener la infraestructura y los jugadores también. Ni hablar de refuerzos: Es imposible que el fútbol uruguayo, hoy, pudiera tener un solo jugador de Boca o de River. La diferencia es abismal. El presupuesto de Peñarol o Nacional, en sueldos, ronda el millón de dólares o poco más, contra varios millones de Boca o River. También por estas cosas, se te extraña Nacional y Peñarol.

La emigración temprana

Se te extraña Nacional y Peñarol
En juveniles, Uruguay es potencia. FUENTE: pasiontricolor.com.uy

Actualmente el fútbol uruguayo está muy marcado por los equipos con una brecha de edades muy amplia. Hay muchos chicos jugando con gente que está en el final de la carrera. En el medio no hay nada. El promedio de edad de Peñarol y Nacional no es alto. El Bolso tiene 25,46 y el Manya 25,03. Pero el tema son los titulares, los que derriban el promedio de edad. En el último partido de cada equipo, En Peñarol eleva su promedio con 5 jugadores de más de 25 años y tres mayores a 30. Es demasiado. En tanto en Nacional, cinco jugadores fueron titulares con más de 25 años más 3 que superan los 30 años. Entre los dos equipos un solo jugador tiene menos de 20 años.

El jugador uruguayo se torna bueno y barato para comprar. Por eso emigran. Al no poder mantenerlos en el plantel, el protagonista se va con facilidad. Hay un dato clave: En Uruguay hay, aproximadamente, unos 600 y 700 jugadores de fútbol profesional. Pero hay más de esa cantidad de uruguayos diseminados por el mundo. Entre Primera, Segunda categoría, de ligas de segundo orden, o en países asiáticos no relevantes hay más de 800 jugadores uruguayos afuera. Es decir: mayor a la suma de toda la Primera y toda la Segunda juntas.

Y en cuanto al futbol en divisiones menores, hay otro dato curioso: La Copa Libertadores Sub-20. Este trofeo se disputa desde el 2011 y hasta la fecha, Uruguay es el país con más campeones (uno, Nacional en 2018), más subcampeonatos (Defensor Sporting y Liverpool) y un tercer lugar (River Plate en 2018). Definitivamente hay material en el país. Lo que falta es bancarlo y darle la infraestructura suficiente.

Las buenas administraciones también se extrañan

Se te extraña Nacional y Peñarol
La FIFA tuvo que intervenir a la Asociación por irregularidades. FUENTE: elpais.com.uy

Además de la polémica contratación con Tenfield, hubo muchas irregularidades que atentaron contra el presente internacional del fútbol uruguayo. La cantidad de agentes que negocian salidas tempranas de jugadores (antes había dos o tres, hoy superan los 50), las malas administraciones y la corrupción en los clubes, afectaron a esta crisis. El presidente de la Asociación, Wilmar Valdez, tuvo que renunciar luego de que se diera a conocer unos audios que lo comprometían con casos de corrupción. La FIFA intervino la asociación durante un tiempo por considerar que el proceso electoral para elegir el nuevo presidente de la AUF no cumplía el requisito de transparencia tanto de sus estatutos como los de la CONMEBOL. Así fue como designó un “Comité de Regularización”.

Esto no les gustó a varios dirigentes de los clubes quienes se expresaron en contra de la medida.

Recién para marzo de este año se pudo elegir a Ignacio Alonso como mandamás de la entidad madre del fútbol charrúa.

Partiendo desde lo más alto, para abajo no hay que esperar demasiado. Los clubes no gozan de buena salud económica y no parece ser prioritario para ninguno. Pues hacer “una buena temporada local” parece ser el remedio para los hinchas de Peñarol y Nacional. Ganar un campeonato local puede conformarlos pero en realidad, cada vez están más lejos a nivel internacional. “Entiendo que estamos en el debe en copas internacionales, pero a nivel local venimos ganando casi todo” justificaba “Cebolla” Rodríguez hace poco en una nota.

Esto marca la realidad de un fútbol que supo estar a la vanguardia de la región y que hoy no es más que un gran ausente. Se te extraña Nacional y Peñarol.